Cerveza afecta a las mujeres

Cerveza, algo más que burbujas. ¿Será por allá? ¿O es para preocuparnos acá? Lo cierto es que un estudio reveló que las mujeres que beben cerveza con regularidad podrían aumentar el riesgo de desarrollar psoriasis, un trastorno autoinmune que afecta la piel.
Pero eso no es todo: otras opciones de bebidas alcohólicas, como la cerveza light o el vino, no se relacionaron con este riesgo.
Fueron investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres, de la Facultad de Medicina de Harvard y de la Universidad de Boston que hicieron seguimiento a 82,869 mujeres a las que al principio no se les había diagnosticado psoriasis durante unos quince años, entre 1991 y 2005. Las participantes informaron sobre su consumo de alcohol y también informaron si un médico les había diagnosticado psoriasis.
Se halló que incluso cantidades relativamente moderadas de cerveza parecían aumentar el riesgo de psoriasis. Este aumentaba en casi 80 por ciento con 2,3 bebidas semanales.
Cinco cervezas o más por semana duplicaban y más el riesgo de diagnóstico de la afección cutánea, comparadas con las abstemias.
“Podemos decir que si a una mujer le gustaría consumir alcohol, y tiene antecedentes familiares o personales conocidos de psoriasis o algún otro motivo por el que podría estar predispuesta a esta afección, probablemente no deba elegir beber cerveza que no sea light”, aseguró Abrar A. Qureshi, autor principal del artículo que aparecerá en diciembre en Archives of Dermatology.