10 noticias científicas de la semana (11-17)

Erasmocorpius brucensis. Cortesía ROM

1. Los escorpiones nadaban

Fósiles bien preservados hallados en Ontario sugieren que los escorpiones tuvieron origen en el mar y luego caminaron hacia tierra firme mucho antes de lo que se creía: hace 433 a 438 millones de años según el análisis presentado en Proceedings of the Royal Society B. Los 11 ejemplares hallados muestran patas planas, cortas, que les permitieron asentarse en tierra, dando un gran salto evolutivo para sobrevivir de los depredadores marinos de entonces.

2. La mosca Matusalén

Al activar un gen que destruye las células dañadas, científicos lograron aumentar un 60% la vida de moscas de las frutas según estudio publicado en Cell y que sugiere al menos un camino nuevo para trabajar en la longevidad humana. El gen, azot, se encuentra en humanos y eso hace más interesante el trabajo. Las células del cuerpo, a medida que envejecemos, se llenan de errores, no todos al tiempo ni con igual intensidad, afectando al final de cuentas la salud.

3. Veredicto: ¡culpable!

En un estudio, adultos inocentes pudieron ser convencidos en el curso de unas pocas horas de que cometieron un crimen con arma en su adolescencia, mostrando que internalizaron la historia que se les dijo, que en verdad era ficticia, revelaron los investigadores en Psychological Science. El hallazgo sugiere que acusados pueden quedar convencidos de que sí cometieron un delito según la forma en que son preguntados.

4. Gansos montan en montaña rusa

¿Cómo hacen los gansos para superar las alturas de los Himalayas? Un estudio aparecido da pistas al revelar que vuelan con el efecto de montaña rusa aprovechando los elevamientos que permiten las montañas, lo que les facilita optimizar el gasto de energía. Por eso vuelan bajo, aprovechan el levantamiento de la montaña y logran alturas de 8.000 metros con menos latidos del corazón y eficiencia metabólica.. El hallazgo se hizo con dispositivos implantados en estas tremendas aves.

5. Clic, así soy yo

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que los computadores conocen mejor la personalidad de uno que los amigos y hasta la propia familia. El estudio se basó con los Me Gusta dados en Facebook. Con solo 10 predecía mejor la personalidad que lo que podía hacer un compañero. Y con 300, mejor que… la propia esposa o pareja.

6. Sube y sube y… glu, glu, glu

El aumento del nivel del mar se sitúa hoy en 3 milímetros por año, más del doble de lo que se tuvo durante casi todo el siglo pasado, reveló una investigación publicada en Nature. Entre las causas están el calentamiento global y la consiguiente expansión térmica de las aguas. El hallazgo se hizo con nueva metodología y fue una sorpresa para los científicos.

7. Planetas perdidos

Nuevos cálculos de astrónomos de la Complutense y Cambridge sugieren que más allá de Plutón habría al menos dos planetas enanos que no han sido descubiertos aún y que responderían dudas sobre la distribución de objetos más allá de la órbita de Neptuno. Aunque el modelo publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society tiene algunas debilidades, reciente hallazgo en lejana estrella posibilita que sea verdad.

8. 11 años perdida

Tras una paciente búsqueda, apareció. La sonda europea Beagle 2 fue transportada por la nave Mars Express y el 19 de diciembre de 2003 se separó para aterrizar en Marte, pero nunca se pudo establecer comunicación, por lo que en febrero de 2004 fue declarada como desaparecida. La nave no está estrellada, está bien, pero muerta. El hallazgo lo hizo otra nave, de la Nasa, Mars Reconnaissance Orbiter. Beagle 2 era del tamaño de una caneca d ella basura. La nave pudo aterrizar, como estaba previsto, el 25 de diciembre de 2003, a solo 5 kilómetros del sitio escogido. El hallazgo fue revelado esta semana.

9. Olfato… magnético

Cuando las tortugas marinas eclosionan, queda marcada la huella magnética única de la playa donde nacieron y a ella regresan en su edad adulta a desovar, sugiere un estudio publicado en Current Biology que podría revelar de manera precisa un misterio aún no aclarado. Se sabía hace tiempo que se guían por el campo magnético de la Tierra, pero ahora se añade el detalle de la firma única del sitio donde nacieron.

10. Un corazón dilatado

Una investigación publicada en Science Translational Medicine detectó mutaciones asociadas con la cardiopatatía dilatada, lo que allana el camino a futuros tratamientos y, interesante, permitirá algún día ver quiénes están en posibilidad de desarrollar esa afección cardíaca. En el trabajo secuenciaron el gen que codifica por la proteína muscular titina en 5.000 personas, lo que ayudó a identificar esas mutaciones.

Las 10 noticias científicas de la semana (15-21)

1. Se los advertimos

En la última primavera una serie de devastadores tornados causaron estragos en Estados Unidos matando 35 personas. Más de 24 horas antes, unos pájaros pequeños, las reinitas alidoradas (Vermivora chrysoptera), volaron lejos, 1.500 kilómetros en 5 días, para alejarse de la tormenta que venía. Sí: sabían que venía y se fueron. El descubrimiento, realizado por accidente, fue publicado en Current Biology. Se fueron casi al tiempo mientras los meteorólogos anunciaban que las tormentas venían. ¿Tienen sensores? Investigadores creen que podrían escuchar el infrasonido que emiten los tornados. La foto es de Henry Streby y Gunnar Kramer.

2. Más viejos y más sanos

Por todo el planeta la gente está viviendo más que hace solo dos décadas mientras las tasas de muerte por enfermedades cardiovasculares e infecciosas se reduce, reveló un estudio en The Lancet. La expectativa global de vida para ambos sexos se incrementó de 65,3 años en 1990 a 71,5 en 2013, con mayores ganancias de las mujeres: 6,6 años frente a 5,8 para los hombres. Esto sugiere que a 2030 la expectativa de vida será 85,3 años para ellas y 78,1 para ellos. La enfermedad isquémica del corazón es la principal causa de muerte, seguida de los derrames.

3. Abrázame despacio y fuerte

Un estudio publicado en Psychological Science sugiere que los abrazos sirven para proteger del estrés y las infecciones. Los investigadores de Carnegie Mellon University demostraron así que el apoyo social fortalece las personas expuestas al virus de la gripe. Aquellos agripados que recibieron más abrazos tuvieron síntomas más benignos. También las personas con conflictos que eran abrazadas sentían menos estrés.

4. Señales marcianas

El robot Curiosity que recorre una región de Marte detectó un incremento de 10 veces en el metano del ambiente, originado por una fuente no conocida y que para algunos reabre la posibilidad de que hubiese habido vida o aún exista, algo poco probable dado el medio hostil del planeta rojo. El robot, al perforar la roca Cumberland y analizarla, encontró residuos de moléculas orgánicas. El estudio apareció en Science.

5. Tsunami espacial

La nave Voyager 1, lanzado en 1977, el aparato humano que más lejos ha llegado encontrándose hoy en el medio interestelar, está experimentando algo no pensado. Siempre se ha creído que el medio en el que navega es suave, tranquilo como una piscina, pero qué sorpresa: la nave detecta ondas de choque continuas reveló la Nasa. Un tsunami espacial provocado por las explosiones solares al encontrarse con el plasma del espacio interestelar.

6. Los perros van mal en matemáticas

Los perros no son buenos para contar. Esa cualidad, indispensable para muchos animales con el fin de evaluar si se enfrenten a un grupo rival, parece perdida. Un estudio publicado en Frontiers in Psychology muestra que se desempeñan mejor los lobos. La domesticación, dicen los investigadores, pudo afectar esa capacidad de la representación mental de las cantidades.

7. El poder de la mente

Les Baugh perdió sus dos brazos, desde el hombro, hace 40 años. Bueno, este hombre, gracias al trabajo del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad John Hopkins se convirtió en el primer amputado de ese tipo en usar y controlar simultáneamente dos brazos prostéticos, pero no solo eso: movió el sistema con solo pensarlo, realizando varias tareas. El anuncio lo hizo la universidad y muestra lo que ganarán en unos años personas con movimiento limitado.

8. Hombres en… embarazo

Cuando los hombres tienen un hijo, su nivel hormonal cambia. Un nuevo estudio en el American Journal of Human Biology revela que esos cambios se dan incluso antes de que nazca el bebé, unos cambios que podrían tener implicaciones para la conducta paterna. Se encontró que los hombres producen menos testosterona y estradiol. También podría deberse a cuestiones de la edad, revelaron los investigadores. Más estudios se necesitarán para conocer a qué se debe ese cambio.

9. Malo también sirve

Hace más de un año el telescopio espacial Kepler, cazador de planetas extrasolares, se averió. Se dijo que no podía volver a detectarlos pues requería mucha precisión y el daño lo impedía. Tras un reacomodo, se acaba de revelar que sigue trabajando: halló un nuevo exoplaneta, HIP 116454b, que tiene 2,5 veces el diámetro de la Tierra y su año solo dura 9 días de los nuestros, por lo que al estar tan cerca de su estrella sería un mundo muy caliente e inhóspito para la vida. El reporte lo hizo la Nasa.

10. La grasa que respiramos

Parece simple: ¿a dónde va la grasa de nuestro cuerpo cuando adelgazamos? No se quema como energía, tampoco como calor. No. Esa grasa sale… por el aire que respiramos, según un estudio publicado en el BMJ, un hallazgo que tiene implicaciones para el funcionamiento de nuestro metabolismo y también para los gases que van a la atmósfera: el dióxido de carbono que almacenan alimentos vegetales es liberado cuando enflaquecemos y respiramos esa grasa.

Nota: Al mermar la actividad científica, interrumpimos el resumen semanal por las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Reanudaremos el 18 de enero. Mil gracias a todos los que han segudio este resumen. Lo mejor para el año que viene.

Los genes también tocan guitarra

Si es un pésimo músico, no se preocupe: tal vez no sea su falta de interés, son sus genes.

Científicos compararon gemelos y encontraron que sin importar cuánto uno de ellos se esfuerce toda su vida, el otro que practica menos también tiene una capacidad en ciertas habilidades musicales.

Podría ser, explicaron los autores del estudio publicado en Psychological Science, que algunos aspectos del talento musical están en los genes.

“La idea de que un régimen de práctica impuesto conducirá a una experticia parece errada”, dijo la investigadora Miriam Mosey, neurocientífica del Instituto Karolinska en Suecia. “Pero la capacidad innata no debería ser vista tampoco de modo determinista, pues la práctica casi siempre conduce a una mejora en la capacidad (pero no necesariamente alto nivel de experticia)”, expresó a LiveScience.

Mosey y colegas analizaron el ADN de 1,211 pares de gemelos adultos que comparten casi 100% de sus genes y 1.358 mellizos que comparten un promedio del 50% de sus genes. Aquellos que tocaban algún instrumento musical o cantaban expresaron por cuántos años habían practicado y cuántas horas a la semana en distintas épocas de su vida.

Luego examinaron las capacidades musicales de los participantes para ver si la práctica tenía algún efecto en la habilidad. Mosey miró si podían detectar diferentes tonos, diferentes melodías y distintos ritmos.

Al comparar los niveles de práctica en la vida con las capacidades musicales en gemelos, no halló una relación entre la cantidad de tiempo y su medida de la capacidad musical.

Dos gemelos podían tener un nivel igual de capacidad, sin importar cuánto hubiera practicado uno en comparación con el otro. En un caso, uno practicó 20.228 horas más que su gemelo, pero tenía la misma habilidad musical que el otro.

La genética, concluyeron, o tal vez otros factores como las influencias medioambientales tienen un rol más importante que la práctica en ciertos aspectos del talento musical como el reconocimiento de los ritmos.

Buena ciencia: mis 10 noticias científicas de la semana (20-26)

1. La planta que hace magia

Animales, muchos. Animales que se camuflen imitando el medio donde viven son comunes, pero ¿plantas? Bueno, eso reportaron investigadores en Current Biology. Boquila trifoliolata, una plante existente en Argentina y Chile, hace que sus hojas adopten la coloración de distintos árboles, una forma de evadir el ataque de herbívoros, un claro ejemplo del raro mimetismo polimórfico que solo había sido observado en mariposas. Cuando la rama alcanza la rama de otro árbol las hojas no solo pueden cambiar de color sino su forma, tamaño y orientación. Asimismo, la rama cambia sus patrones para parecerse al follaje alrededor.

2. Qué vecina tan fría

A solo 7,2 años luz el programa Wise de la Nasa acaba de encontrar una tenue enana marrón, tan fría como el Polo Norte. Las enanas marrones son cuerpos mayores que Júpiter pero no tienen la masa suficiente para desencadenar reacciones atómicas. El nuevo cuerpo, denominado Wise J085510.83-071442.5 tiene una temperatura entre -48 y -13 grados centígrados. La marca la tenía una enana con temperatura igual a la de un cuarto. El hallazgo sugiere que pese a tantos años de mirar el cielo no se conocen todos los vecinos. El año pasado se encontró un par de enanas marrón más cercanas, a unos 6 años luz.

3. Mujeres, música y sexo

Un estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B sugiere que las mujeres pueden adquirir beneficios genéticos para su descendencia seleccionando como compañeros sexuales músicos capaces de componer canciones más complejas. En el estudio se sugiere que la selección sexual jugó un papel en la evolución de la música. De hecho, muchos músicos admiten haber cogido un instrumento para buscar chicas. Así, mientras más compleja una canción, más chances de conquistar una mujer.

4. Escriben la historia del cromosoma Y

Hombre u mujer, macho o hembra. Sí, la diferencia entre sexos depende de un solo elemento en el genoma: el cromosoma Y, que solo portan los machos. Una investigación presentada esta semana en Nature reveló que los primeros genes determinantes del sexo, el cromosoma Y, aparecieron en los mamíferos hace 180 millones de años. No siempre existió. Y tras su aparición ha estado acortándose. Hoy solo posee unos 20 genes.

5. El espacio-tiempo sería un fluido

¿Y si el espacio-tiempo es… un fluido? La Teoría de la Relatividad sería entonces análoga a la hidrodinámica de fluidos. ¿Loco? Eso acaban de sugerir físicos teóricos que tratan de conciliar la gravedad y la mecánica cuántica. Los modelos corridos indican que el espacio-tiempo a la escala de Planck (10^-33) no es continuo como sostiene la física clásica sino de naturaleza discreta, tal como los sólidos y líquidos con los que estamos en contacto todos los días que pueden ser vistos como hechos de átomos y moléculas cuando se observan con suficiente resolución. Una estructura de esta clase implica, a energías altas, violaciones de la Relatividad Especial de Einstein. En ese marco, sugieren, el espacio-tiempo debería ser tratado como un fluido.

6. El viaje comenzó antes

Los humanos modernos se habrían diseminado por Asia y Europa en varios movimientos migratorios. Así, los primeros ancestros de las personas no africanas probablemente siguieron una ruta al sur de la península Arábiga hace unos 130.000 años. El estudio fue publicado en Procedings of the National Academy of Sciences. La evidencia y los análisis genéticos sugieren una dispersión múltiple según la investigadora Katerina Harvati de la Universidad de Tübingen.

7. A dormir se dijo

La mosca tsé-tsé es una peste en África afectando a decenas de miles de personas: transmite la enfermedad del sueño, que puede ser fatal. Las armas son algunos insecticidas o evitar el contacto. Científicos anunciaron que tras un esfuerzo de 10 años secuenciaron el genoma de la especie Glossina morsitans y encontraron puntos interesantes que podrían derivar en nuevas armas para atacar el letal mosquito. El reporte fue publicado en Science, seguido de otros artículos en Plos Neglected Tropical Diseases.

8. Use el lápiz para recordar las notas

Tomar notas a mano y no en el portátil o el computador personal ayuda a una mejor recordación, sugiere un estudio publicado en Psychological Science. Y así el portátil sea bien usado (por ejemplo estudiantes en clase) puede afectar el rendimiento académico. En varios estudios con estudiantes comparando los distintos métodos, se encontró que al escribir las notas a mano se gana más en recordación.

9. Para oírte mejor

Aunque los implantes cocleares son asunto viejo, no se habían podido mejorar. Pero ahora en combinación con una terapia genética la situación es diferente. O será. Científicos en presentaron en Science Translational Medicine un avance significativo para que las personas escuchen mejor: junto al implante se entrega un gen que permite la regeneración del nervio auditivo, logrando que crezca y subsane la brecha existente hasta el implante. El desarrollo se hizo en conejillos de indias.

10. Los pájaros de Chernobyl

Un estudio publicado en Functional Ecology presentó las primeras evidencias de que aves en los alrededores de Chernobyl, donde se presentó el gran desastre nuclear en 1986, se han adaptado a la radiación ionizante, revelando que los pájaros que tienen más feomelanina, un pigmento en sus plumas, son los que menos se adaptan a la radiación. El estudio se basó en 152 aves de 16 especies en 8 sitios dentro y cerca d ella zona de exclusión de Chernobyl.

El cerebro ve lo que uno no ve

El cerebro ve lo que no vemos. ¿Será por eso que tenemos la sensación de haber visto algo sin tener la seguridad?

Un estudio publicado en Psychological Science mostró que el cerebro procesa señales visuales hasta el nivel de entender su significado aún si nunca conscientemente percibimos tales señales.

La investigación adelantada por Jay Sanguinetti, de la Universidad de Arizona, desafía modelos actuales acerca de cómo el cerebro procesa la información visual.

Sanguinetti mostró a los participantes en el estudio una serie de de siluetas negras, algunas de ellas con objetos reconocibles ocultos en los espacios en blanco en los lados.

Con el profesor John Allen, monitorearon las ondas cerebrales de las personas con un electroencefalograma mientras veían los objetos.

“Hay una marca cerebral del procesamiento de significados”, dijo Sanguinetti. Los electros de los participantes mostraron esa marca, un pico en las ondas cerebrales oscilatorias que se da unos 400 milisegundos luego de que la imagen se ha mostrado.

Los participantes no vieron las formas en la zona externa, sin embargo la señal cerebral nos dice que procesaron el significado de esas figuras, según Mary Peterson, tutora de Sanguinetti. “Pero el cerebro el cerebro las rechaza como interpretaciones y si rechaza las figuras de la percepción consciente, entonces usted no se enterará de ellas”.

Las ondas cerebrales no aparecieron en las personas cuando veían siluetas novedosas, sin imágenes de objetos reales.

Los hallazgos llevan a preguntarse porqué el cerebro procesa el significado de formas cuando al final la persona no va a percibirlas.

Varios teóricos asumen que como al cerebro le demanda mucha energía el procesamiento, el cerebro solo gastará tiempo procesando lo que uno va a percibir, pero en verdad el cerebro decide lo que usted va a percibir, procesa toda la información y determina cuál es la mejor interpretación.

Esta es una ventana a lo que el cerebro hace todo el tiempo, dijo Peterson. “siempre está examinando una variedad de posibilidades y buscando la mejor interpretación de lo que está afuera. Y la mejor interpretación puede variar con la situación”.

El estudio de Sanguinetti indica por último que cuando caminamos por una calle nuestros perciben y nuestro cerebro reconoce objetos de significancia, aunque puede que nunca estemos enterados conscientemente de ellos.

Mis 10 noticias científicas de la semana (18-24)

1. Disminuyan velocidad, por favor

No conducen auto pero saben que hay un límite de velocidad. Cuando los autos se acercan por la carretera, algunos pájaros parecen despreocupados hasta que de repente alzan vuelo. La distancia a la que vuelan depende del límite local de velocidad, reveló un sorprendente estudio en Biology letters. A más alto límite, los pájaros vuelan más rápido, lo que sugiere que han aprendido a responder a la velocidad con la que se puede transitar en el sector. Podría ser que alzan vuelo dependiendo de ese límite para aprovechar al máximo la ingestión de comida.

2. Corazón, no me mates

Tras un ataque cardíaco las células musculares dentro de la región afectada mueren y forman una cicatriz. Una vez muere el músculo, no puede ser recuperado, lo que para la persona significa que vivirá el resto de su vida con una falla cardíaca y con un corazón que no puede latir con toda su capacidad. Limitando algunas veces actividades como el ejercicio. Científicos de los Institutos Gladstone revelaron que ese daño no tiene que ser permanente: encontraron una manera de transformar las células de ese tejido cicatrizado en otras que semejan mucho células de un corazón que late. El año pasado lo habían logrado en células de ratón y ahora con células humanas en laboratorio.

3. Libres de toda atadura

De cuando en cuando astrónomos observan planetas errantes, expulsados de su residencia por fuerzas estelares. Ahora, un grupo indicó que no necesariamente es así, sino que esos planetas pudieron nacer en lugares onde no hay estrellas gracias a la existencia de nubes frías interestelares. La teoría aceptada dice que los planetas se forman por acreción a partir del disco de polvo y gas tras la formación de las estrellas. El estudio fue hecho observando la nebulosa de Roseta a 4.600 años luz, donde hay más de 100 nubes en las que podrían formarse. El estudio fue publicado en Astronomy & Astrophysics.

4. Les cayó del cielo

Del cielo sí cae maná. Algunas artesanías de oro del antiguo Egipto que están en el Museo Petrie de la Universidad College de Londres no fueron elaboradas a partir de hierro de una mina sino que¡cayeron del espacio! Científicos establecieron que las piezas fueron elaboradas hace 5.000 años con el mineral caído en un meteorito, lo que de paso evidencia el dominio de la fundición en aquellos tiempos, pues se elaboraron piezas para un collar. El estudio fue publicado en el Journal of Archaelogical Science.

5. Tú eres un suicida en potencia

En un estudio más que sorprendente, científicos revelaron en Molecular Psychiatry el descubrimiento de biomarcadores en la sangre relacionados con el suicidio, lo que podría aportar pistas sobre los mecanismos biológicos detrás del pensamiento y la conducta suicida y ayudar a identificar aquellos en riesgo. Los resultados, sin embargo, se basan en una muestra pequeña de personas con esquizofrenia o desorden bipolar, por lo que hace falta ver si se relacionan con otros estados mentales.

6. No estaba muerto, solo dormía

La Nasa decidió activar el satélite Wise, que durante dos años había explorado los misterios del universo proporcionando detalles no vistos hasta entonces. En 2011 fue apagado y enviado al ostracismo, pero ahora el telescopio de infrarrojos de 40 centímetros será encendido para otra misión: encontrar asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra. En sus días finales, en 2010, había dedicado el tiempo a descubrir asteroides y cometas en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. La nueva vida de Wise irá hasta 2017 según la Nasa.

7. Mamá nos envejece

A medida que crecemos nuestras células cambian y se dañan. Científicos de los Institutos Karolinska y el Max Planck demuestran que el envejecimiento no solo es causado por la acumulación de cambios durante nuestra vida, sino por los genes que adquirimos de nuestra madre. El estudio aparece publicado en Nature. Uno de ellos cambios más importantes del proceso de envejecimiento ocurre en la mitocondria en las células, que contiene su propio ADN y que cambia más que el ADN del núcleo, lo que tiene un mayor impacto en el envejecimiento. El ADN mitocondrial lo recibimos de la madre.

8. Se nos derrite el piso

Como ha ocurrido en los últimos 10 años, el hielo del Ártico sigue mostrando niveles bajos al llegar el verano. Nueva medición del 21 de agosto reveló que hoy está en 5,83 millones de kilómetros cuadrados, que aunque no es la cifra más baja tenida en 2012 (4,3 millones de kilómetros cuadrados) sí es mucho menor al máximo tenido en 1996 cuando se midieron 8,2 millones de kilómetros cuadrados para la misma fecha, reveló la Nasa. La preocupación es seria: cada año la extensión mínima se reduce, lo que indica que no alcanza a recuperarse lo suficiente durante el invierno.

9. La noche más brillante

Gracias a un nuevo tipo de cámara astrónomos de La Universidad de Arizona y los Observatorios Arcetri en Florencia y Carnegie lograron tomar las mejores imágenes del cielo nocturno jamás logradas hasta ahora desde la superficie terrestre. El sistema de óptica adaptativa MagAO permitió captar imágenes definidas de la nebulosa de Orión y de dos sistemas binarios de difícil resolución: Teta Ori C y Teta 1 Ori C. Con el desarrollo se resuelven objetos de solo 0,02 arcsegundos, el equivalente a una moneda de 100 pesos vista a más de 160 kilómetros de distancia.

10. Una derrota muy grasosa

Un estudio publicado en Psychological Science reveló que cuando su equipo pierde, los seguidores son más datos a comer alimentos con más grasa saturada y azúcar. Cuando gana, comen más sano. La situación sería peor para aquellos seguidores de equipos con mal rendimiento, por lo que deberían tener conciencia y contrarrestar la ingestión nociva. Cuando el equipo pierde de manera inesperada, por estrecho margen o cuando el rival no es más fuerte, se come peor.

Cuando pierde su equipo, el hincha come peor

¿Sabe por qué está con sobrepeso? Una explicación posible podría estar en su equipo de fútbol. Y si este pierde con mayor frecuencia, peor.

Sí, al lunes siguiente al partido de fútbol, los aficionados al equipo perdedor parecen ingerir más grasa y azúcar, mientras los fanáticos del ganador optan por alimentos más sanos según un estudio publicado en Psychological Science, journal de la Association for Psychological Science.

“Aunque algunos estudios han demostrado que los resultados deportivos influyen en la conducción arriesgada de autos, ataques al corazón e incluso violencia doméstica, no se había examinado la influencia sobre la alimentación”, en palabras de Yann Cornil, del Iinsead Business School y cabeza de la investigación.

Al comparar los resultados de dos temporadas de los juegos de la NFL con el consumo de alimentos en dos docenas de ciudades, Cornil y Pierre Chandon determinaron las cantidades y tipos de alimentos consumidos luego de los triunfos y las derrotas.

“Los datos nos permitieron mirar las ciudades con equipos de la NFL o con un equipo que no jugó determinado día, teniendo dos muestras de control”, dijeron.

En general, encontraron que la gente en ciudades con un equipo perdedor comían 16% más grasa saturada en comparación con el consumo un lunes normal. Las personas en ciudades con un equipo ganador ingerían 9% menos grasa saturada en comparación con su consumo habitual.

Las tendencias se mantenían incluso cuando las personas no aficionadas eran incluidas en la muestra y eran más notables cuando el juego había sido muy bueno. “La gente come mejor cuando su equipo gana y peor cuando pierde, especialmente si pierde de manera inesperada, por margen estrecho o contra un equipo de calidad similar”, indicaron Cornil y Chandon.

Para los investigadores, una explicación posible sería que cuando su equipo favorito pierde, la gente siente amenazada su identidad y es más probable que acuda a comer como mecanismo de defensa. Ganar, de otro lado, hace que las personas reciban un refuerzo a su autocontrol.

Ese autocontrol debería establecerse para casos en los que, desafortunadamente, el equipo es un perdedor habitual.

La tristeza puede afectar el bolsillo

La impaciencia que acompaña usualmente a la tristeza puede hacerle pasar malos momentos a su billetera. Sí: la tristeza cuesta.

Una investigación de los sicólogos Jennifer Lerner del Harvard Kennedy School of Government and colegas Yi Le y Elke U. Weber de Columbia University explora cómo se puede producir una gran afectación monetaria.

El estudio fue publicado en Psychological Science.

Los autores encontraron que los sujetos a los que se les asignó al azar ver un video que inducía tristeza exhibían impaciencia y miopía, que se manifiestan en decisiones financieras que generan grandes dividendos en el corto plazo, pero menos ganancias en un plazo mayor.

Así, las personas tristes ganaban mucho menos dinero que aquellos en una condición neutra. Presentaron una condición en la que los tomadores de decisiones quieren una gratificación inmediata e ignoran mayores ganancias relacionadas con esperar más.

“En los experimentos, los participantes tristes promedio avaluaban futuras recompensas un 13 a 34% menos que los neutros. Las diferencias se veían incluso cuando había dinero real en juego”, dijeron los autores.

Estos resultados sugieren que una persona triste no es buena consejera cuando se trata de decisiones financieras, agregaron.

“Por el contrario, en comparación con una emoción neutra, la tristeza –y no cualquier emoción negativa- torna la gente más miope y por tanto ignoran mayores ganancias en el futuro en pro de una gratificación al instante”.

Lo hallado tendría implicaciones en políticas públicas en áreas como la planeación y las regulaciones de las tarjetas de crédito.

Los genes nos hacen amables

Soy bueno porque… mis genes lo dictan así. En parte es verdad.

Lo que hace que algunas personas donen sangre, ofrezcan un pastel al vecino mientras que otras tratan de mentir sobre sus impuestos se debe en parte a los genes de acuerdo con un estudio en Psychological Science.

Se cree que las hormonas oxitocina y vasopresina afectan cómo las personas se comportan con otras. Pruebas de laboratorio, por ejemplo, han determinado que las personas actúan más amistosas en juegos económicos luego de haber inhalado oxitocina

“Intentamos llevar esto a como es en el mundo real”, indicó Michael Poulin, de University at Buffalo. Con Anneke Buffone de University en Buffalo y E. Alison Holman, University of California, Irvine realizó un estudio sobre el tema.

En vez de rociar oxitocina en la nariz, se valieron de la biología de las hormonas. Estas funcionan uniéndose a receptores en nuestras células, receptores que vienen en varias formas. El de la oxitocina viene en dos versiones. El de la vasopresina tiene más.

La gente en el estudio respondió una encuesta en internet con preguntas sobre obligaciones cívicas como denunciar un crimen o no, pagar impuestos, cómo veían el mundo, las actividades de caridad en las que participaban, etc. A 711 personas se les analizó el ADN a partir de saliva para saber cuál de los receptores de esas hormonas poseían.

Quienes pensaban que el mundo es un lugar amenazante eran menos dados a ayudar a otros a menos que tuvieran versiones de los receptores asociados por lo general con la amabilidad. Estas versiones permiten sobreponerse a los sentimientos de amenaza y ayudar a otros.

No se halló una conexión directa entre los genes y las actitudes sociales o caritativas “lo que no es sorprendente”, dijo Poulin. La mayoría de las conexiones entre el ADN y la conducta social son más complicadas.

“¿Qué hace que usted piense que su vecino es generoso, agradable, mientras que de otro que es egoísta, tacaño?” El ADN de los vecinos puede ayudar a explicar porqué uno es más agradable que el otro.

Para los investigadores no es que hayan encontrado el gen de la persona amable, sino uno que contribuye a eso.

Escribir sobre valores personales ayudaría a bajar peso

Perder peso no parecería ser solo asunto de ejercicio. No. Un estudio aparecido en Psychological Science reveló que las mujeres que escribieron sus valores más importantes, como relaciones, música o religión, perdieron más peso en los meses siguientes que quienes no se tomaron ese trabajo.

“Necesitamos la necesidad de sentirnos íntegros”, explica Christine Logel, de la Universidad de Waterloo, quien participó en el estudio junto a Geoffrey L. Cohen de Stanford University.

Cuando amenaza el sentimiento de que uno es una persona buena, como perder un examen o pelear con un amigo “podemos mantener esa auto-integridad recordándonos a nosotros mismos cuánto amamos nuestros hijos, por ejemplo”.

Para su estudio, los científicos reclutaron 45 mujeres universitarias con índice de masa corporal de 23 o más. De 18,5 a 24,9 se considera normal; un 58% de las mujeres son obesas o con sobrepeso.

Cada una fue pesada y se le entregó una lsita de valores importantes, como creatividad, política, música y relaciones con amigos y familiares. Cada una los clasificó según la importancia que tenían para ella. A la mitad se le dijo luego que escribiera en 15 minutos sobre el valor que consideraba más importante. A la otra mitad se le dijo que escribiera sobre porqué un valor en su lista clasificado bajo podía ser importante para alguien más.

Las mujeres volvieron al mes y a los 4 meses para ser pesadas. Aquellas que escribieron sobre el valor más importante, perdieron en promedio 3,41 libras, mientras que las del grupo de control habían ganado en promedio 2,76 libras, un patrón de ganancia de peso común en universitarios.

“Cómo nos sentimos con nosotros mismos puede tener un gran efecto”, expresa Logel. Quizás cuando esas mujeres llegaron a casa y pensaron sobre el valor importante que sobre el que escribieron, comieron menos para sentirse mejor. Al día siguiente pudo ser igual.

Distintos estudios, según un boletín de prensa referente a la investigación, pueden tener un gran efecto sobre situaciones donde la gente siente una amenaza a su integridad.

No se sabe si lo hallado podría ser válido para cualquier persona, dijeron los investigadores.