Vacuna prometedora contra la malaria

Un prometedor candidato a vacuna contra la malaria fue revelado por científicos de la Universidad de Oxford, confirmando de paso la utilidad de un descubrimiento reportado el mes pasado por investigadores del Wellcome Trust Sanger Institute, quienes identificaron un potencial talón de Aquiles del parásito que provoca la enfermedad.

La malaria, según el World Malaria Report 2010, mató alrededor de 780.000 personas en 2009, en su mayoría niños y mujeres preñadas. Es provocada por parásitos que son inyectados en la corriente sanguínea por mosquitos infectados, las hembras de varias especies de Anopheles.

La forma más letal es el Plasmodium falciparum, responsable de 9 de cada 10 muertes por malaria.

La vacunación es la manera más efectiva en cuanto a costo-beneficio para combatir la enfermedad, pero no hay ninguna vacuna en uso. Otro candidato a vacuna en ensayo en África presenta prometedores pero incompletos niveles de protección.

A comienzos de noviembre, una investigación publicada en Nature reveló que el P. falciparum depende de un solo receptor, conocido como basigin, en la superficie de las células rojas para invadir la célula. El parásito se pega una proteína, el antígeno RH5, al receptor, desbloqueando la entrada a la célula. Una vez en ella se replica y amenaza la vida de la persona.

Ayer en un estudio publicado en Nature Communications, un equipo de científicos del Jenner Institute de la Universidad de Oxford, encabezado por Simon Draper, junto a colegas del Wellcome Trust Sanger Institute y el Kenyan Medical Research Institute en Kilifi, Kenia, demostró que una vacuna que desarrollaron induce una respuesta de anticuerpos en modelo animal, capaz de neutralizar todas las cepas del parásito P. falciparum examinadas.

“El hallazgo inicial fue inesperado y cambió por completo la forma en la cual vemos cómo el parásito invade las células rojas”, expresó Gavin Wright, del Wellcome Trust, y coautor de ambos estudios. “Reveló lo que creemos que es el talón de Aquiles del parásito por la forma como invade las células y provee un objetivo para potenciales vacunas”.

Sandy Douglas, pasante del Wellcome Trust en Oxford, y autor principal del nuevo estudio, agregó que “creamos una vacuna que confirma el reciente descubrimiento y que genera una respuesta inmune en modelos animales capaces de neutralizar varis, sino todas, las cepas de P. falciparum”.

Los antígenos del parásito a menudo son muy diversos genéticamente, al ser obligados a evolucionar un paso antes que la acción del sistema inmunitario para evitar el reconocimiento por los anticuerpos.

Una esperanza que debe ser confirmada en humanos.

Foto de un mosco transmisor de malaria.

Nuestro cerebro produce marihuana

Para qué marihuana, si nosotros la producimos. Sí, científicos brasileños y estadounidenses descubrieron que el cerebro elabora proteínas que actúan como marihuana con ciertos receptores del mismo cerebro, informaron en un artículo en The Faseb Journal.
El descubrimiento podría conducir al desarrollo de drogas que actuaran como marihuana para manejar el dolor, estimular el apetito y prevenir el abuso de esta hierba.
El hallazgo se hizo extrayendo primero varias proteínas pequeñas, llamadas péptidos, de los cerebros de ratones y determinando su secuencia de aminoácidos. Las proteínas extraídas fueron comparadas luego con otros péptidos de los que se conocía previamente que se unían pero no activaban el receptor THC afectado por la marihuana. De las proteínas extraídas, varias no sólo se unieron a los receptores cerebrales de TCH, sino que los activaron también.
“La guerra contra las drogas ha golpeado muy cerca de cada”, dijo Geradl Weissmann, médico editor jefe del journal. “El año pasado, científicos encontraron que nuestra piel elabora su propia sustancia tipo marihuana. Ahora, vemos que nuestro cerebro ha estado fabricando proteínas que actúan directamente sobre los receptores de marihuana en nuestra cabeza. El próximo paso será el desarrollo de drogas que eliminen el lado desagradable de la ‘maracachafa'”