El resumen científico de la semana

1. El primer homicidio de la prehistoria

Podría ser el primer caso de homicidio en el tortuoso camino de la evolución humana. Científicos reportaron en Plos One el hallazgo de un cráneo de hace 430.000 años en el sitio arqueológico Sima de los Huesos que presenta heridas contundentes en la cabeza, probablemente infligidas en un combate persona a persona. El hallazgo, junto a 27 esqueletos más, supone además una práctica funeraria a tan temprana edad. El cráneo tiene dos lesiones penetrantes en el hueso frontal encima del ojo izquierdo. En la foto, el cráneo con las hendiduras, tomado del journal.

2. Ojo con unos anticonceptivos

Nueva evidencia científica presentada en el BMJ confirma el vínculo entre las pastillas anticonceptivas y un mayor riesgo de trombos sanguíneos: aquellas que contienen nuevos tipos de la hormona progesterona (drospirenona, desogestrel, gestodena y ciproterona). Hoy cerca del 9% de las mujeres en edad fértil utilizan anticonceptivos orales. El riesgo es 1,5 a 1,8 veces mayor en quienes usan esa clase que las que utilizan las hormonas más viejas.

3. Bacterias reveladoras

Dos grupos distintos reportaron en Science Translational Medicine el desarrollo de un método no invasivo usando bacterias para detectar en la orina señales de metástasis de cáncer en el hígado y diabetes en las personas. Los investigadores emplearon bacterias sintéticas. Emplearon bacterias parecidas a las que se emplean en la fabricación de yogur. Varios tipos de cáncer, como el de colon y páncreas hacen metástasis con frecuencia en el hígado y detectado a tiempo es curable.

4. Otro pariente

Científicos reportaron en Nature el hallazgo de una nueva especie de homínino, Australopithecus deyiremeda, definido con base en restos de mandíbulas hallados en la región de Afar en Etiopía. Vivió hace 3,3 millones de años y el hallazgo supone que convivió en la misma época y región que al menos otra especie, Austrlopithecus afarensis, una situación que no se había considerado hasta ahora y que revuelca parte de nuestra prehistoria.

5. Un cáncer duro de roer

Un nuevo reporte mundial en Jama Oncology sobre el estado del cáncer, datos de 2013, reveló que el número de casos viene al alza, con 14,9 millones, pero la mortalidad se redujo en 126 de 188 países evaluados: hubo 8,2 millones de muertes por ese mal. El cáncer de pulmón es el que más mata tanto a hombres como a mujeres con 1,6 millones de muertes. Se encontró que casi todos los tipos de cáncer vienen aumentando.

6. Bájeme la presión

Si tiene presión sanguínea alta, inyéctese y deje de tomar pastillas diarias. No está disponible ya, pero a eso apuntan los nuevos desarrollos: científicos ensayan en ratas una vacuna diseñada de ADN que se enfoca en la angiotensina II, una hormona que aumenta la presión al contraer los vasos sanguíneos, lo que lleva a que el corazón trabaje más fuerte. En el estudio con los roedores la presión se redujo durante 6 meses. El avance fue publicado en el journal Hypertension.

7. Europa tan lejos y… tan cerca

La Nasa anunció la selección de 9 instrumentos para una futura misión exploratoria de la luna Europa en Júpiter, el sitio más cercano a la Tierra con un mar bajo la superficie donde podrían existir condiciones ideales para la vida. Aunque no tiene fecha fija y depende de la asignación presupuestal, la selección es el inicio de la misión. La nave que viaje pasará 3 años sobrevolando la luna con 17 sobrevuelos en los cuales se realizarán las mediciones que confirmen la existencia del océano y su naturaleza.

8. Calores que matan

Más de 1.700 personas han muerto en India por una ola de calor extremo debido a la disminución de la humedad por menores lluvias premonsónicas y la combinación con el fenómeno de El Niño. El calor extremo también se ha sentido en regiones tradicionalmente frías como Alaska, en donde se experimentan temperaturas más altas que el sur de Estados Unidos, una situación inusual que parece poner en evidencia los efectos del cambio climático más fenómenos de variabilidad natural del clima.

9. Se me olvidaba que…

¿Se le olvidó? Tranquilo. Científicos reportaron en Science que pudieron recuperar recuerdos perdidos en personas con enfermedades como Alzheimer mediante la optogenética o uso de la luz: activando células cerebrales con la luz. El logro sugiere que los recuerdos no se pierden por daño en las células sino que quedan almacenados en ellas, un avance que podría tener implicaciones benéficas a futuro.

10. Un remedio contra los prejuicios

Un estudio publicado en Science sugiere que una noche de buen sueño puede ayudar a eliminar nuestros prejuicios, una práctica que podría ser aprendida y ayudar a eliminarlos, según los investigadores, aunque se requerirán más estudios para saber si se reduce el efecto de los prejuicios en situaciones de toma de importantes decisiones. En el estudio, las personas escuchaban dormidas palabras contrarias al prejuicio.

Sistema inmune cerebral nos conduce a prejuicios

Si cree que el primero que se alerta frente a una infección es el sistema inmunológico está… equivocado. No. Es el cerebro.

Un artículo aparecido en Current Directions in Psychological Science sugiere que nuestros cerebros contienen una especie de sistema inmune conductual que defiende contra las enfermedades aún antes de que los patógenos que las provocan entren al cuerpo.

Mark Schaller, de la University of British Columbia, coautor, sugiere que una serie de factores psicológicos se combinan para detectar y evitar potenciales infecciones en el ambiente inmediato. Es una primera línea de defensa contra las infecciones, que reduce la carga que debe soportar el sistema inmunológico como tal.

Y, tal parece, esta situación afecta nuestras interacciones con otras personas. Los científicos encontraron que cuando las personas se sienten más vulnerables frente a la infección, son menos extrovertidas.

Esto concuerda con otro estudio mundial sobre diferencias en la personalidad reveló que las personas son generalmente menos extrovertidas en países donde las enfermedades infecciosas han prevalecido históricamente. Muchos otros estudios sugieren que la amenaza de enfermedad puede contribuir a prejuicios contra personas que actúan de manera que parece inusual.

Los autores sugieren sin embargo que muchos de esos prejuicios son equivocados y muy costosos. La piel afectada, por ejemplo, puede ser percibida como infecciosa cuando no lo es. “Este sistema está diseñado para identificar cosas que pueden ser infecciosas, pero se apoya en señales imperfectas”, dijo Schaller.

“Esto nos conduce a menudo a evitar cosas y personas que no poseen ningún riesgo”.

La investigación futura en el sistema inmune conductual puede ayudar a descubrir las causas ocultas de muchos prejuicios y, por ende, estar mejor preparados para intervenir y vencerlos.