Qué bueno mi papá con 100 años

Centenarios. Ser hijo de un centenario tiene sus ventajas. Un estudio acaba de reafirmar que los hijos de personas que viven al menos 97 años, tienen menos problemas cardiovasculares. Sí, presentan un riesgo 78 por ciento más bajo de ataque del corazón, 83 por ciento menos de derrame y 86 por ciento menos riesgo de desarrollar diabetes mellitus.
Esas ventajas, según Dellara Ferry, co autor del estudio publicado en el Journal of American Geriactrics Society, se mantienen a lo largo de la vida.

30 días vitales

Infarto: cuídese el primer mes. Un estudio de expertos de la Clínica Mayo encontró que la gente que sobrevive a un ataque cardiaco tiene el mayor riesgo de morir por problemas cardiacos repentinos durante l primer mes tras salir del hospital.
La muerte cardiaca repentina puede venir cuando el sistema eléctrico del corazón funciona mal y si no se administra con rapidez el tratamiento, la reanimación cardiopulmonar y desfibrilación, la persona fallece.
Tras ese mes, el riesgo baja de manera significativa, aunque sube cuando el afectado presenta señales de insuficiencia cardiaca, según el artículo publicado en la revista de la Asociación Médica Americana.

12