Así se deforesta el futuro de Colombia

Deforestación en lejano oriente de Antioquia. Foto Donaldo Zuluaga

Colombia y Antioquia rejadas, taladas. Humilladas. Fueron 140.356 hectáreas colombianas las que quedaron peladas el año pasado. Sí, las deforestaron por cualquier razón. Un aumento del 16% frente a 2013 reveló el Ideam con su Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono.

La cifra aterra. Incluso puede ser mayor pues distintos científicos creen que la resolución satelital con la que se mide no es la mejor, pero estos son los datos que se tienen hoy.

En 2013 habían sido 120.934 hectáreas.

Preocupa porque mucho se habla de esfuerzos para reducir la tala de nuestros bosques. No están surtiendo efecto. Ganan los taladores.

El año pasado, la deforestación se concentró principalmente en las regiones Amazonia, con el 45% y la región Andina, con el 24% del total nacional.

Con relación a los resultados del 2013, para la región de la Amazonia, se presenta una reducción del 8% en la deforestación con un total de 63,280 hectáreas, lo que puede ser buena noticia en medio de todo.

El Ideam indicó que se presenta un aumento de deforestación en las otras cuatro regiones, siendo la Andina (33,679 ha 2014) y Pacífica (13,855 ha 2014), las que muestran los mayores aumentos.

La menor deforestación regional ocurrida en 2014 se presentó en la Orinoquia con 10,639ha, el 7,6% del total nacional.

En términos netos, dice el Instituto, la región con mayor pérdida de bosque ha sido la Caribe con 18,903ha, donde la superficie deforestada en 2014, es equivalente al 1% de pérdida de la cobertura boscosa total de la región; implicando la perdida de áreas de bosque seco tropical.

El departamento del Caquetá sigue concentrando la mayor deforestación con el 21% del total nacional. Y Antioquia reporta uno de los mayores aumentos en la superficie deforestada con el 47%, respecto de 2013. Así mismo concentra el 15% del total de la deforestación del país.

El Meta presentó una gran reducción de la superficie deforestada con el 32%, sin embargo aún es el tercer departamento con la mayor concentración de deforestación con 10% del total nacional.

En cuanto a Corporaciones Autónomas, el análisis reveló:

Corpoamazonía concentra la mayor deforestación del país con el 30% del total.

Corantioquia concentra cerca del 11% de la deforestación del país y para 2014 aumentó la superficie deforestada en 48%.

Cormacarena es la tercera Corporación con la mayor deforestación con 10% del total y para el 2014, redujo la superficie deforestada en 33%, respecto de 2013.

Para el Ministerio del Medio Ambiente, las causas de la alta deforestación son la minería ilegal, la ganadería expansiva y los cultivos ilícitos. En menor proporción los incendios forestales.

Y hay más: los municipios donde más se talan. Una lista de 20 que comanda San Vicente del Caguán con12.060 hectáreas y en la cual Antioquia ‘aporta’ 3 del Nordeste y Bajo Cauca: Remedios, 2.110 hectáreas menos de bosque; El Bagre 1.878; y Segovia 1.859.

Ojo con tomar medicinas y suplementos a la vez

Aunque muchos los consideran benéficos y exentos de problemas, ciertos suplementos dietéticos y herbales pueden provocar reacciones adversas en personas que están recibiendo medicinas para problemas en sus sistemas central nervioso o cardiovascular.

Estos son hallazgos claves de una extensa revisión de investigaciones, publicadas en el International Journal of Clinical Practice.

Los científicos examinaron 54 artículos y 31 estudios originales. Hallaron que los problemas más grandes eran causados por las interacciones entre las medicinas prescritas y suplementos que incluían ingredientes como el St John’s Wort, magnesio, calcio, hierro o ginkgo.

“El consumo de suplementos ha crecido mucho en las últimas dos décadas”, dijo el co-autor Hsiang-Wen Lin, del College of Pharmacy, China Medical School, Taiwán.

“En Estados Unidos, por ejemplo, se estima que más del 50% de los pacientes con enfermedades crónicas o cáncer los usan y muchos los toman al mismo tiempo que las drogas recetadas. Pese a su uso extendido, los riesgos potenciales asociados con combinar los suplementos dietéticos y herbales con otras medicinas, los que incluyen problemas cardiacos medios o severos, dolor de pecho, dolor abdominal y dolor de cabeza no se comprenden muy bien”.

Los hallazgos:

La revisión cubrió 213 suplementos y 509 medicinas prescritas, 882 interacciones suplementos-drogas descritas en términos de mecanismos y severidad.

La warfarina, insulina, aspirina-digoxina y ticlopidina tenían el mayor número de interacciones con los suplementos.

Más del 42% de las interacciones fueron causadas por suplementos alterando la farmaco-cinética de las drogas prescritas, el proceso por el cual una medicina es absorbida, distribuida, metabolizada y eliminada por el cuerpo.

Algo más del 26% del total fueron descritas como interacciones grandes.

Entre las 152 contraindicaciones identificadas, las más frecuentes involucraban el sistema gastrointestinal, el neurológico y las enfermedades genitourinarias.

Los suplementos más contraindicados fueron el aceite de linaza, la echinacea y el yohimbre (árbol africano)

“Nuestra exhaustiva revisión muestra claramente que algunos ingredientes de los suplementos tienen potencialmente interacciones dañinas que son predominantemente moderadas, dijo Lin.

También demuestra, agregó, “que los remedios herbales y botánicos tienen interacciones más documentadas con las medicinas que otros suplementos dietéticos como vitaminas, minerales y aminoácidos”.

En un editorial en la revista, el profesor emérito de Unviersity of Exeter, Edzard Ernst, Emeritus Professor, dijo que los autores proveen un estudio improtante. “Cada encuesta muestra que una gran proporción de la población busca remedios ‘naturales’ para prevenir enfermedades, toda clase de padecimientos o estados de bienestar disminuido. La mayoría de expertos están de acuerdo que el potencial de interacciones es sustancial. Pese al consenso y a la cantidad de daños provocados por las interacciones, el conocimiento actual es aún incompleto”.

El profesor cree que hay un subregistro de interacciones, lo que amerita más investigaciones.