Mover el cuerpo ayuda a solucionar problemas

Si quiere remediar un problema tenga en cuenta su cuerpo. Obvio, el cerebro, pero también sus ademanes y todo lo demás.

La conexión cerebro-cuerpo no es de una sola vía y así lo confirma un estudio desde la psicología cognoscitiva. “Ser capaz de usar el cuerpo en la solución de los problemas, altera la manera como los resuelve”, explicó Martha Alibali, profesora de la Universidad de Wisconsin.

“Los movimientos del cuerpo son una de las formas en las que desarrollamos procesos cognitivos”.

Estas son conclusiones de un estudio publicado en Psychological Science reforzadas por otra muy clara: cuando de solucionar problemas que tienen que ver con movimiento y espacio, la incapacidad de mover el cuerpo nos obliga a otras estrategias, que pueden ser más eficientes.

El estudio involucró dos experimentos. El primero con 85 estudiantes no graduados, a la mitad de los cuales se les impidió el movimiento de manos, mientras que a los otros no se les permitió mover sus pies, todos amarrados con tiras de velcro.

Del otro lado de una pantalla opaca, se les preguntaba acerca de problemas con palancas. Debían responder en voz alta y se les grababa en video.

A quienes se les permitió hacer gestos lo hicieron y fue común que emplearan también estrategias motrices perceptuales. Quienes tuvieron sus manos amarradas e incluso quienes escogieron no hacer gestos, usaron estrategias abstractas y matemáticas con mayor frecuencia sin referencia a los procesos motrices-perceptuales.

En un segundo experimento, 111 adultos hicieron lo mismo en silencio y fueron grabados y sus estrategias descritas luego. Los resultados fueron idénticos.

Los hallazgos conducen a preguntas más profundas sobre la relación de mente y cuerpo y su relación con el espacio, dijo Alibali. “Como pensantes, utilizamos metáforas visuales-espaciales todo el tiempo para solucionar problemas y conceptualizar cosas aún en los dominios que no parecen físicos.

Sumar es ‘arriba’, restar ‘abajo’. Un buen genio es ‘alto’ y uno malo es ‘bajo’. Una estructura metafórica de nuestro paisaje conceptual.

Un pollo para curar las penas del alma

Papas fritas, hamburguesa o qué tal una buena carne o unos espaguetis. Todos ellos, en su momento, son alivio para el alma, así no sean siempre lo mejor para las arterias.

La comida ayuda al corazón a lidiar con las emociones, según se desprende de un estudio publicado en Psychological Science, centrado en cómo la alimentación confort, como la llaman, hace sentir a la gente.

Jorgan Troisi de la Universidad de Buffalo y Shira Gabriel veían cómo cosas no humanas hacían sentir a las personas vinculadas. Por ejemplo, las personas pueden combatir la soledad mediante una película de televisión, estableciendo lazos virtuales con un cantante o un personaje o simplemente mirando fotos de las personas cercanas y las amistades.

Los investigadores se preguntaban si la comida tenía el mismo efecto haciendo que las personas pensaran de los seres queridos y cercanos.

En un experimento con dos grupos, quienes escribían acerca de una discusión con una persona cercana los hacía sentir solitarios. Pero aquellos generalmente seguros en sus relaciones salían de la soledad escribiendo acerca de la comida confort. “Son alimentos asociados consistentemente con aquellos cercanos a nosotros”, dijo Troisi. “Pensar sobre ellas o consumirlas sirve como un recordatorio de los demás.

En otro experimento, tomar una sopa de pollo en el laboratorio hizo que las personas pensaran más sobre sus relaciones, pero sólo si consideraban esa sopa como una comida confort.

“A través de la vida diaria de cada uno se experimenta estrés, a menudo asociado con nuestras conexiones con otros. La comida confort puede servir como una manera fácil de remediar el sentimiento de soledad”.

Los humanos, parece, pueden encontrar una variedad de maneras de estar conectados con los demás.

Las mujeres agreden de otra manera

No son pocos los estudios que en psicología muestran a los hombres como más agresivos, física y verbalmente, que las mujeres.

Pero un nuevo estudio sugiere que ellas no son menos que los hombres. Lo que sucede es que pueden estar utilizando una estrategia diferente dice el informe publicado en Psychological Science.

Las mujeres usan formas más indirectas de agresión, tal como la exclusión social.

Para ver cómo hombres y mujeres responden cuando se enfrentan a una amenaza social, Joyce F. Benenson, del Emmanuel College y Harvard University, con otros colegas, pidieron a voluntarios jugar un juego contra dos hipotéticos compañeros en los cuales acumulaban puntos por dinero. Tenían la opción de jugar solos o formar alianza con uno de los oponentes, o cooperar tanto con los dos oponentes (en esta estrategia evitarían la competencia, pero dividían ganancias entre los tres.)

Durante el juego, dice un informe de prensa, algunos voluntarios fueron confrontados con la posibilidad de exclusión social. Cuando elegían jugar solos, se les decía que corrían el riesgo de ser excluidos por los otros dos. La opción de la alianza incluía una condición: si usted y su compañero ganan, el tercer jugador será excluido y no ganará puntos.

Cuando los voluntarios recibían las instrucciones sin las relacionadas con la exclusión social, no hubo diferencia entre los voluntarios hombres y mujeres en el número de veces que escogían formar alianza con otro jugador. Pero cuando se les entregó la instrucción sobre la exclusión, las mujeres elegían la alianza mucho más que los hombres.

“Como una estrategia primaria para combatir cualquier amenaza social, ellas pueden intentar formar una alianza excluyente, mientras que ellos pueden buscar dominar unilateral y directamente a su oponente”, dijeron los autores.

Las mujeres pueden ser más sensibles que los hombres a la exclusión social y cuando se sienten amenazadas por la posibilidad de ser dejadas afuera, la primera respuesta puede ser excluir socialmente una tercera persona.

Prevenir esa exclusión parece ser una estrategia valiosa para las mujeres porque les permite proteger sus relaciones manteniendo a raya a un extraño.

Para Benenson esto puede requerir una reevaluación de las diferencias de sexo en cuanto a competencia.

“Los mundos del mismo sexo de chicos y chicas, hombres y mujeres difieren entonces en que ellas se preocupan de apartar a otros, mientras que los hombres de no ser vencidos”.

Cuidado con ellas…

No le diga que la quiere… intríguela

Crea la duda y vencerás. Esa parece ser la consigna cuando de amor se trata.

Una mujer resulta más atraída hacia un hombre sobre el cual no está segura de que la quiere, reveló un estudio en Psychological Science.

Al mismo tiempo, muchos estudios científicos han encontrado que a una persona A le gusta una persona B tanto como ella cree que le gusta a B. “si queremos saber cuánto le gusta Bob a Sara, un buen indicio es saber cuánto ella cree que le gusta a Bob”, explican Erin Whitchurch y Timothy Wilson, de la Universidad de Virginia, y Daniel Gilbert, de Harvard, autores del estudio.

Pero ¿si Sara no sabe cuánto le gusta a Bob? Esto puede llevarla a pensar mucho tiempo sobre él, pensando qué siente él, y lo puede encontrar más atractivo mientras más piensa en él.

En el estudio participaron 47 mujeres.

Tal como otro estudio ha encontrado, las mujeres que creían que un hombre les gustaba mucho se sentían más atraídas hacia él que aquellas que sólo pensaban que les gustaba algo. Sin embargo, las mujeres que hallaban más atractivo un hombre eran aquellas que no sabían si le gustan a él también.

Por eso, aconsejan los investigadores: “cuando dos personas se conozcan, puede ser cierto el consejo popular: no le diga cuánto le gusta la otra persona”. Algo de incertidumbre podrá mantenerlo atado.

¿Funcionará?

El dinero impide leer las emociones

No todo lo compra el dinero. Las personas de clase alta tienen más oportunidades educativas, mayor seguridad financiera y mejores perspectivas laborales que aquellos de las clases sociales menos adineradas, pero eso no significa que sean más capaces que todos.

Un nuevo estudio publicado en Psychological Science, un journal de la Association pof Psychological Science, encontró para sorpresa, que las personas de clase más baja son mejores leyendo las emociones de los demás.

Los observadores detectaron que para las personas de baja posición económica el éxito depende más de cuánto puedan confiar en los demás. Por ejemplo, si no pude pagarse servicios de apoyo, como el cuidado de sus niños, se tiene que confiar en los vecinos o parientes para atenderlos mientras usted anda por fuera, explicó Michael W. Graus, de la Universidad de California en San Francisco, quien escribió el estudio con Stéphane Còté de la Universidad de Toronto y Dacher Keltner, de la de California en Berkeley.

En el experimento, estudiantes divididos por su estado económico debían presentar un test de percepción de emociones, en los cuales miraban fotos de rostros e indicar cuál emoción reflejaban en sus rostros. Los de ingresos altos mostraron desempeño más bajo.

En otra prueba, los que se consideraban a sí mismos de clase alta, leían con menos exactitud la emoción de un extraño durante una entrevista grupal de trabajo.

Quizás esa falta de percepción de las emociones ajenas en personas de clases altas económicamente, se deba a que pueden resolver sus problemas sin tener que depender o apoyarse en otros, especularon los científicos.

¿Será igual en nuestro medio?

El pingüino no era como lo pintan

Olvídese. No siempre lo que fue seguirá siendo. Y lo que es, quizás dejará de serlo al evocar el pasado.

¿En qué piensa cuando le mencionan un pingüino? En ese gracioso animal que camina como tambaleándose, vestido con un elegante frac de blanco y negro.

El pingüino no era así. No al menos hace 36 millones de años. En ese entonces tenía el doble del tamaño del, pongamos un ejemplo, el pingüino emperador. Y nada de blanco y negro. Sus plumas eran como granate y grises.

Esto se desprende de un fósil encontrado en Perú, ancestro de los pingüinos, el Inkayacu paracasensis, que medía como 1,5 metros.

“Antes de este fósil, no existía evidencia de las plumas, colores y sus patas. Teníamos preguntas y esta es una manera de comenzar a responderlas”, expresó Julia Clarke, paleontóloga de The University of Texas en Austin en la Jackson School of Geosciences y cabeza de un artículo que apareció hoy viernes en la revista Science.

El fósil revela que la forma de las plumas y aletas que han hecho de estos simpáticos animales unos expertos nadadores, evolucionaron muy temprano, mientras el color de los actuales es de reciente adquisición.

Las plumas están modificadas en su forma, densamente empaquetadas y dispuestas una encima de la otra.

Los científicos hallaron que los melanosomas (orgánulos que contienen melanina, el pigmento absorbente de la luz en los animales) eran más parecidos a las de otras aves, permitiéndoles deducir la coloración de aquellos antiguos habitantes del planeta.

Determinar el color de los animales extinguidos ayuda a conocer su ecología y conducta, expresó Jacob Vinther, de Yale University, co autor.

Este fósil fue descubierto por el estudiante peruano Ali Altamirano en la Reserva Nacional de Paracas.

Dibujo cortesía The University of Texas At Austin

Mírame fijamente a los ojos

Mira, esa chica de allí me está mirando. Uhmm, tan atractiva. La rapidez con la cual uno puede juzgar si otra persona del sexo opuesto lo está mirando depende de cuán masculino o femenina luzca, según un nuevo estudio. Quizás, especulan los científicos, puede ser una ventaja evolutiva advertir pronto que alguien sexualmente atractivo nos mira.
Julie Main, Lisa DeBruine y Lisa Welling de la Universidad de Aberdeen y Anthony Little de Stirling University, diseñaron un experimento para ver si el grado de masculinidad o feminidad de un rostro afectaba la rapidez con la alguien podía mirar fijamente a otra persona, pues algunos investigadores consideran que cuando se mira a alguien no influye el rostro en general sino que se mira a los ojos u otros rasgos de la cara.
En el experimento, las mujeres clasificaban con mayor rapidez y miraban fijamente un rostro masculino atractivo, mientras que ellos eran más rápidos al enfocar su mirada fijamente hacia una mujer bonita, muy femenina.
El estudio fue publicado en Psychological Science.
Esa habilidad para percibir la gente atractiva con rapidez puede haber sido útil para los ancestros humanos. Otros estudios han demostrado que las mujeres femeninas y los hombres masculinos son las parejas más saludables. Detectar pronto que alguien con esas características lo mira a usted puede ser una ventaja.
¿Me estaba mriando?

No se me acerque, que me contagia. El sólo ver a alguien enfermo es suficiente para hacer que comience a trabajar el sistema inmunológico. según un estudio en el que voluntarios miraban imágenes de personas enfermas.
Es una forma de combatir patógenos, dijo Mark Schaller, de la Universidad de British Columbia, quien condujo la investigación. “Parece probable que sea bueno para el sistema inmunológico responder agresivamente en ocasiones cuando parece que la persona puede entrar en contacto con algo que puede enfermarla”.
Estudios previos habían hallado que cuando alguien mira a una persona enferma, se desencadena una respuesta psicológica, se siente molesto y quiere mantenerse alejado. Los investigadores querían ir un paso más allá y ver si mirar a alguien enfermo activa el sistema inmunológico.
El nuevo estudio de Schaller y colegas fue publicado en Psychological Science.
A voluntarios se les presentaron diapositivas en dos días diferentes, en uno de ellos eran neutras, de muebles, y en el otro de personas con diferentes afecciones. Antes y después de la exposición a cada uno se le tomó una muestra de sangre, comprobándose que en el segundo caso se disparaba la respuesta inmune.

Resumen científico de la semana del 29 al 2 de abril

Lunes: se me creció una mano

Una inquietud que parece loca pero, qué cuerda es. ¿Se ha preguntado cómo, durante su desarrollo, un órgano grita: paren, me detengo, dejo de crecer ya?
¿Por qué su mano es de un tamaño y no más grande que la otra, por ejemplo?
Una proteína descubierta en los ojos de la mosca de las frutas, descubierta por un grupo de investigadores de la universidad John Hopkins, es un paso adelante en el entendimiento de porqué el corazón y otros órganos se ajustan automáticamente a un tamaño, un tema encaminado a encontrar pistas que permitan el control del cáncer.
La proteína, Kibra, está ligada a señales químicas responsables de darle forma y tamaño al crecimiento de los tejidos al coordinar el control de la proliferación de células y de su muerte, según el estudio publicado en Developmental Cell.
Los científicos manipularon el papel de Kibra en una red de señales llamada la secuencia Hippo, consistente en varias proteínas que trabajan juntas. Contrapartes de los componentes del sistema Hippo e encuentran en la mayoría de lo animale, lo que sugiere que esa secuencia puede actuar como un regulador global del control del tamaño de los órganos, dijo Duojia Pan, profesor de Biología Molecular y Genética.
“La gente ha sentido curiosidad acerca de qué hace que un hipopótamo crezca mucho y un rató no”, indicó Pan, “así como nuestras dos manos que se desarrollan independientemente alcanzan el mismo tamaño”.
Los estudios muestran que Kibra regula a Hippo, que mantiene los órganos con su tamaño característico, evitando que el corazón y el hígado, por ejemplo, crezcan como los de un hipopótamo.
Kibra debe su nombre a kidney (riñón) y brain (cerebro) pues parece estar presente en estos dos órganos.
Hace dos años se demostró, al manipular la secuencia en el hígado de un ratón, que crecía mucho más que su tamaño habitual y se volvía canceroso.
Entender el sistema Hippo-Kibra sería importante para entender y tratar el cáncer, que literalmente es una enfermedad de crecimiento descontrolado.

Martes: un desempeño no esperado

Animar a las personas antes de emprender una tarea o actividad es lo más común. Pero hay un aspecto que no siempre se tiene en cuenta: la recompensa rápida.
Cómo se desempeña alguien en el estudio depende de factores como el tiempo dedicado y el interés en el tema. Ahora, según hallazgos publicados en Psychological Science, la rapidez con la que esperamos obtener la calificación también influye en el desempeño.
Los psicólogos Keri L. Kettle y Gerald Häubl, de la Universidad de Alberta en Canadá, investigaron la influencia del tiempo en que se espera la recompensa en el desempeño individual.
Para eso reclutaron estudiantes que debían hacer una presentación oral de 4 minutos, las que fueron calificadas por los compañeros de 0 a 100 y el promedio era la nota dada.
Los estudiantes participantes recibieron un e-mail 1, 8 y 15 días antes de la presentación y se les invitó a participar en el estudio. Los que aceptaron fueron informados de cuándo se les entregaría la nota y se les pidió predecir su calificación. Fueron luego asignados, al azar, a una cantidad específica de días en los cuales les entregarían la nota, de 1 a 17 días.
Los estudiantes que sabían que tendrían su calificación pronto, obtuvieron mejores resultados a aquellos que sabían que demoraría su nota. Es más: los que esperaban recibir su calificación pronto, esperaban obtener una nota peor que aquellos que iban a tener el resultado tarde.
El patrón sugiere que una retroalimentación rápida por anticipado mejora el desempeño porque la amenaza de una desilusión es más prominente.
Así, la gente se desempeña bien cuando las predicciones sobre su propio desempeño son menos optimistas, concluyeron los científicos.

Miércoles: la nebulosa de hidrógeno

El European Southern Observatory, una serie de telescopios en las montañas andinas chilenas, tomó una imagen en infrarrojo de la poco conocida y tenue nebulosa Gum 19, localizada en dirección a la constelación Vela a unos 22.000 años luz, en la que la mitad es oscura y el resto brillante.
En un lado, el hidrógeno caliente está iluminado por una estrella azul súper gigante, V391 Velorum. En la cinta de material luminoso y oscuro a la izquierda de V391 se desarrolla una fuerte formación de estrellas.
Luego de varios milenios, estas estrellas jóvenes, emparejados con los remanentes de la explosión de V391 Velorum en una supernova, alterarán la forma de Gum 19, que debe su nombre de una publicación de Colin Gum en 1955.
Esta nebulosa sirvió de base para la primera gran muestra de las regiones HII del cielo del sur.
HII se refiere al hidrógeno ionizado o energizado al punto de perder sus electrones. Tales regiones emiten luz en una longitud de onda bien establecida, dándoles a las nubes cósmicas un resplandor característico y, tal como ocurre en las nubes terrestres, las formas y texturas de estas regiones HII cambian a medida que pasa el tiempo, no uno corto sino durante largos periodos.
El horno que alimenta la luminosidad de Gum 19 es la gigante y súper caliente V391 Velorum, una estrella variable que puede cambiar repentinamente de brillo como resultado de una fuerte actividad que peude incluir la eyección de conchas de materia. La temepratura en su superficie es de 30.000 grados centígrados.
Estas estrellas no tienen larga vida. Tras unoa 10 millones de años, explotan como supernovas.

Jueves: los genes del pájaro que canta

No es reciente el interés por las aves canoras. Su estudio ha revelado una variedad de las propiedades fundamentales de sus sistemas biológicos. En particular, los estudios neurobiológicos han revelado la presencia de neuronas nuevas en el cerebro adulto, de cómo las hormonas esteroides afectan el desarrollo cerebral, las bases neuronales y la mecánica de las vocalizaciones y cómo la experiencia modifica la fisiología de las neuronas.
También han sido usados estos pájaros como modelos en el aprendizaje por imitación, una conducta que se cree es un sustrato para la adquisición del habla en los humanos.
Bueno, ahora un grupo internacional de científicos, reveló el Journal of Biology, descifró el genoma de los pájaros zebra (Taeniopygia guttata, junto a un análisis de la secuencia. Un proyecto comenzado en 2005 por diferentes iniciativas.
Pues bien, el genoma está constituido por 17.475 genes que codifican por proteínas, lo que provee una plataforma única para investigación genómica en este organismo, así en un futuro se afinen los detalles del genoma.
Se identificaron también las regiones reguladoras de ARN no codificante.
Se podrá, por ejemplo, comenzar a clarificar el proceso evolutivo de su fisiología.
Se encontró, por ejemplo, que cerca de 10.000 genes están expresados en la parte frontal de los pajaritos a los 50 días de nacidos, dentro del periodo crítico de aprendizaje vocal, lo que indica que en cualquier momento el 60 por ciento de los genes están expresados en el cerebro.

Viernes: regreso triunfal del halcón

Desafiando todas las posibilidades, la sonda japonesa Hayabusa se encuentra a sólo tres meses de su regreso a casa.
Hayabusa, halcón en español, estuvo extraviada durante las maniobras de aproximación al asteroide 25143 Itokawa, al que llegó en noviembre de 2005, lo que le produjo una alta pérdida de combustible, fallos en las baterías y una incomunicación que duró dos meses.
La pérdida de tres de sus cuatro motores accionados con xenón significaba que le tomaría tres años más el retorno a Tierra.
El único motor, dijo Junichiro Kawaguchi, director del proyecto, le permitió acelerar a 900 millas por hora, 400 metros por segundo durante el año pasado.
Se espera que a mitad de año descienda en paracaídas sobre una región de Australia, trayendo su preciada carga: el material recogido en Itokawa para su análisis y confirmar el origen de esta clase de cuerpos, remanentes de la formación del Sistema Solar.

Pecar tiene su color

Los pecados tienen colores. Así de simple. O de complicado. Tres estudios examinaron las asociaciones automáticas entre palabras con significados morales e inmorales y los colores negro y blanco. La velocidad de nombrar un color fue mucho más rápida en un experimento cuando las palabras en negro implicaban inmoralidad antes que moralidad, de acuerdo con el reporte de Gary D. Sherman y colegas de la Universidad de Virginia publicado en Psychological Science. Además, privilegiando la inmoralidad al tener los participantes copias a mano de una afirmación antiética, aceleraba la identificación de las palabras en fuente negra.
Aunque la metáfora de la pureza moral está bien documentada, esta es la primera demostración de que negro y blanco, como representaciones de un contagio negativo (negro contamina blanco) son partes centrales de esta metáfora. El pecado no sólo es sucio, sino negro. Y la virtud moral no sólo es limpia, sino también blanca.
Los hallazgos tendrían implicaciones en el entendimiento de los prejuicios raciales.