¿Con sueño? ¡Consiga pareja!

Mujeres: si quieren dormir bien, olvídense de las pastillas. ¡Consigan pareja!
Un matrimonio estable o tener un compañero ha sido asociado con un mejor dormir en las mujeres, en comparación con aquellas solteras o sin pareja, según un estudio presentado hoy por en Sleep, la reunión anual de Sociedades de Profesionales del Sueño Asociados.
Los resultados demostraron que las mujeres con una unión estable o que habían conseguido pareja durante los ocho años que duró el estudio, dormían mejor.
Wendy Troxel, de la escuela de Medicina de la University of Pittsburgh, las mujeres con una relación matrimonial estable tenían la mejor calidad de sueño, medida objetiva y subjetivamente. Los resultados se mantuvieron luego de controlar factores asociados al sueño como edad, etnia, estatus socioeconómico y síntomas depresivos.
Las mujeres que consiguieron pareja durante el lapso del estudio, también tenían buena calidad de sueño, pero tras mediciones objetivas descansaban menos que las felizmente casadas.

La píldora les daña el gustico a ellas

Tal parece que la píldora hace de las suyas sin que nadie lo sepa:
Las píldoras anticonceptivas afectarían lo atractivo que es para una mujer el olor masculino, lo que la haría inclinarse por una pareja genéticamente similar.
El olfato es importante para los animales y los seres humanos cuando buscan pareja. Los genes del complejo principal de histocompatibilidad (MHC, por sus siglas en inglés) participarían en el olor de una persona, y las personas tienden a sentir atracción por aquellas con un MHC distinto.
Esto tiene una importancia evolutiva importante: la diversidad genética en una pareja aumenta las probabilidades de tener hijos saludables.
En su estudio, el equipo británico halló que luego de que las mujeres comenzaban a utilizar las píldoras anticonceptivas, sus preferencias olfativas cambiaban, lo que las volvía más propensas a hallar el olor sexy de un hombre genéticamente similar.
Los resultados aparecieron en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences.
El equipo, dirigido por S. Craig Roberts, de University of Liverpool, reunió a 110 mujeres de entre 18 y 35 años. Cada una calificó el olor de seis hombres a través de camisetas que ellos habían usado durante toda la noche.
El equipo les pidió a las mujeres que calificaran el “placer” (considerado como correlación de “sexy”) y la intensidad del olor. El nivel de deseo de cada olor se midió con una pregunta: A partir de este olor, ¿cuánto le gustaría tener a este hombre como pareja de largo plazo?.
Los autores preseleccionaron tres MHC masculinos similares y tres distintos para cada mujer.
Al momento de la primera sesión de percepción de los olores, ninguna mujer estaba usando anticonceptivos. La segunda sesión se realizó tres meses después, luego de que 40 mujeres comenzaron a consumir la píldora.
El equipo halló que, en general, cuanto más placentero era el olor de un hombre para una mujer, ella lo consideraba más deseable. Pero entre las mujeres que usaban la píldora, la definición de un olor sexy cambió.
“Los resultados demostraron que las preferencias de las mujeres que comenzaron a usar los anticonceptivos orales cambiaron hacia los hombres que tenían un olor genéticamente similar a ellas”, explicó Roberts.
Si el sentido del olfato es, de hecho, un factor fuerte en la selección humana de una pareja, el equipo sostiene que los anticonceptivos orales harían que las mujeres prefieran a un hombre no tan ideal.
“La similitud del MHC en las parejas no sólo podría producir problemas de fertilidad, sino también podría en el tiempo generar la ruptura de las relaciones cuando una mujer deja de usar la píldora, dado que la percepción del olor tiene un papel clave en el mantenimiento de la atracción entre las parejas”, dijo Roberts.