Un químico en la homosexualidad

Es el químico de la alegría y del placer. Ahora podría ser también uno de los involucrados en las preferencias sexuales.

Parece, según un estudio realizado con ratones, que la serotonina tiene un papel en la preferencia sexual. Cuando Yi Rao, de Pekin University en Beijing, China, y colegas modificaron genéticamente una ratona de modo que no pudiera responder a la serotonina, pareció afectarse su sexualidad.

Aunque aún se apareaba con machos en caso de que no hubiera hembras presentes, si estas estaban ella prefería olerlas y montarlas.

Es la primera vez, según los autores, que se reversa en hembras mamíferas la preferencia sexual sin usar hormonas. La serotonina puede modular el olfato, pero los investigadores lo descartaron en su experimento. En vez de eso, parece que ese químico tiene un papel más central en el control de la preferencia sexual.

“Es posible que el efecto bien conocido de los niveles tempranos de hormonas sexuales sobre la preferencia de pareja y el mecanismo de la serotonina descrito en el estudio sean completamente diferentes”, según Simon LeVay, de Stanford University citado por New Scientist. “Sin embargo, también es posible que los mecanismos tempranos de la hormona sexual actúe con algún efecto sobre el sistema de la serotonina”.

En otras palabras, explicó, puede ser que los sistemas de la serotonina sean parte de una cascada de señales que traducen los niveles de la hormona sexual durante el desarrollo de una preferencia sexual en la adultez”.

El estudio fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Mucha tela para cortar.