Una levadura sintética

La reescritura del código de la vida continúa su curso al anunciar científicos que dotaron células de levadura con cromosomas semisintéticos, la primera vez que se hace en un organismo eucariota o complejo, marcando el camino hacia una modificación mayor del genoma de estas células.

El estudio, publicado en Nature, sugiere que las cepas de levadura modificadas están tan sanas como la levadura natural.

“Parecen tan fantásticamente estables!”, dijo Andy Ellington, bioquímica de The University of Texas en Austin, no involucrada en el estudio, citada por Nature.

Las cepas contienen un sistema de autoensamblaje que borra genes.

El desarrollo podrá ser útil para la producción de combustible, medicamentos u otros químicos de interés. La meta del grupo es sintetizar todo el genoma de la levadura.

Al momento, se han construido y modificado genomas completos, pero de organismos simples como bacterias.

El mayor genoma sintetizado es el de la bacteria Mycoplasma mycoides, casi 1 millón de pares de bases de los cuales eran en su mayoría una réplica de la secuencia natural en un estudio publicado el año pasado.

También se han hecho cambios en escala genética en virus y se han removido elementos innecesarios a través de los genomas bacteriales.

Cuando se logre sintetizar más parte del genoma de la levadura, los investigadores podrán utilizar el sistema para estudiar la evolución y la especiación. Podrían borrar genes, por ejemplo, para determinar cuánto del genoma es necesario para la supervivencia o ver cuánto se necesita revolver el genoma para producir nuevas especies.