Esos olores que atraen

Dime a qué hueles y te diré a quién le interesas. El olor es un mensajero instantáneo de intercambio de información entre individuos, pero hasta ahora no se conocía que también los pájaros sacaban ventaja de esa información.

Un investigador de Michigan Satate University acaba de mostrar que en efecto estas aves se comunican mediante los olores, que predicen el éxito reproductivo. El estudio apareció en Animal Behaviour y se enfoca en los compuestos volátiles en las secreciones del proceso de aseo.

Las glándulas del acicalamiento se encuentran cerca a la cola. Los pájaros extraen aceite de ellas y lo frotan en sus plumas y patas. Se pensaba que esta actividad solo buscaba alargar las plumas. Danielle Whittaker, del Centro Beacon para el Estudio de la Evolución en Acción y su equipo han mostrado que en verdad juega un papel clave en mostrar la salud reproductiva.

“El estudio muestra una conexión fuerte entre la forma como las aves huelen cerca del comienzo de la temporada de apareamiento -cuando escogen pareja- y su éxito reproductivo para toda la temporada”, dijo. “Simplemente, los machos que huelen más a machos y las hembras que huelen más a hembra tienen un mayor éxito”.

Hasta ahora se había asumido que los métodos de comunicación y selección de pareja eran visuales y acústicos. Al estudiar los juncos de ojos oscuros, los científicos compararon cuál forma era más efectiva, si las señales químicas o el tamaño y el plumaje atractivo.

Los resultados revelaron que el olor individual se correlacionaba con el éxito reproductivo mientras el tamaño y el plumaje eran menos confiables. También se encontró que las hembras hacían múltiples decisiones basadas en cómo sus potenciales parejas olían.

“Basadas en el olor, las hembras parecían estar no solo eligiendo macho sino que también varias veces seleccionaban distintos machos para la crianza de los polluelos”, dijo Whittaker. “Muy interesante resultó que los machos ‘traicionados’ por la hembra tenían mayores niveles de un olor tipo hembra”.

Los investigadores creen que los olores sirven como faros para los niveles hormonales, la condición actual y la salud en general, así como sobre el respaldo genético.

Foto cortesía Nicole Gerlach Michigan State University

Las mamás de azul brillante son mejores

Las mamás de azul son mejores. Sí, las herrerillas (pequeños pájaros paserinos) de corona brillantemente coloreada son mejores madres que las de tono opaco, dice un estudio de la Universidad de Nueva York.

A diferencia de las personas, que no pueden ver en ultravioleta, los pájaros sí. Si bien la cresta de un herrerillo luce azul para nosotros, para otro pájaro refleja la luz UV.

En el estudio de tres años se detectó que las madres con plumas más reflectivas no ponían más huevos pero sí cuidaban más sus polluelos que las hembras de tono opaco. Las madres de color brillante también experimentaban menores niveles de hormonas del estrés durante los duros períodos de crianza.

El estudio fue publicado en el journal Behavioral Ecology.

Kathryn Arnold, autora, indicó que “estudios previos han demostrado que los machos prefieren parejas con crestas de plumas más reflectoras de UV. Nuestro trabajo muestra que esta es una sabia decisión. El plumaje UV puede indicar calidad materna en los herrerillos, por lo que un macho que elija una hembra de colores brillantes ganará una buena madre para sus polluelos y una compañera menos estresada”.

En esta especie (Cyanistes Caeruleus) ambos sexos exhiben brillantes plumas reflectoras de UV. Los pájaros son monógamos, siendo la hembra la que incuba los huevos y ambos padres los alimentan.

Los investigadores analizaron la reflectancia de las plumas de la cresta de las hembras en relación con los índices de éxito reproductivo -postura de huevos, tamaño, número de polluelos que volaron- así como su estado maternal.

“Con hasta 14 polluelos para cuidar, las madres en el estudio los alimentaban cada par de minutos. Las hembras más opacas tenían el doble de estrés que las más brillantes. Estas eran más exitosas sacando adelante más de ocho hijos que las otras”.

Por el color las conoceréis.