Hallan una rana que ‘hace magia’

Transformación de la rana. Cortesía Zoological Journal

La maga del disfraz que bien podría ser la actriz principal de una buena película de acción. Sí, científicos documentaron una pequeña rana -del tamaño de una uña- que cambia su apariencia de una piel espinosa a lisa en solo minutos, el primer anfibio en ser documentado con tal característica.

Se trata de la rana mutante Pristimantis mutabilis descubierta en las montañas andinas ecuatorianas, en la reserva Las Gralarias, donde también residen pájaros y mariposas bien especiales.

El hallazgo lo hicieron investigadores del Cleveland’s Case Western Reserve University and Cleveland Metroparks durante un sondeo de la población anfibia: Katherine Krynak y Tim Krynak, que han caminado la selva en las noches siguiendo el canto de las ranas y buscando especies raras.

La rana fue vista en 2006 y solo se tomó una foto. Aparecía como llena de espinas y la llamaron la rana punk. Eso lo vieron al ampliar la foto.

La rana es de 20 a 23 milímetros, mientras los machos son menores. Las ranas de la lluvia pertenecen a un grupo que se saltan la etapa de renacuajos y se desarrollan como ranas directamente de los huevos.

El autor principal del estudio, Juan Guayasamín, de la Universidad Tecnológica Indoamérica en Ecuador, fue el primero en sugerir que podría tratarse de una nueva especie, reportó el portal LiveScience.

Fue así como se logró tomar una y colocarla en un contenedor para tomarle fotos al día siguiente. Y en la mañana al abrir el recipiente encontraron que no tenía espinas. Pensaron que se habían equivocado de rana y agregaron musgo a la caja para retornar la rana a su medio al anochecer. Cuando la volvieron a abrir ¡las espinas habían reaparecido!

Luego registraron en fotos el cambio de textura de la piel.

El análisis mostró que se trata de una nueva especie.

El estudio revelando el increíble hallazgo apareció en el Zoological Journal de la Sociedad Linneo.

Anticonceptivos afectan… las ranas

No parece asunto cuerdo relacionar la vida sexual de los seres humanos con el futuro de anfibios como las ranas, pero eso es lo que ha establecido un nuevo estudio en el journal Public Libray of Science One, Plos One.

La historia es como sigue: las clases más comunes de anticonceptivos orales contienen estrógeno, con lo cual se previene el embarazo.

El caso es que los estrógenos pueden viajar inalterados a través del cuerpo de la mujer y salir hacia el medio ambiente.

¿Qué sucede? El estrógeno puede interferir en el cortejo de las ranas.

Los investigadores bañaron ranas macho en tanques con varias concentraciones de estrógeno, comparables con niveles medidos previamente en la naturaleza. Fue así como hallaron que los machos hacían menos llamados para informarles a las hembras de su presencia y más sonidos no relacionados con el apareamiento.

Las hembras respondían con menos insinuación sexual.

Los autores, Frauke Hottmann y Werner Kloas, sostienen que cantos de apareamiento menos seductivos podrían significar menos renacuajos. lo que ni más ni menos sugiere que nuestra vida sexual puede influir al menos en la población de anfibios.

Un tema para profundizar.

En la foto, rana enana en Chocó, de Edwin Bustamante