¡Un totazo en la Luna!

Imágenes del golpe en la Luna, vía Nasa

fMenos mal no había personas por allí: la Nasa detectó una gran explosión en la Luna. No es que se haya estrellado una nave alienígena ni caído una de las pocas sondas que merodean hoy por nuestro satélite natural.

No. Lo que sucedió fue que cayó un meteorito de más de 25 centímetros de diámetro, lo que permitió que la Nasa, que lleva 8 años monitoreando la Luna para detectar caída de cuerpos, viera la más poderosa explosión de este lapso.

“El 17 de marzo de 2013 un objeto como una roca golpeó la superficie lunar en el mar Imbrium”, dijo Bill Cooke, de la Oficina de Ambientes Meteoroides de la agencia espacial. “Explotó en un flash casi 10 veces tan brillante como cualquier objeto visto antes”.

Si alguien hubiese estado mirando la Luna en ese momento, incluso sin telescopio, hubiera visto el destello.

Ron Suggs, analista del Centro de Vuelos Espaciales Marshall, fue el primero en advertir el impacto en un video digital grabado por uno de los telescopios de 14 pulgadas del programa. “Apareció de repente, era muy brillante”, dijo.

El meteorito de unos 40 kilos golpeó la Luna desplazándose a una velocidad de 90.000 kilómetros por hora, lo que produjo una explosión de al menos 5 toneladas de TNT.

Quizás el impacto fue parte de un evento más grande, según Cooke. “La noche del 17 de marzo, la Nasa y las cámaras de la Universidad de Western Ontario registraron un número inusual de meteoros penetrando a la Tierra”, dijo. “Esos bólidos viajaban en órbitas casi idénticas entre la Tierra y el cinturón de asteroides. Eso significa que la Tierra y la Luna fueron golpeadas por meteoritos casi al tiempo”.

Los controladores de la misión Lunar Reconnaissance Orbiter fueron advertidos del hecho. El impacto debió crear un cráter de unos 20 metros que debe ser observado con facilidad por esa sonda.

A diferencia de la Tierra que cuenta con una atmósfera que la protege, la Luna está expuesta. Muchos objetos, por lo tanto, caen sobre su superficie. Desde 2005 se han detectado más de 300 meteoritos, todos menores al impacto de hace 2 meses.

La mayoría de esos meteoros lunares provino de corrientes conocidas como las Perseidas y Leónidas, el resto son meteoritos esporádicos, restos de cometas y asteroides de origen desconocido.

Meteoro visto caer desde la Estación Espacial

 

El astronauta Ron Garan a bordo de la Estación Espacial Internacional tomó esta fotografía de un meteoro entrando en la atmósfera terrestre.

La captó durante la lluvia de estrellas de las Perseidas el 13 de agosto, a las 7:17 p.m. tiempo universal (2:17 p.m. de Colombia).

La EEI se encontraba en ese momento sobre Mongolia, frontera China.

Se cree que debió ser un meteoro de las Perseidas dado que durante una lluvia de estrellas solo 1 en 12 proviene de otra fuente (en una noche sin lluvia de estrellas usualmente se pueden ver 5 meteoros por hora provenientes de distintos sitios y fuentes).

Una bonita fotografía dado que siempre vemos los meteoros desde abajo en la superficie.

Cortesía Nasa.

¡Están cayendo decenas de estrellas fugaces!

No defraudó la lluvia de meteoros de las Perseidas, cuyo pico máximo se tuvo esta madrugada, observable en todo el planeta (y que se verá también esta noche y madrugada).
De 100 a 150 meteoros por hora observó el astrónomo Adrian West en el Reino Unido, quien incluso reportó algunos bólidos.
Para él, la lluvia fue mucho más nutrida que la de los últimos años. Es más, “creo que va a ser difícil que otra le gane”, dijo.
En Irán, Mohammed Reza Zaman reportó a SpaceWeather, fue muy nutrida. Uno al menos cada minuto.
En Noruega, informó Ruanr Sandes, fue espléndida. A veces llegaban dos o tres al tiempo.
Anthony observó en la Florida, Estados Unidos, que muchos meteoros como que estallaban en su recorrido.
Robert Roy, editor de SpaceWeather contó 20 en 20 minutos. La mayoría tenues, pero hubo una tan brillante como Júpiter, que dejó marcada una estela por el camino que transitó.
La lluvia de meteoros se produce cuando la Tierra se encuentra con el camino que siguió algún cometa en su camino hacia el Sol. Se conocen como lluvias de estrellas. Los meteoros, por lo general pequeñísimas partículas de material, se encienden cuando están entre 60 y 120 kilómetros encima de la superficie, desapareciendo instantes después al ser consumidas por la atmósfera. Las más brillantes se llaman bólidos. Aunque no lo crea, entran a una velocidad cercana a los 225.00 kilómetros por hora, de acuerdo con el reporte preparado por Tony Phillips, de la Nasa.
La lluvia de las Perseidas se llama así porque parece provenir de la constelación Perseo. Las que se están apareciendo por estos días provienen de la estela que dejó el cometa Switf Tuttle, asociado a esta lluvia de todos los agostos) en los años 441, 1479 y 1862.
Para observar una lluvia de meteoros no se necesita instrumento alguno. Sólo acostarse en el suelo, para evitar un buen dolor de cuello, y mirar a cualquier lado, aunque se recomienda hacia el nordeste. Eso sí, lejos de cualquier luz, que haría perder muchos meteoros.
Para curiosos y amantes de este espectáculo, en la noche de hoy viernes y amanecer de mañana sábado, se podrá ver también la lluvia, aunque en menor cantidad. Pero si la hoy en la madrugada fue tan nutrida, podría haber una buena sorpresa. De todas maneras, observar un meteoro cada 30 segundos a 2 minutos no deja de ser emocionante.
En la foto de Reuters, una perseida cruza el cielo encima de El Torcal, España.