Cudiado con la sombrilla de playa

Tan tranquilos que corren a protegerse del Sol bajo las sombrillas. En las playas de todo el mundo, cuando el calor agobia, los turistas y bañistas se refugian bajo carpas y sombrillas.
Un grupo de investigadores de la Universidad de Valencia (España) probó que el 34 por ciento de la radiación ultravioleta se filtra a través de esas sombrillas, según estudio publicado en el journal Photochemistry and Photobiology.
Estos artefactos interceptan el flujo directo del Sol, pero no hacen difusa la radiación que penetra por los lados.
“Probamos que la irradiación (incidencia de radiación por unidad de área de superficie) que alcanza el suelo cubierto por la sombrilla es 34 por ciento del total”, indicó José Antonio Martínez-Lozano, co autor del estudio.
Para la investigación, emplearon un sensor de rayos ultravioletas en la base de la sombrilla pintada de azul y blanco, con radio de 80 centímetros y altura de 1,50 metros.
La sombrilla intercepta la radiación directa, pero parte de la radiación difusa, que responde por cerca del 60 por ciento del total, llega al sensor proveniente del cielo no cubierto por ella, expresó el investigador.
La tela de la sombrilla es capaz de absorber la radiación, con apenas un 5 por ciento de transmisión, pero eso no previene la difusión de la radiación que penetra por los costados.
La atmósfera de la Tierra es una barrera natural que reduce los efectos nocivos de los rayos UV, pero expertos recomiendan el uso de sombrillas, piezas de tela, sombreros con ala de al menos 7 centímetros, lentes con protección y cremas. Además, evitar las horas en las que el Sol está en su máxima altura.