Células madre: una terapia prometedora

Sitio donde se trató el ojo. Foto Stem Cell Reports

Las terapias genéticas con células madre suenan prometedoras para tratar personas con problemas de visión. Aunque falta camino por recorrer, la esperanza crece.

Hace poco se reveló que científicos de Corea del Sur inyectaron células madre embriónicas humanas derivadas de células de la retina a 4 hombres que sufrían degeneración macular. 3 de ellos mejoraron con el tratamiento, 1 no según el artículo en Stem Cell Reports.

Es una prueba más de que es posible realizar esa inyección y obtener mejoría.

Ya en The Lancet, en 2012 y 2014, se había mostrado que era seguro inyectar esas células en el espacio detrás de la retina para la degeneración macular.

Los resultados de las pruebas son un impulso a las futuras terapias con células madre.

Jeanne Loring, citada por The Scientist, investigadora del Scripps Research Inatitute en La Jolla, está de acuerdo con la aparente seguridad de la terapia, pero advierte que la muestra de personas intervenidas es aún pequeña.

Ocata, empresa del experto Robert Lanza, que suministró las células para la intervención coreana y parte de las instrucciones, trabaja con los ojos porque es un órgano accesible.

Los hombres tratados tenían 65, 79, 40 y 45 años. En el mayor no funcionó.

Las formas de degeneración macular, por la edad, y por distrofia Stargardt, conducen a la destrucción de las células del pigmento del epitelio de la retina, que apoyan los fotorreceptores de la retina nutriéndolos y limpiando los desperdicios. Sin aquellas células, los fotorreceptores mueren.

Para Lanza, la infusión inyectada en los pacientes revive los fotorreceptores que estaban dormidos, no muertos. Pero la muestra pequeña impide afirmar que todos se beneficiarían.

La inyección no generó tumores. Y tampoco debería producir rechazo. El ojo, como el cerebro, es inaccesible a las células inmunológicas. De todas maneras les suministran drogas inmunosupresoras antes de la cirugía y hasta un tiempo después, aunque no se sabe si eran necesarias.

El estudio en The Lancet fue con caucásico, el nuevo con asiáticos, lo que da cierta variedad a las pruebas.

Aunque faltan más intervenciones, lo logrado hasta ahora permite pensar que las terapias con células madre podrán ayudar a muchos pacientes. Hay grupos que trabajan sobre otras enfermedades, como el Parkinson.