Cómo tratar a un jefe gritón

En vez humillarse ante un jefe agresivo, la mejor manera es responderle  agresivamente pero en silencio.

Eso, contrario a lo que podría pensarse, determinó un estudio publicado en Personnel Psychology.

Retornar la hostilidad sirve, pero hay que ver qué tipo de hostilidad.

Los empleados se sienten menos víctimas cuando toman retaliaciones contra los malos jefes y por ende sienten menos distrés sicológico, más satisfacción con el trabajo y más compromiso con el empleador.

“Antes de este estudio, pensaba que que no había modo de que los empleados tomaran retaliaciones contra sus jefes, pero eso no fue lo que hallamos”, dijo Bennett Tepper profesor de Manejo y Recursos Humanos en la escuela de negocios de Ohio State University.

“La mejor situación es cuando no hay hostilidad. Pero si su jefe es hostil, parece benéfico ser recíproco. Los empleados se sienten mejor consigo mismo dado que no se sientan y reciben la ofensa”.

Los jefes hostiles son los que gritan, ridiculizan e intimidan a sus trabajadores.

Los empleados pueden retornar la hostilidad ignorándolo, actuando como si no supieran de que habla el jefe y haciendo su trabajo con dedicación.

“Esas son cosas que no les gustan a los jefes y que caben en la definición de hostilidad, pero en una forma agresión pasiva”, dijo Tepper.

Eso sí, “espero que no tenga muchos empleados gritándoles a sus jefes”.