No le coma cuento al resfriado

Con estos cambios de clima aparece más gente resfriada. ¿Cómo evitarlo? Un artículo en el Canadian Medical Association Journal podría ofrecer las claves.

Sí, lavarse las manos e ingerir zinc pueden ser las mejores formas de evitar la gripe común, aparte de que algunos analgésicos del mercado permitirían aliviar algunos síntomas.

En promedio un adulto desarrolla de 2 a 3 resfriados al año según el estudio. Los menores de 2 años unas 6. Y no hay vacuna para aliviar, por lo que se debe soportar durante unos pocos días.

Los investigadores canadienses revisaron más de 150 estudios sobre el resfriado común, tradicionales y no, desde el agua de ajo hasta comérselo.

Detectaron que la mejor manera de alejarse de la gripe es mantener las manos libres de gérmenes utilizando desinfectantes con alcohol y utilizar guantes sirven en la prevención.

Ingerir zinc ayuda también. Este elemento se encuentra en la carne, nueces y fríjoles y parece ser efectivo para reducir el número de resfriados, al menos en niños.

En los estudios, niños que tomaban de 10 a 15 miligramos de sulfato de zinc tenían menos gripes que quienes solo ingerían un placebo. Y no habría razón para que no les sirviera a los adultos también.

Hay evidencia de que los probióticos podrían prevenir, pero los tipos y combinaciones varían en los estudios, así como las formulaciones por lo que es difícil una comparación.

Las recetas con ajo, el ejercicio y los remedios homeopáticos no mostraron beneficio.

Y en cuanto al tratamiento, el ibuprofeno y el acetaminofén alivian el dolor y la fiebre, pero no otros síntomas. El primero parece trabajar mejor para la fiebre en niños.

En mayores de 5 años, los antihistamínicos y los descongestionantes tienen algún beneficio.

La vitamina C y los antibióticos no mostraron beneficio alguno para aliviar el resfriado.

99-0 ganan los rinovirus

Resfriado. Con razón nos ataca tanto y a tantas personas. ¿Sabía que existen 99 cepas identificadas del resfriado común? Qué sorprendente número. Y andan regadas por el mundo.
Los investigadores, encabezados por Sthephen Liggett, creen que hay más que no han sido identificadas.
El problema es serio. Hay resfriados de poca monta. Otros en cambio conducen a infecciones en los oídos y pulmones o incluso derivan en asma.
Hasta hoy no ha habido mucho éxito en fabricar una medicina, pues las desarrolladas actúan sólo en unas personas y contra ciertas cepas, no en todos los casos.
Liggett y colegas completaron los genomas de todas las cepas conocidas de los rinovirus y crearon un árbol para comparar las secuencias y varios rasgos físicos de cada uno. Demostraron así que dos virus lejanamente relacionados, se pueden recombinar y producir una nueva cepa, informaron en Science.
La batalla se pierde.