Cuidado que me atacan, grita la planta

Cuando una planta es ataca, activa sus defensas, pero les advierte a las demás: ojo con el ataque. ¿Cómo lo hacen? Se comunican mediante los hongos que están alrededor de las raíces, según un estudio publicado en Ecology Letters.

Cuando áfidos atacan plantas de habas (Vicia haba) estas liberan químicos que repelen los insectos herbívoros y atraen parasitoides que cacen los áfidos. Ahora científicos británicos demostraron que las mismas defensas se activan en plantas que no son objeto del ataque, pero que están conectadas con una red con especie de hilos de los micelios de micorriza, esas estructuras de hongos simbióticos que ayudan a las plantas a recoger más nutrientes.

El mecanismo de comunicación no está claro, pero se sospecha que puede ser una señal química que se pasa a través de esa red subterránea. Las plantas fueron cubiertas con bolsas en el experimento para evitar la comunicación aérea.

“En el pasado pensábamos que los hongos se dedicaban a producir nutrientes para las plantas, pero ahora vemos otro rol evolutivo en el cual le pagan a la planta transmitiendo la señal eficientemente”, indicó el coautor del estudio John Pickett, del Rothamsted Research Institute en el Reino Unido.

El hallazgo podría ayudar a evitar el ataque de áfidos en plantaciones introduciendo una que sea susceptible a la infestación por áfidos.

Bien interesante.

Curiosity no encuentra compuestos orgánicos en Marte

No ha encontrado vida como dijeron algunos rumores la semana pasada, pero tampoco se descarta. ¿Qué ha hallado hasta hoy el robot Curiosity en Marte?

La Nasa actualizó ayer la información sobre el más completo explorador que haya enviado a otro planeta. El análisis de muestras tomadas del suelo marciano por el brazo robótico y analizadas por el laboratorio que porta mostró una química compleja, con agua, clorinos y azufre, así como otros ingredientes.

La muestra analizada contenía arena y polvo en un sitio en una parte relativamente plana del cráter Gale, a varias millas del principal destino de Curiosity en la falda de una montaña llamada monte Sharp.

El laboratorio del robot incluye un dispositivo para analizar muestras y un instrumento para química y mineralogía. El primero emplea tres métodos para estudiar gases de la arena al ser calentada en un pequeño horno. Una de las sustancias que busca son los compuestos orgánicos con ingredientes que podrían sugerir la existencia de vida.

El explorador no tiene como misión encontrar vida, pero sí orgánicos.

“Hasta el momento no hemos detectado orgánicos, pero seguiremos mirando en los distintos ambientes del cráter”, dijo Paul Mahaffy, principal investigador de ese dispositivo en el Centro Goddard de la Nasa.

Otros dos instrumentos confirmaron que los pedazos de roca analizados contienen elementos químicos y una textura similar a la que se halla en los sitios que visitaron los robots Spirit y Opportunity. Este anda aún con vida recorriendo otro sector marciano, mientras Spirit no sobrevivió al fuerte invierno de 2010.

El equipo de Curiosity eligió analizar la muestra tomada por el robot dado que contenía partículas finas de arena que se ajustaban a las superficies de las cámaras en el brazo. En esas cámaras se hizo vibrar la arena para remover residuos de la Tierra.

El examen químico reveló que la composición es mitad minerales volcánicos y mitad materiales no cristalinos como vidrio, fuera de otros en menos cantidad y algunos isótopos.

Estos son diferentes formas de un mismo elemento que pueden revelar pistas sobre cambios ambientales.

La Nasa actualiza periódicamente la información sobre Curiosity y sus hallazgos.

En la foto el suelo que fue analizado. Cortesía Nasa

Curiosity examinó una roca marciana

Tomar una roca por la mano, alzarla y analizar su contenido no llamar la atención de nadie. No, a menos que sea ¡en Marte!

El robot Curiosity que llegó al planeta rojo a comienzos de agosto, tomó en su brazo robótico una roca del tamaño de una pelota de fútbol americano, llamada ‘Jake Matijevic’ por los especialistas de la misión, y sus equipos determinaron sus componentes.

La roca fue tomada el sábado. Luego, el robot puso su espectrómetro de Rayos X-Partículas Alfa en contacto con la roca, un dispositivo que se encuentra en la punta del brazo de 2,1 metros. Luego, una de las cámaras tomó imágenes cercanas de la piedra. La operación se repitió al día siguiente, domingo.

Después, la ChemCam, cámara de química, que dispara pulsos de rayos láser también examinó qué elementos contenía la roca.

La prueba sirvió par calibrar los dos instrumentos.

El lunes, Curiosity terminó su trabajo sobre Jake Matijevic y caminó 42 metros más en el cráter Gale donde se halla.

El robot cumple una misión de dos años, en la que con sus 10 instrumentos examinará si en ese lugar alguna vez hubo condiciones favorables para la vida microbiana.

En la foto, primer plano de la primera roca examinada por el robot, cortesía Nasa.

¿Habría vida en lago tropical en Titán?

Entre las dunas de la árida región ecuatorial hay un lago. La noticia parecería sin sentido a no ser que se incluya un pequeño gran detalle: se trata de la región ecuatorial de la misteriosa luna Titán en Saturno.

El hallazgo se basa en imágenes de la sonda Cassini, que anda por esos lados. Sugiere la existencia de oasis de metano líquido, que puede ser un caldero para la vida, que estaría debajo de la superficie de la luna de acuerdo con nuevo estudio publicado esta semana en Nature.

Fuera de la Tierra, Titán es el único objeto sólido del Sistema Solar en el que circula líquido en un ciclo de lluvia y evaporación, aunque el proceso en esa luna es movido por el metano y no por el agua.

Era de esperarse que el ciclo formara cuerpos líquidos cerca de los polos, pero no en su ecuador lleno de dunas, en donde los equipos de Cassini muestran que los niveles de humedad son bajos y poca lluvia cae sobre la superficie. “El cinturón ecuatorial es como un desierto en la Tierra, en donde la evaporación triunfa sobre la precipitación”, dijo el astrobiólogo Jonathan Lunine, de Cornell University citado por Nature.

Cualquier superficie líquida debería evaporarse y ser transportada a los polos más fríos, donde se condensaría como lluvia. “Los lagos en los polos son fáciles de explicar, pero en el trópico no”, según Caitlin Griffith, científica planetaria en University of Arizona en Tucson. De hecho, la sonda ha señalado cientos de lagos y tres mares en las regiones polares de Titán.

Griffith y colegas creen que han hallado esta vez un lago tropical de 60 kilómetros de largo y 40 de ancho con al menos 1 metro de profundidad, detallado en las observaciones de Cassini de 2004 a 2008. Aparece como una mancha negra que se logra distinguir en longitudes del infrarrojo a través de la densa atmósfera de la luna que bloquea la luz visible.

El grupo halló además cuatro manchas brillantes, más pequeñas que pueden ser laguitos con profundidades a la rodilla o el tobillo.

Como los lagos tropicales en Titán se deben evaporar en unos miles de años, los científicos argumentan que se surten de oasis subterráneos de metano líquido.

¿Qué significa todo esto? Que permite especular sobre la existencia de vida.

Al existir esos lagos tropicales se expande el número de lugares en esa luna donde potencialmente podría originarse la vida. El metano, compuesto de un átomo de carbono y cuatro de hidrógeno, es la fuente de moléculas orgánicas más complicadas halladas en Titán. “Podría haber procesos orgánicos químicos que se presentan en hidrocarburos líquidos que podrían conducir a compuestos análogos a las proteínas y a moléculas portadoras de información”, dijo Lunine, quien no participó en el estudio.

“Podría haber una forma de vida que funcione en hidrocarburos líquidos”.

Lunine y Griffith son miembros de la propuesta misión de la Nasa para buscar esa clase de química compleja, el Explorador de Mares de Titán (Time en inglés) que pasaría tres meses sondeando con radar alrededor del mar Ligeia, un mar cerca a la región polar norte de la luna, midiendo su química con un espectrómetro de masas.

Foto de Titán, cortesía Nasa

Los colores ocultos de la naturaleza

No crea que es una pintura extraña. En la foto del Carnegie Airbone Observatory publicada en Livescience se aprecia un bosque. Sí, ahí está una infinidad de árboles, y no árboles de una selva poco diversa. No: son árboles de la selva panameña. La diferencia en los colores se explica en que es una foto que analiza la composición química de la vegetación. Como se desprende, es demasiado diversa. Una riqueza que no se conoce, cuya utilidad tampoco se ha precisado y que recuerda la necesidad de proteger los recursos de que aún disponemos.

Las lágrimas de mujer bajan el deseo sexual en ellos

Usadas a veces para provocar la compasión del hombre anhelado, tienen un problema: las lágrimas de mujer disminuyen el deseo sexual en los hombres.

En un artículo en Science investigadores habrían demostrado por vez primera la presencia de feromonas en las lágrimas de las mujeres, sustancias que influencian la conducta humana mediante el olor.

“Nuestros experimentos sugieren que las lágrimas emocionales de las mujeres contienen una señal química que reducen la excitación sexual en los hombres, dijo Noam Sobel, quien junto con Shani Gelstein, del Weizmann Institute of Science en Rehovot (Israel), adelantaron la investigación.

Porqué las personas y algunos animales lloran, es un enigma, pero las lágrimas entregan señales claras del estado emocional de una persona. Los rostros de mujeres con lágrimas lucen más tristes que los mismos rostros sin lágrimas, había demostrado ya Robert Provine, de la University of Maryland Baltimore County.

Ahora, los dos científicos dieron a hombres lágrimas de mujer recogidas cuando miraban una película triste o les dieron una solución salina. Una u otra se las adherían en un trapo al labio superior de ellos.

Entre los resultados se halló que los rostros de las mujeres que lloraban eran menos atractivos sexualmente cuando olían el paño con lágrimas verdaderas, la mitad de quienes olieron estas se excitaron menos y e otros se encontró menor activación cerebral de regiones que mostraban mayor actividad durante la observación de un filme erótico.

Las feromonas son inodoras, dijeron los científicos.

Para Provine, al comentar el hallazgo, no hay manera de saber si las mujeres evolucionaron lágrimas para reducir la libido como forma de supervivencia o como una ventaja reproductiva de algún tipo.

No se sabe si las lágrimas de mujeres tristes contienen otro tipo de feromonas, indicó Sobel.

El caso, como dijo Provine, es que este estudio debe ser replicado por otros para corroborar los resultados.