Glaciares de todo el mundo se hacen agua

Sierra Nevada de Santa Marta también se derrite. Foto Donaldo Zuluaga

Se derrite el hielo, pero es el hielo de los glaciares. Pierden de medio metro a un metro de grosor cada año, dice un estudio en el Journal of Glaciology.

El World Glacier Monitoring Service, con sede en la Universidad de Zurich (Suiza) recopiló datos de cambios en los glaciares durante más de 120 años. Junto a sus corresponsales en más de 30 países, publicó un análisis comprensivo de las modificaciones . Las observaciones de la primera década de este siglo se compararon con todos los datos previos de observaciones in situ, aéreas y satelitales. También se hicieron reconstrucciones de fuentes escritas y fotográficas.

“Los glaciares observados pierden en la actualidad medio metro a un metro de su grosor cada año, es dos a tres veces más que el promedio del siglo 20”, explicó Michael Zemp, cabeza del estudio.

“Las medidas exactas de la pérdida de hielo se reportaron de unos pocos cientos glaciares solamente. Sin embargo los resultados se confirmaron cualitativamente mediante observaciones en campo y satélite para decenas de miles alrededor del mundo”.

La tasa actual de derretimiento no tiene precedentes según los autores, al menos para el tiempo analizado y quizás en todos los registros históricos.

El estudio mostró además que el fenómeno de retraimiento de los glaciares es global. Los períodos intermitentes de avance en los planos regional y decadal están restringidos a una submuestra de glaciares y no están cerca de las posiciones máximas de la Pequeña Edad de Hielo entre los siglos 16 y 19. Así, algunas lenguas de glaciares en Noruega se han retraído varios kilómetros con respecto a la extensión en el siglo 19. Las ganancias intermitentes en los 90 estuvieron restringidas a glaciares en el área costera y a unos pocos cientos de metros de área.

La intensa pérdida de hielo en las dos últimas décadas produjo un desbalance en muchas regiones. “perderán más hielo, aún si el clima permanece estable”, dijo Zemp.

Reviven plantas congeladas hace 400 años

Musgo que revivió, cortesía C. La Farge

Qué fuerza tiene la vida: tras permanecer bajo el hielo cerca de 400 años, plantas volvieron a germinar, reportaron científicos en un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Esas plantas fueron cubiertas por el glaciar durante la Pequeña Edad de Hielo, un periodo frío entre 1550 y 1850 más o menos.

Un equipo de científicos de la Universidad de Alberta en Canadá exploraba la zona cerca del glaciar Teardrop en Sverdrup, ártico canadiense, cuando notó un asomo de vegetación extraño.

Eran colonias que salían debajo del glaciar, dijo Catherine La Farge, investigadora líder del estudio. En esa región los glaciares se han venido derritiendo de manera acelerada desde 2004, a un ritmo de 3 a 4 metros año, lo que expone terrenos que no veían la luz del día desde entonces.

Las plantas halladas son briofitas, plantas terrestres no vasculares como los musgos. En el Ártico sobreviven inviernos duros y vuelven a germinar al subir la temperatura.

Al llevarlas a laboratorio observaron que de algunos tallos habían brotado nuevas ramas laterales verdes, indicando que se estaban regenerando en el terreno.

Al retroceder, el Teardrop deja al descubierto diferentes especies, incluidas cianobacterias y algas verdes terrestres. Algunas son nuevas para la ciencia.

De cómo se ha ido calentando este planeta

De 1971 a 2000 las tierras de todo el planeta estuvieron más calientes que en los últimos 1.400 años según un estudio publicado en Nature Geoscience.

En el trabajo, en el que participaron 80 científicos alrededor del mundo es el primero que analiza cambios en la temperatura continental durante 2.000 años, entregando luces dentro de los cambios climáticos regionales del Imperio Romano a nuestros días.

Los datos indican que las masas terrestres se estuvieron enfriando hasta que el cambio climático de origen antropogénico reversaron ese patrón de larga duración a fines del siglo 19.

“Hace solo unos años habríamos apostado por una sola serie mundial de temperatura”, según Ulf Büntgen, del Swiss Federal Research Institute y del grupo Pages. “Hoy sabemos cuán importantes es entender mejor las diferencias regionales”.

Los investigadores reconstruyeron las temperaturas continentales a través de todos los continentes con excepción de África, donde aún se carece de muchos datos.

“Periodos distintivos como el periodo medieval cálido o la pequeña edad de hielo se dieron pero no presentan un patrón uniforme”, indicó Heinz Wanner, de la Universidad de Berna, coautor.

Al analizar los datos con intervalos de 30 años permitieron a los científicos advertir que el periodo más reciente, 1971-2000, tiene el título del más caliente. Al hacer zoom al campo continental, se encontró una imagen distinta. Por ejemplo, las temperaturas en Europa del año 21 al 80 pueden rivalizar con las de 1971-2000. Pero globalmente la pintura permanece lo mismo: 1.000 años de enfriamiento remplazados súbitamente por un calentamiento comenzando a finales de los años 1900.

Los climatólogos dicen que las temperaturas han subido 0,8 grados en los últimos 100 años en tierra y mar debido a la combustión de combustibles fósiles, la deforestación y otros cambios en el uso de la tierra, y por la agricultura industrial. Incluso, la primera década del siglo 21 ha sido la más caliente desde fines del siglo 19.