En crustráceos hallan contaminantes prohibidos hace 4 décadas

Anfípodo Gammarus roeselii. Foto Wikipedia

Anfípodo Gammarus roeselii. Foto Wikipedia

Un daño persistente: científicos descubrieron en el cuerpo de organismos marinos de profundidad la presencia de químicos que fueron prohibidos en los años 70.

El estudio, publicado en Nature Ecology & Evolutionse basó en muestras de unos crustáceos, anfípodos, recolectados en las fosas de las Marianas y Kermadec, de unos 10 000 metros de profundidad, separadas por unos 7000 kilómetros.

Encontraron altos niveles de contaminantes orgánicos persistentes en el tejido graso de esos organismos. Incluyen bifenilos policlorinados y polibromodifenil éteres, usados antes en aislantes eléctricos y retardantes de llamas hasta que fueron prohibidos.

En una declaración, el autor principal de la Universidad Newcastle, Alan Jamieson opinó:

“Aún pensamos que el océano profundo es un lugar remoto y prístino, seguro ante el impacto humano, pero nuestra investigación revela que, tristemente, no es verdad. De hecho, los anfípodos que estudiamos tienen niveles de contaminación similares a los de Suruga Bay, una de las zonas industriales más contaminadas en el Pacífico noroeste. Lo que no sabemos es qué implica esto para el ecosistema y saberlo será el próximo reto”.

De esos químicos, que se produjeron entre 1930 y los 70, la producción global fue de unos 1 300 000 toneladas. Liberados al ambiente por accidentes y descargas industriales y por filtración en los rellenos de basuras, son invulnerables a la degradación natural y persisten en el ambiente por décadas.

Pero, ¿cómo llegaron a tales profundidades? Probablemente en plásticos contaminados y animales muertos que se sumergieron hasta el fondo, convirtiéndose en alimento de otras criaturas. Eso sugieren los autores.

Estos polutantes se acumulan a través de la cadena alimenticia, así que para cuando lleguen al fondo las concentraciones son mayores que en las aguas superficiales.

Para Jamieson “el hecho de que encontráramos tan extraordinarios niveles de estos contaminantes en los más remotos e inaccesibles hábitats de la Tierra, muestra el impacto de largo plazo, devastador que el ser humano está teniendo en el planeta. No es una gran herencia la que estamos dejando”.

99 por ciento de mujeres embarazadas contaminadas con químicos

Si es allá, que existen ciertos controles, ¿qué pensar de acá? Y aunque muchos piensan que de algo tenemos que morir, se podría, quizás vivir más si no existiese tanto químico de por medio.

Los cuerpos de casi todas las mujeres en embarazo en Estados Unidos contienen múltiples químicos, incluso algunos prohibidos desde los años 70 y otros empleados en productos comunes como sartenes antiadherentes, alimentos procesados y artículos personales de aseo, según un estudio de la Universidad de California en San Francisco.

Es la primera vez, según los autores, que se cuenta el número de químicos a los que una mujer preñada está expuesta.

Los datos para 163 químicos, los científicos detectaron bifenilos policlorinados, pesticidas organoclorados, compuestos perfluorinados, fenoles, éteres difenil-polibrominados, falatos, hidrocarburos aromáticos policíclicos y perclorados, que se encuentran en el 99 por ciento de las mujeres.

Entre los químicos estaban los éteres, usados como retardantes de las llamas prohibidos en varios estados y el DDT, un pesticida organoclorino prohibido en Estados Unidos en 1972.

El bisfenol, que endurece y aclara el plástico y que se encuentra en resinas epóxicas usadas para sellar el interior de latas de alimentos y bebidas, se encontró en el 96 por ciento de las mujeres. La exposición prenatal a ese químico ha sido relacionada por diferentes estudios con problemas de la salud, al afectar el desarrollo del cerebro e incrementar la susceptibilidad al cáncer durante la vida.

Los hallazgos fueron publicados en Enviromental Health Perspectives de enero.

“Fue una sorpresa y una gran preocupación hallar tantos químicos en las mujeres embarazadas sin el pleno conocimiento de las implicaciones en la salud”, explicó el autor líder del estudio, Tracey Woodruff.

Lo que es peor: “Varios de esos químicos estaban en concentraciones que han sido asociadas con efectos negativos en los niños. Además, la exposición a múltiples químicos que pueden incrementar el riesgo de efectos adversos en la salud puede tener un mayor impacto que la exposición a uno solo”, agregó.

Entre lso efectos negativos figuran el nacimiento prematuro, defectos al nacer, mayor enfermedad infantil y en la edad adulta.