Si morimos, sería bueno saber de qué

Que muere gente, sí. Que se le atribuye a la contaminación, sí. Pero la verdad sea dicha, en Medellín no se ha estudiado la manera como la contaminación penetra en el organismo y causa enfermedades pulmonares, incluido el cáncer.
Se han estudiado las condiciones generales del llamado material particulado en suspensión. También algo del material particulado 10 (pm 10) es decir aquel del tamaño de 10 micrómetros. No se ha analizado lo que sucede con el material de 2,5 micrómetros, que en países en desarrollado ha sido muy analizado, países en donde incluso ahora se estudian los efectos de otros de menor tamaño.
Mientras más pequeñas las partículas con mayor facilidad evaden las defensas del organismo y penetran en él.
Mauricio Correa, científico de la Universidad de Antioquia, desarrolla algunos trabajos al respecto. El estado del arte de esta temática se analiza en un seminario que sobre material articulado y la combustión de combustible se desarrolla hasta mañana en esta ciudad, convocado entre otros por la misma U. de A. y el Politécnico Jaime Isaza.
En el Valle de Aburrá se requiere trabajar mucho sobre contaminación. Hay que estudiar la dispersión de los contaminantes, para lo cual se requiere conocer la física atmosférica de la región: cómo se mueve el aire. Se sabe, por ejemplo, que las condiciones ambientales empeoran en días fríos.
El grupo de Gómez espera tener resultados de su trabajo a mediados de 2010.
El aire de la ciudad enferma y mata. De eso dio cuenta un estudio de la Facultad Nacional de Salud Pública, pero se requiere caracterizar el material contaminante para tomar medidas y proteger la población.
Del seminario saldrán datos que pueden orientar futuros trabajos, porque si uno muere, sería bueno saber de qué, porqué y cómo.