Crispetas ganan reputación: contienen antioxidantes

De golosina a alimento: las crispetas, palomitas de maíz o popcorn acaban de ganar unos peldaños en su reputación gracias científicos que hablaron ante el pleno de la reunión anual de la American Chemical Society.

¿La explicación? Un estudio reveló que contienen más antioxidantes de los llamados polifenoles que las frutas y vegetales en general.

Joe Vinson, Ph.D., pionero en el análisis de componentes saludables del chocolate, las nueces y otros alimentos comunes, explicó que los polifenoles están más concentrados en las palomitas de maíz, con promedio de apenas 4% de agua, mientras que en frutas y vegetales se diluyen en el 90% del agua que los componen.

Los científicos descubrieron que en el cascarón del popcorn –esa parte que todos odian por la tendencia a meterse entre los dientes, está la mayor concentración de polifenoles y fibra.

“Este merece más respeto”, dijo Vinson, de la Universidad de Scranton en Pennsylvania. “Son nuggets nutritivos”.

Para él, las crispetas son la golosina perfecta : el único scnack que tiene el 100% de grano sin procesar.

Una porción diaria de palomitas provee cerca del 70% de la ingesta diaria de grano integral. La persona promedio (en E. U.) solo obtiene cerca de media porción de granos integrales al día, mientras que las crispetas podrían llenar de manera muy agradable el faltante.

Pero Vinson también lanzó la alerta: la manera como se preparan, con mucho aceite, mantequilla y azúcar no es nada adecuada. Lo ideal es una crispetera casera sin agregarle aceite, pues las preparaciones que vienen para microondas tienen el doble de calorías que las caseras, aunque si en estas se añade aceite la situación tampoco es la mejor.

Las crispetas, sin embargo, no remplazan las frutas frescas ni los vegetales en una dieta sana, pues estos contienen vitaminas y otros nutrientes indispensables para gozar de buena salud.

El estudio halló que la cantidad de polifenoles en las palomitas de maíz era de hasta 300 mg por porción, comparada con 114 del maíz dulce o 160 de una porción de frutas.

Una porción de crispetas debe proveer el 13% de la ingesta diaria de polifenoles.

Cerveza disminuiría riesgo cardiovascular

Contrario al pensamiento general, la cerveza sí tiene efectos benéficos sobre la salud cardiovascular, demostró un nuevo estudio. Eso sí: con moderación.

Al analizar por separado los beneficios del vino y la cerveza, un estudio de los laboratorios de la Fondazione di Ricerca e Cura Giovanni Paolo II, en Campobasso, Italia, se encontró que ambas bebidas son buenas para la salud.

La investigación, publicada en el European Journal of Epidemiology, utilizando un metaanálisis estadístico, escudriñó distintos estudios conducidos en distintas partes del mundo en los últimos años, con lo cual se pudo analizar datos de 200.000 personas en quienes los hábitos de consumo de alcohol estaban asociados con enfermedad cardiovascular.

Los resultados confirmaron lo que ya se sabía del vino: que dos vasos al día para hombres y 1 para mujeres pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular hasta 31% comparado con no bebedores.

Lo que hace este estudio es agregar los efectos de la cerveza.

Al parecer por primera vez se demuestra el beneficio de esta bebida.

La máxima protección se observó para aquellas con un volumen del 5% de alcohol, ingiriendo algo más de una pinta por día, unos 568 mililitros.

“En nuestro estudio analizamos el vino y la cerveza por separado. Al comienzo se observa una reducción del riesgo cardiovascular con el consumo moderado. Luego, con un consumo mayor, la ventaja desaparece y el riesgo se torna más alto”, explicó Simona Costanzo, autora principal del estudio.

La cerveza y el vino son parte del estilo de vida de muchas personas, reconoció Augusto Di Castelnuovo, de los laboratorios que adelantaron la investigación. Un vaso va bien con comidas sanas, ingeridas en el momento adecuado, con la familia o los amigos. No se trata de beber mucho.

Los datos, tampoco, pueden ser extrapolados a todas las personas. En mujeres jóvenes en edad fértil, aumenta el riesgo de cáncer, lo que se contrapone al beneficio para la salud del corazón.

¿Qué hace que el vino y la cerveza tengan el efecto protector? Ambos contienen alcohol, pero también polifenoles. Falta averiguar más.

Eva: dame otra manzana

Eva le dio a morder la manzana a Adán. Lo que no se supo es cuán viejos vivieron.

Pues bien, la manzana está llena de antioxidantes, que podrían tener un buen efecto en las personas.

Científicos acaban de presentar evidencias de que el consumo de sustancias antioxidantes en las manzanas extienden el promedio de vida en animales y lo hacen en un 10 por ciento.

El estudio, con moscas de las frutas, aparece publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry.

Los resultados refuerzan hallazgos similares sobre los antioxidantes de las manzanas en otros estudios con animales.

Zhen-Yu Chen y colegas recordaron que sustancias nocivas generadas en el cuerpo, los radicales libres, provocan cambios indeseables que se cree están envueltos en el proceso de envejecimiento y en algunas enfermedades. Los antioxidantes combaten esos daños y frutas y vegetales de color como el brócoli, los arándanos, los tomates y las manzanas los contienen en buena cantidad.

Un estudio previo con otros animales sugirió que un antioxidante en la manzana podía extender el promedio de vida. En el actual reporte, los científicos estudiaron si diferentes antioxidantes en esta fruta, conocidos como polifenoles, podría hacer lo mismo en moscas de las frutas.

Los investigadores encontraron que no sólo prolongaban la vida sino que les ayudaban a preservar su capacidad de caminar, trepar y moverse. Es más, los polifenoles de la manzana reversaron los niveles de varias sustancias bioquímicas halladas en moscas mayores y los usaron como biomarcadores para el deterioro relacionado con el envejecimiento y el acercamiento a la muerte.

Eva: más manzanas por favor.