SOS: se dispararon emisiones de CO2

Mucha reunión, mucho tilín, tilín y de aquello nada. La situación comienza a preocupar. El optimismo podría desvanecerse.

Las emisiones relacionadas con el dióxido de carbono (CO2) provenientes de fuentes de energía fueron las más altas de la historia.

Así lo dio a conocer la Agencia Internacional de Energía.

Luego de un bajón en 2009 debido a la crisis financiera global, las emisiones continuaron en alza hasta imponer una nueva marca: 30,6 gigatoneladas, un 5% más que en 2008, cuando el nivel llegó a 29,3 Gt.

No paran aquí las noticias. La Agencia ha estimado que 80% de las emisiones proyectadas para el sector a 2020 están aseguradas dado que provendrán de plantas que se están en funcionamiento o en construcción.

“Este incremento significativo en las emisiones de CO2 y el bloqueo de las emisiones futuras por las inversiones en infraestructura representan un serio retroceso en nuestras esperanzas de limitar el aumento global de la temperatura a no más de 2 grados centígrados”, dijo Fatih Birol, jefe economista de la Agencia, quien supervisó el World Energy Outlook, la publicación bandera de la Agencia.

Líderes mundiales acordaron limitar el aumento de la temperatura a 2° C durante las conversaciones del clima de Naciones Unidas en Cancún 2010. Para alcanzar la meta, la concentración a largo plazo de gases de invernadero en la atmósfera deben ser limitadas a unas 450 partes por millón de CO2 equivalente, solo un 5% de incremento comparado con un estimado de 430 partes en 2000.

El World Eenrgy Outlook de 2010 estableció un escenario 450, un derrotero energético consistente con alcanzar esa meta, basado en las emisiones que los países han acordado alcanzar para 2020. Para que ese derrotero se logre, las emisiones globales relacionadas con energía no deben ser mayores de 32 Gt en 2020. Esto significa que durante los próximos 10 años las emisiones deben crecer menos del total de lo que crecieron de 2009 a 2010.

“Nuestras últimas estimaciones son otro llamado a despertar”, dijo Birol. “El mundo ha llegado increíblemente cerca al nivel de emisiones que no debería alanzarse hasta 2020 si se quiere obtener la meta de los 2° C”. Dado ele strecho margen de maniobra, a menos que se tomen decisiones firmes pronto, será todo un reto tener éxito en lograr la meta acordada en Cancún”.

En términos de combustibles. 44% de las emisiones estimadas de CO2 en 2010 provinieron del carbón, 36% del petróleo y 20% del gas natural.

Nunca había sido mayor el reto de mantener y mejorar el nivel de vida de la gente en todo el mundo limitando las emisiones de dióxido de carbono. La Agencia estima que 40% del total de emisiones provino de países miembros de la OECD, pero ellos sólo aportaron el 25% del crecimiento en comparación con 2009.

Países por fuera de los de la OECD, encabezados por China e India tuvieron mayores aumentos en sus emisiones al acelerarse su crecimiento económico.

Pero en la base de las emisiones por cápita, los países de la OECD colectivamente emitieron 10 toneladas, comparadas con 5,8 en China y 1,5 en India.

El anuncio de la agencia llegó a pocos días de que comience en Bonn la segunda sesión de las negociaciones del clima, preparatorias de la cumbre de Durban en diciembre. Hasta ahora no se vislumbra ningún avance significativo.

Estados Unidos, el segundo mayor emisor de gases, se encuentra maniatado al desistir el gobierno de Barack Obama en la presentación de una ley para regular el sistema energético por la posición de los republicanos, dominantes hoy en temas legislativos, contraria a cualquier tipo de regulación.

Silencio que las ballenas quieren hablar

¿Aló, con la ballenita? Sabido es que las ballenas hablan, hablan dentro del mar y tienen un amplio repertorio. Y como los humanos, desarrollan sus dialectos, que varían de lado a lado del océano.

Cuando nadan juntas, las ballenas de esperma ejecutan patrones hacia otras, llamados codas. Hallazgos recientes sugieren que no sólo distintas codas significan algo diferente, sino que una ballena puede distinguir cuál es la que está hablando, basándose en las propiedades del sonido de las codas.

Las ballenas del Pacífico y del Caribe tienen diferentes repertorios de codas, tal como un dialecto regional, pero los cinco llamados habituales –un patrón de cinco clics espaciados, parecería tener una función universal de identidad dado que es usado por ellas en todos los mares.

El descubrimiento fue publicado en Animal Behavior por Ricardo Antunes, Jonathan Gordon y otros.

La gran amenaza de estas ballenas es la polución humana, recuerdan los investigadores. No sólo se arrojan toxinas al mar, sino que aumenta la polución sonora, entre otras razones por el incremento del tráfico marino, las explosiones submarinas en busca de petróleo y los sonares militares, que contribuyen al ruido del océano que enmascara la comunicación entre los cetáceos.

Shane Gero, uno de los científicos, que ha viajado continuamente a Dominica a estudiar las ballenas de esperma, recuerda que las ballenas viven en un mundo sensorial totalmente distinto, pueden sumergirse hasta 1.000 metros y necesitan del sonido para comunicarse y navegar en la oscuridad.

Las ballenas viven en unidades sociales matriarcales, compuestas por madres, hijas y abuelas. Cuando los machos alcanzan la adolescencia, son separados del grupo y viajan a los polos, hasta que están listos para procrear. Por eso no se sabe tanto de ellos, como sí de las hembras.

Las ballenas cuidan las crías de otras mientras esta se sumergen, formando una comunidad fuerte. Son nómadas, por lo que lo más importante en sus vidas son las demás.

Ya se sabe que hablan.

Sacando fuego de las entrañas de la Tierra

De esas cosas que podría uno estar desocupado, sentado en cualquier banca mirando por la ventana o al campo y los pensamientos van y vienen. Ideas locas o no tan locas.

Eso podría aplicarse al tema que presenta Unni Skoglund, periodista alemana freelance en Gemini Magazine.

¿Se puede tomar energía del fondo de la Tierra? Allí, bajo los pies de los miles de millones de seres humanos, hay una poderosa fuente de calor. Aunque no lo crea, 99 por ciento del planeta tiene una temperatura de 1.000 grados centígrados o más.

Hasta ahora, apenas se araña la superficie, pero poco a poco el hombre comienza a cavar. O a perforar.

Una sola fracción del calor geotermal, serviría para alimentar las necesidades de todo el planeta, cree Are Luna, investigador en Sintef Materials and Chemistry. Con un ingrediente: no contamina.

Un tercio del flujo de calor proviene del calor original en el núcleo de la Tierra y en el manto (la capa más cercana a la corteza). Los otros dos tercios se originan en la radioactividad de la corteza, en donde sustancias radiactivas continuamente se transforman y generan calor, que es transportado a las capas rocosas más cercanas a la superficie.

Hasta acá, todo bien. Pero… ¿y cómo obtenerlo?

La energía geotermal que proviene de los 150 a 200 metros debajo de la superficie es energía geotermal de baja temperatura. Hoy en día es extraída en distintas partes.

Una compañía noruega, Rock Energy, quiere recoger energía a 5.500 metros de profundidad, en la cual se puede tener agua a 90-95 grados para ser utilizada en plantas de calentamiento.

Pero si se quiere reducir la emisión de CO2 y obtener energía limpia, hay que cavar más hondo. En ese país se creó el Norwegian Centre for Geothermal Eenrgy Research, con universidades, instituciones de investigación y la industria.

La meta: llegar a los 10.000 metros o más. Allí se puede obtener la llamada agua supercrítica con una temperatura de al menos 374 grados y una presión de al menos 200 bares. Eso multiplica por 10 la cantidad de energía que puede ser extraída y la cantidad de energía geotermal producida podría igualar la que genera una planta nuclear.

¿Hasta dónde se ha llegado? Las compañías petroleras han alcanzado los 5.000 metros, donde las temperaturas alcanzan los 170 grados centígrados. Perforar más hondo trae una serie de problemas tecnológicos no resueltos aún, tanto de orden de la perforación en sí como de los materiales empleados.

A esa temperatura el acero se torna quebradizo y el plástico y los componentes electrónicos se derriten.

La industria del petróleo y el gas, tiene ensayos para llegar a los 12.00 metros. Aprender de ellos será una opción válida en busca de la energía geotermal.

Para Luna, en 10 años se tendrían materiales que resistan hasta los 300 grados centígrados. En 25, quizás, para llegar a los 500 grados.

La energía termal además de limpia es democrática en teoría. Debajo de cada país hay calor almacenado, pero la temperatura varía de sitio en sitio debido al grosor de la corteza, que no es uniforme. En latitudes norte, como Noruega, la temperatura aumenta unos 20 grados por kilómetro dentro de la corteza. En otras regiones, pueden ser 40 grados.

¿Será posible? Los sueños, sueños son, pero este tras el viaje de Julio Verne en la segunda mitad del siglo XIX parece acercarse a ser verdad. Pero con calma. Todo a su debido momento.

Esa riqueza bajo el Ártico

Por eso el acceso es restringido. Una evaluación de los recursos naturales al norte del Círculo Ártico, reveló que un 30 por ciento del gas no descubierto en el mundo y 13 por ciento del petróleo aún no descubierto podrían encontrarse ahí, de acuerdo con investigadores que presentaron su informe en Science.
La estimación sobre el petróleo es más bien pequeña comparada con las reservas conocidas en los principales países exportadores, por lo que los investigadores no esperan un cambio importante en el comercio mundial del petróleo, pero se espera que la ubicación (y el volumen) de las reservas de gas natural pronosticadas dentro del Círculo Ártico beneficien considerablemente a Rusia.
Donald Gautier y colegas presentaron los hallazgos del Servicio Geológico de los Estados Unidos a partir de la primera evaluación detallada, revisada de manera colegiada y con base geológica de los recursos naturales de esa región. Sus resultados sugieren que la mayoría del petróleo no descubierto será hallado bajo el agua, en plataformas continentales, y que los descubrimientos de estos recursos naturales podrían tener una importancia económica para las naciones árticas, tales como Estados Unidos, Canadá, Dinamarca/Groenlandia, Noruega y Rusia.
Sin embargo, los mayores depósitos pronosticados de gas no descubierto en la región están ubicados en áreas de reclamo territorial por parte de Rusia y Noruega. Los investigadores dicen que el lugar más probable para hallar petróleo en el Ártico es a corta distancia de la costa norte de Alaska, en el Mar Chukchi.