Avispa agarra hormiga, la alza en vuelo y la deja caer

Que se quite, le dije… que me haga caso… ¡Váyase!

Dura es la vida porque, entre otras, hay que competir directa o indirectamente por la comida.

En la naturaleza se presenta cuando dos especies explotan una fuente alimenticia común o cuando una interfiere con la capacidad de otra de utilizar los recursos.

Bueno: la avispa invasora Vespula vulgaris y la hormiga Prolasius advenus, nativa de Nueva Zelanda se encuentran con frecuencia en busca de alimento.

Cuando eso sucede, documentaron Julien Grangier y Phillip Lester en Biology letters, la avispa agarra la hormiga, alza vuelo y la deja caer centímetros más allá. La hormiga, por lo general, no regresa para no tener que sorportar ese vuelo gratuito pero nada agradable.

Los científicos de Victoria University en Wellington, Nueva Zelanda, documentaron en un video lo que sucede (http://tinyurl.com/3tbglxz).

La ecóloga del comportamiento, Monica Raveret-Ritcher, consultada por ScienceNews, encuentra esa conducta como intrigante y retadora. Las avispas son más dadas a retirar una hormiga cuando hay varias alrededor del alimento, entonces no es fácil entender porqué sólo retiran una.

Los científicos hallaron que el 90 por ciento de las hormigas que son retiradas y dejadas caer no se lesionan. No matarlas sorprendió a los investigadores, quienes dijeron que un líquido que segregan estas pequeñas hormigas es repelente de avispas.

Las dos especies de alimentan de sustancias ricas en carbohidratos excretadas por pájaros carpinteros en ciertos árboles. Ambas han sido vistas compitiendo por los cuerpos de cigarras.

La soltada de hormigas desde lo alto ha sido observada también en el medio natural entre una avispa y un grupo de hormigas buscando gusanos entre la hojarasca.