Mis 10 noticias científicas de la semana (4-10)

1. Tatequieto al parásito

Una vacuna experimental contra la malaria ha probado ser segura, generar respuesta inmunitaria y ofrecer protección contra la malaria en personas adultas sanas, según un estudio publicado en Science. La vacuna, conocida como PfSPZ, fue desarrollada por científicos en Sanabria Inc y la evaluación clínica conducida por investigadores del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos. La vacuna está compuesta de esporozoitos vivos pero debilitados de las especies de Plasmodium falcíparum, la forma más mortal de los parásitos de la enfermedad. La fase 1 se cumplió con 57 pacientes. Extrañamente es administrada vía intravenosa. Siguen estudios sobre dosis y la mejor vía de aplicación.

2. Feliz cumple, míster robot

Pocos se dan ese lujo: haber alcanzado sus objetivos sin terminar de trabajar. Eso le pasa el robot Curiosity, que acaba de cumplir un año explorando Marte. En este tiempo analizó muestras del suelo y rocas y confirmó que en el planeta rojo sí hubo condiciones para albergar vida. El explorador ha caminado más de 1.600 metros en el cráter Gale y ahora sube las colinas del monte Sharp, donde continuará su trabajo. ¡Un ganador!

3. De tal palo tal astilla

Un informe conjunto del Ministerio del Medio Ambiente y el Ideam reveló que la deforestación en Colombia se redujo unas 90.000 hectáreas cada uno de los dos últimos años, al pasar de casi 240.000 a 147.000 hectáreas, una tasa aún alta. Sí, fueron 300.000 hectáreas deforestadas en 2011 y 2012. La mayor devastación se produjo en la Amazonia aunque hay otros focos fuertes. La buena noticia es que en el Chocó se ha reducido.

4. Un planeta todo tierno

Alrededor de la estrella GJ 504 gira un planeta, mucho más alejado de su sol que Neptuno del nuestro. Fue fotografiado por el telescopio Subaru en Hawai. La información obtenida reporta que es un planeta de color rosado, con pocas nubes según los primeros análisis. El sistema se encuentra a 57 años luz de nosotros y es invivible: la temperatura es de unos 237 grados centígrados.

5. Con los ojos se puede hablar

Yacen en su cama sin poder moverse, están vivos pero aislados, incapaces de comunicarse con el mundo. Científicos han encontrado una manera de utilizar el ensanchamiento y encogimiento de las pupilas para enviar mensajes, lo que podría ser una esperanza para estas personas. Un estudio de 1964 había demostrado que las pupilas se dilatan al resolver un problema aritmético, lo que fue recogido por los investigadores. Con una cámara y un computador se percibe ese movimiento al responder sí o no con un problema como guía, según mostraron con voluntarios que respondían a sus inquietudes. El estudio fue divulgado en Current Biology.

6. Cuando calienta el Sol aquí en la playa

Un informe internacional reveló que 2012 estuvo entre los 10 años más calientes desde que se llevan registros del clima en las últimas décadas de los 1800. En países como Estados Unidos y Argentina fue el año más caliente. La temperatura de la tierra y el mar y ambas combinadas estuvo al alza. Esto se reflejó en eventos como el gran deshielo del Ártico y de Groenlandia. Según la base de datos que se utilice, fue el octavo o el noveno año más caliente.

7. Es que me da una pereza

Los perros bostezan por contagio cuando ven a alguien bostezando, pero bostezan más cuando quien bosteza es su tenedor y no un extraño reveló un estudio de Teresa Romero y colegas publicado en Plos One. Esto, a decir de la investigadora, sugiere que el bostezo en perros está conectado emocionalmente de manera similar al de los humanos.

8. Esta droga sí sirvió

Una droga experimental mostró protección para la diabetes tipo 1 a la mitad de los pacientes en los ensayos clínicos fase 2, según un estudio publicado en Diabetes. Los pacientes se beneficiaban más de ella cuando aún tenían relativo buen control de los niveles de azúcar en la sangre y solo necesidad moderada de insulina. La droga, teplizumab, sería entonces efectiva en personas con diabetes en sus estados iniciales, lo que realza la importancia de una pronta detección.

9. El remedio chino que mata

El ácido aristolóquico, un compuesto hallado en las plantas Aristolachia usadas por los remedios herbales de la medicina tradicional china es un carcinógeno muy poderoso que provoca más mutaciones que el tabaco o los rayos ultravioleta, confirmó una investigación del Instituto del Genoma en Washington University. En los 90 se había comenzado a sospechar de su incidencia en cánceres del tracto urinario superior, lo que ahora se confirma. Abran los ojos con los remedios chinos.

10. A veces hay que jugar con los virus

De nuevo el debate. Gran revuelo en 2011 cuando científicos anunciaron que habían modificado en laboratorio el virus de la influenza H5N1. Ahora, en Science y Nature al tiempo, un grupo de 22 científicos que trabajan con influenza expusieron cómo actuar y manejar el H7N9, una nueva cepa que ya tiene el primer caso de transmisión entre humanos. ¿Se debe hacer? Nada lo detendrá.

Perros sí se guían por el color

Las cosas dependen del color con el que se les vea. Y eso es cierto para los perros también.

Estudios en el pasado indicaban que el color no era crucial para ellos, pero tienen dos tipos de conos fotorreceptores en sus retinas lo que sugiere que tienen tanta capacidad para la visión en color como un humano ciego para algunos de estos.

Con esos conos pueden ver azules, verdes y amarillos, pero no rojos ni naranjas y se ha pensado que dependen más del brillo de las cosas que del color para guiarse.

Un equipo científico ruso publicó en Proceedings of the Royal Society B un artículo con un experimento en el cual demuestran que los perros sí se guían por los colores en vez del brillo de los objetos.

El grupo dirigido por Anna Kasparson, de la Academia Rusa de Ciencias, trabajó con perros en ambiente exterior y a plena luz del día. Uso cuatro cuadros de papeles de color amarillo suave, amarillo oscuro, azul suave y azul oscuro. La diferencia entre los suaves y oscuros era marcada para asegurarse que el brillo era un factor en la percepción de los perros.

En experimentos, se les enseñó a asociar los papeles con carne y cuando se les cambió la opción, iban al color en la mayoría de las veces, asociando este con la recompensa, no dependiendo del brillo del color (suave u oscuro) sino del color mismo.

De arañas y perros

Tarántula tiene doble ritmo

Muchos le temen. La tarántula. Esa araña enigmática, personaje principal de historias de terror fue mirada mediante escáner de resonancia magnética y se encontró algo insospechado.

La sangre fluye a través del corazón y tal parece que se presenta un doble latido, un tipo distinto de contracción que nunca se había visto, dijo Gavin Merrifield al presentar su estudio en la Conferencia Anual de Biología Experimental e Glasgow.

Los científicos de la Universidad de Edimburgo examinaron con esa clase de imágenes el corazón y el estómago de la tarántula, con lo que alcanzaron una precisión no obtenida antes por otras técnicas.

En la imagen se aprecia una de las imágenes. El corazón aparece más claro en la parte posterior del cuerpo. Cortesía G. Merrifield.

No existen perros hipoalergénicos

No tan hipoalergénicos. Los perros hipoalergénicos no tienen menos niveles de alergénicos que otros perros, lo cual constituye toda una sorpresa.

Esa es la conclusión de un estudio de investigadores del Henry Ford Hospital. Se ha creído que esos perros producen menos escamas y saliva y botan menos pelos que los demás.

“No encontramos bases científicas para afirmar que los perros hipoalergénicos tienen menos alergénicos”, dijo Christine Cle Johnson, autora senior del estudio aparecido en el American Journal of Rhinology and Allergy.

Basados en estudios previos se puede decir que la exposición a los perros a muy corta edad protege contra el desarrollo de la alergia a los perros, pero decir de que se puede comprar cierta raza de perros y pensar que casará menos alergias a alguien susceptible, no tiene nada de cierto, según la investigadora.

Los pájaros también tienen su propia gramática

Quizás no tienen verbos ni sustantivos ni adverbios, pero tienen su gramática. No nos referimos a las personas: las aves, al menos algunos pájaros, desafían la creencia de que solo los humanos han desarrollado reglas gramaticales.

Los pájaros fringílidos (fringillidae) de Bengala (India) tienen sus propias versiones de tales reglas –sintaxis- de acuerdo con Kentaro Abe, de Kyoto University en Japón, citado por New Scientist.

“Los pájaros cantores tienen una capacidad espontánea de procesar estructuras sintácticas en sus canciones”.

Para demostrarlo, el grupo de Abe hizo sonar remixes no gramaticales del canto de esos pájaros paseriformes y midieron las respuestas.

Si bien se sabe que otros animales como los perros, los loros y los simios interpretan y construyen frases, y reconocen las palabras humanas para determinados objetos, Abe afirma que sólo aquellas aves han demostrado poseer una forma de gramática en su expresión vocal, aunque se ha proclamado que las ballenas también.

En su medio natural, estos pájaros de Bengala llaman con vigor cuando escuchan canciones no familiares, por lo general de pájaros extraños, y Abe y Dai Wanatabe exploraron tales reacciones para medir si podrían advertir cantos sin gramática.

“Lo que encontramos fue inesperado. Los pájaros reaccionaron sólo ante una de esas versiones mezcladas, como si advirtieran que violaba ciertas reglas de la gramática, mientras que los otros tres remixes no”, dijo Abe. Casi 90 por ciento de los pájaros testeados respondieron de ese modo. “Esto indica la existencia de una regla específica en el orden secuencia de las sílabas en sus canciones, compartidas dentro de la comunidad social.

En los experimentos siguientes, Abe demostró que las reglas no eran innatas sino aprendidas. Aves criadas en aislamiento fallaron al reaccionar ante aquel remix hasta que pasaron dos semanas con otros pájaros. El investigador también les enseñó reglas gramaticales no naturales habituándolos a esas versiones y después midió la reacción ante las versiones mezcladas que violaban las reglas ‘artificiales’.

Por último, Abe destruyó químicamente en algunos pájaros un área del cerebro llamada el nidopalio anterior y pudo demostrar que es vital para registrar la gramática mala. En los humanos es la región de Broca la que se activa cuando escuchamos frases sin gramática.

Para Constance Scharff, de la Free University of Berlin, entrevistada por New Scientist, el estudio de Abe es importante porque a menudo se proclama que sólo los humanos es la única especie que usa la gramática.

El estudio fue publicado en Nature Neuroscience.

Ciencia curiosa, curiosidades científicas

¿Medicinas a cualquier hora? Uhmmm… No pocos doctores recomiendan las medicinas del corazón en la mañana. Hoy, un estudio de científicos de la University of Guelph (Canadá) revela que la hora del día es importante en este tipo de medicamentos. La enzima convertidora de angiotensina, suministrada por ejemplo a pacientes con alta presión arterial o luego de un ataque cardiaco o en una insuficiencia, mejora la estructura del corazón y su función cuando se toma antes de ir a la cama en la noche. Al administrarse durante el tiempo de vigilia, esos inhibidores no son más efectivos que el placebo, dijo el estudio. Dentro de esos medicamentos se encuentran el Enalapril, el Captopril y Lisinopril. El estudio fue conducido en ratones con presión arterial alta. Bien curioso.

Saque la vara, señor orangután. Los orangutanes arborícolas toman a veces un descanso para descender de las copas de los árboles y explorar los estanques y lagos y quizás agarrar un pez mientras están allí. Un día, la antropóloga Anne Russon noto 17 intentos de orangutanes que intentaban, algunas veces con éxito, coger un pez, en ocasiones clavándoles un palo antes de comérselo. Podría ser la primera vez que se ve orangutanes pescando, dijo Russon a Science News. Esa conducta ha sido observada en otros primates, como los chimpancés. Curioso.

Perras listas. Cuando una pequeña pelota desaparece tras un árbol y reaparece más grande, los humanos reconocemos el engaño de una vez. Al examinar la respuesta en perros, investigadores detectaron que las perras eran mejores que los perros para identificar esos cambios, según un estudio publicado en Biology letters. Ellas miraban durante más tiempo las pelotas que reaparecían con distinto tamaño que aquellas que salían con el mismo tamaño. Para los científicos, podría deberse a procesos evolutivos dado que las hembras necesitarían más ser capaces de diferenciar entre sus cachorros, aunque otros científicos no están de acuerdo. Pero indica que en estudios con animales, no sobra mirar ambos sexos. Curioso.

Una advertencia médica. Aunque hay medicinas que se emplean durante años sin problemas aparentes, a veces se descubren ciertas complicaciones. Los tomadores crónicos de acetaminofén tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de la sangre, según un estudio publicado en el Journal of Clinical Oncology. El aumento del riesgo no es muy elevado, pero el estudio suma en el creciente cuerpo de literatura que vincula el cáncer y los analgésicos. Estudios previos sugieren, por ejemplo, que la aspirina aumenta la supervivencia tras un cáncer de colon aunque eleva el riesgo de sangrados por úlceras. No está claro porqué el acetaminofén causaría cáncer. Bien curioso.

¿Se pueden autorreconocer los perros?

No es nada difícil preguntarse, al mirar nuestros perros o gatos, ¿tendrán conciencia? Es lo que quisiéramos. Es decir: ¿saben quiénes son?

Mediante distintos experimentos se ha tratado de determinar qué animales tienen conciencia de sí. El más común: se les presenta ante un espejo y luego se les coloca una mancha en la cara, para ver si tratan de quitársela.

Pocos animales pasan la prueba. El chimpancé es uno de ellos. También orangutanes, gorilas, bonobos. Los micos no. Pero sí el elefante, que trata de quitársela con la trompa. El delfín también. La urraca la pasa, no así parientes como el cuervo.

¿Bueno, pero animales domésticos como el perro?

Marc Bekoff, de la Universidad de Colorado se ideó una prueba diferente para este animal. Como depende más de su olfato, siendo su cerebro mucho mejor con el olor que incluso los grandes simios, se ideó esta prueba: poner a oler un perro el orín de otros perros y el suyo en un recorrido. Le movió luego el propio, para que se lo encontrara después. Si lo considerara ajeno, lo olería más. Pero no le prestó tanta atención como al rastro dejado por otros perros y perras.

Esto, según el investigador, diría que se autorreconoce. No todos están de acuerdo, pues consideran más exigente la prueba del espejo.

¿Qué opina?

Entendiendo el cerebro de gatos y perros

¿Se ha preguntado qué se requiere para tenerlo grande? Pues ser sociable, parece la respuesta.

Durante millones de años (lógico, considerando los ancestros de los cuales derivaron), los perros han desarrollado un cerebro más grande que el de los gatos porque las especies de mamíferos muy sociables necesitan más poder cerebral que los animales solitarios, sugiere un nuevo estudio de Oxford University.

Un grupo de científicos establecieron el cuadro de la historia evolutiva del cerebro de distintos grupos de mamíferos durante los últimos 60 millones de años. Hallaron grandes variaciones en cómo los cerebros de diferentes grupos evolucionaron. Y sugieren que existe un vínculo entre la sociabilidad de los animales y el tamaño de sus cerebros relativo al tamaño corporal, según el estudio publicado en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences.

Los investigadores analizaron los datos disponibles del cerebro de más de 500 especies de mamíferos vivos o fosilizados. Encontraron que los de los simios crecieron más, seguidos por los caballos, delfines, camellos y perros. El estudio mostró que grupos de mamíferos con cerebros relativamente más grandes tienden a vivir en grupos sociales estables. Los cerebros de animales más solitarios, como los gatos, venados y rinocerontes crecieron mucho más despacio durante el mismo periodo.

La investigación fue realizada por Susanne Shultz y el profesor Robin Dunbar, del Oxford University’s Institute of Cognitive and Evolutionary Anthropology (Icea) y estableció una amplia variedad de patrones de crecimiento cerebral entre los distintos grupos de mamíferos y hallaron que no todos tienen cerebros grandes, lo que podría ser una muestra de que los animales sociales necesitan pensar más.

“Es interesante ver”, dijo Dunbar, “que aún animales que han tenido contacto con los humanos, como los gatos, tienen un cerebro mucho más pequeño que perros y caballos dada su reducida sociabilidad”.

Shultz resaltó que el crecimiento cerebral en los animales más sociales ha sido mucho más rápido.

Ese pelo de mi perro

De pelo enredado o crespo, como el de los poodle o liso como el del beagle. ¿Por qué los perros presentan estas diferencias? Pues, se debe a tres genes, acaban de responder científicos que emplearon técnicas genómicas para descifrar las bases genéticas de la diversidad biológica en los caninos.
“La genómica continúa aportando nuevas miradas dentro de las sorprendentes diferencias morfológicas de las especies caninas, incluyendo algunas que dan pistas sobre la biología y la enfermedad en humanos”, opinó Eric Green, director científico del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano de Estados Unidos.
Hasta el estudio publicado hoy en Science, se conocía relativamente poco de los genes que influían en la largura, el patrón de crecimiento y la textura de la piel de los perros. Para lograr este avance, los científicos realizaron un amplio escaneo de variaciones específicas en el ADN, llamadas polimorfismos nucleótidos simples, en 1.000 perros representando 80 razas. Los datos fueron comparados con descripciones de varios tipos de piel. Así, tres variantes genéticas distintas emergieron para explicar, en virtualmente todos los tipos de pelo en perros.

Conociendo los perros

Si tiene un perro: ¿sabe qué hace a un pastor alemán un pastor alemán, a un boxer un boxer, a un shar pei un shar pei? ¿Qué tan relacionados están un Chihuahua y un gran danés?
Los perros, más que cualquier otro animal, varían en tamaño, forma, color, pelaje y conducta y estas variaciones, hasta ahora, no se han podido explicar.
Científicos desarrollaron un método para identificar la base genética de esta gran diversidad, lo que puede traerles beneficios a los perros y sus propietarios.
En el journal Genetics se reveló ayer un segmento del ADN de los perros que se cree contribuye a las diferencias en el cuerpo y la forma del cráneo, el peso, el color de la piel y el tamaño, y posiblemente a su comportamiento, capacidad de entrenamiento y longevidad. El coautor es Paul Jones.
Los perros surgieron de los lobos hace más de 15.000 años, un parpadeo en términos evolutivos. La reproducción selectiva produjo perros con rasgos físicos y de conducta diseñados por el hombre, tales como las capacidades para cazar o servir de pastores o el color de piel. Así, se conocen más de 350 razas. Y hasta ahora, los científicos estaban intrigados sobre cómo cambiaban con tanta rapidez los rasgos, desde que divergió del lobo.