Revelan ingenio de seres de hace 300.000 años

El surgimiento del hombre moderno, Homo sapiens, data de hace 200.000 años, uno más, uno menos, pero eso no quita lo valiente de sus antepasados.

Hallazgos de la Edad de Piedra en un sitio del centro-norte de Alemania acaba de revelar las armás más antiguas hasta ahora, reportaron arqueólogos de la Universidad de Tübingen.

Fueron herramientas y armas que empelaron nuestros ancestros hace 300.000 años. En el sitio se encontraron lanzas, herramientas y restos de animales, lo que demuestra que en aquel entonces esos primitivos pobladores se defendían bien para obtener su comida o quizás también para protegerse de ataques.

Se trataba de homos habilidosos muy adaptados a su ambiente, con una capacidad de pensamiento abstracto y planeación compleja comparable a los nuestros.

El trabajo investigativo es encabezado por el profesor Nicholas Conard y las excavaciones -supervisadas por Jordi Serangeli también del Instituto de Prehistoria- son hechas en una mina de carbón en Schöningen desde 2008.

En la mina se encontraron bien preservados huesos de grandes mamíferos como elefantes, rinocerontes, caballos y leones, así como de reptiles y anfibios. También están bien conservados restos de árboles como el pino, con sus conos y hojas.

Hasta que la mina comenzó a ser explotada hace 30 años, todo estaba bajo el agua.

Uno de los hallazgos más importantes de los últimos 3 años han sido los restos de búfalo de agua en el contexto de una habitación humana, uno de los uros más antiguos de Europa central (un ancestro del ganado) y concentraciones de artefactos de piedra, huesos y madera.

Fue así como se pudo examinar el paisaje entero en vez de solo un sitio.

Una mirada a un pasado con muchas puertas aún cerradas.

Foto de una lanza de hace 300.000 años, cortesía N. Conard-U. Tübingen