7% más se ha derretido Groenlandia

Icebergs desprendidos de Groenlandia. Foto Pixabay

Icebergs desprendidos de Groenlandia. Foto Pixabay

Groenlandia pierde 7,6% más hielo del que se creía según un estudio en Science Advances.

Los científicos revelaron que el mismo punto del manto terrestre que alimenta los volcanes activos de Islandia ha burlado los cálculos de los investigadores.

Según este estudio, ese punto caliente suaviza el manto de rocas debajo de Groenlandia de modo que distorsiona sus cálculos acerca de la pérdida de hielo. Esto ha llevado según ellos a subestimar el derretimiento en cerca de 20 gigatoneladas por año.

Esto significa que no perdió cerca de 2500 gigatoneladas de hielo de 2003 a 2013 como afirmaban los científicos, sino cerca de 2700, 7,6% de diferencia.

Aunque no es mucho según Michael Bevis, coautor, de The Ohio State University, el hallazgo ayuda a entender dónde se ha producido la pérdida de hielo y dónde se da ahora.

La corteza terrestre en ese sitio se mueve lentamente al noroeste y hace 40 millones de años partes de Groenlandia pasaron sobre una columna muy caliente de roca derretida que ahora yace debajo de Islandia, debilitando la roca, disminuyendo la viscosidad del manto a lo largo de un camino que corre profundo debajo de la costa este de Groenlandia.

En la última edad de hielo, la capa congelada de ese continente era mayor a la actual y ese peso hizo que la corteza se hundiera debajo del manto reblandecido de roca. Cuando grandes partes del hielo se derritieron al final de esa edad, el peso decreció y la corteza comenzó a crecer y está haciéndolo aún a medida que el manto de roca continúa desplazándose hacia adentro y hacia arriba.

Ciencia de la buena: mis 10 noticias científicas de la semana (24-1)

Extracción del diente del tumor cortesía NEJM

1. Tengo un diente en el cerebro

Aunque los médicos sospechaban ya que el craniofaringioma, un raro tumor cerebral que puede crecer hasta el tamaño de una bola de golf se formaba con las mismas células que configuran los dientes, no esperaban hallar esto: en un niño de 4 meses detectaron que su cabeza crecía más rápido. Al practicar una escanografía detectaron un tumor y dentro de este algo raro: un diente. El bebé fue sometido a operación y le extrajeron eso precisamente: un diente, convirtiéndose quizás en el primer paciente en el mundo en tener una pieza dental en sitio distinto a la mandíbula. El caso fue presentado en el New England Journal of Medicine.

2. Mi papá me enloqueció

De hace tiempo se conoce que los hijos de una madre de más edad pueden tener complicaciones, pero ahora también crece el número de evidencias de que los padres que conciben en una edad adulta pueden impactar de manera negativa la salud del hijo. En un estudio del Instituto Karolinska en Suecia, publicado en Jama Psychiatry, se encontró que los descendientes de padres que los habían concebidos a los 45 o más años tenían mayor riesgo de desórdenes mentales como hiperactividad, bipolaridad, sicosis, abuso de sustancias e intentos de suicidio.

3. La primera piedra de veras

Científicos hallaron el más antiguo fragmento de roca encontrado hasta ahora en la Tierra: tiene 4.375 millones de antigüedad y se formó cuando el planeta solo tenía unos 165 millones de años. Es un pequeñísimo cristal de circón encontrado en Australia. La datación se logró con el análisis de algunos átomos. La confirmación de la edad puede tener implicaciones para los modelos sobre esa Tierra inicial. Los elementos en el circón tomado de la formación Jack Hills sugiere que provienen de un ambiente rico en agua de rocas como granodiorita o tonalita, lo que sugiere que la tierra primigenia era húmeda. El estudio apareció en Nature Geoscience.

4. Y la piel se oscureció

Fue la selección natural. El 80% de las personas con albinismo en África ecuatorial padecen cáncer de piel y mueren a temprana edad. Así, un estudio presentado en Proceedings of the Royal Society B precisa que por esa razón los humanos desarrollaron piel negra, un rasgo que debió adquirirse hace 1,2 a 1,8 millones de años, cuando nuestros ancestros aún vivían en esa región africana. Cuando perdieron el pelo que cubría todo el cuerpo, apareció luego la piel oscura pare reducir los nocivos efectos del sol.

5. Las gallinas y la materia

No solo su carne es apetitosa, como lo son sus huevos. Las gallinas aportan algo más a la humanidad: sus ojos. Científicos reportaron en Physical Review E un una inusual disposición de células en el ojo que constituye la primera ocurrencia biológica conocida de un potencial nuevo estado de la materia conocido como hiperuniformidad desordenada. Esa clase de materiales tienen propiedades únicas para transmitir y controlar las ondas de luz.

6. Qué cantidad de mundos

De un golpe la cuenta se trepó. La Nasa informó la confirmación de otros 715 planetas extrasolares detectados por el ahora averiado observatorio espacial Kepler. Con esto suman ya más de 1.700 planetas hallados en otros mundos. Del nuevo grupo, 4 están en zona de habitabilidad, donde el agua líquida es posible, pero no se ha estudiado aún si reúnen otras características para poseerla. De hecho menos del 0,5% de todos los exoplanetas hallados han sido estudiados con más profundidad.

7. Explosión en la Luna

Fue un destello repentino visible desde la Tierra, pero ocurrió en la Luna. Sí, el 11 de septiembre pasado una roca de 60 a 140 centímetros chocó con la superficie lunar a una velocidad de 61.000 kilómetros por hora, produciendo una explosión de unas 15 toneladas de TNT, revelaron astrónomos en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Fue 3 veces más potente que el evento similar más poderoso que se había observado hasta ahora. El meteorito produjo un cráter de 40 metros.

8. La lora generosa

Un estudio con una lora gris llamada Griffin sugiere que pueden aprender los beneficios de la reciprocidad, según el artículo aparecido en Animal Cognition. En un experimento, continuamente la lora favorecía la opción de compartir con dos personas en distinta ocasión. En una prueba para escoger tazas de colores con distintas opciones, casi siempre escogía la que representaba una recompensa para ella y su compañero, desechando la que la beneficiaba a ella o a él. Griffin había observado primero a la persona eligiendo la opción de mutuo beneficio. Dado que fue con un solo individuo, el estudio debe replicarse en una población mayor.

9. Existe la gota cuántica

Físicos reportaron en Nature el hallazgo de una nueva cuasipartícula conductora, un manojo de partículas pequeñísimas que brevemente se condensan en una gota tipo líquido. Las cuasipartículas están compuestas de partículas más pequeñas que pueden ser creadas dentro de materiales sólidos y actuar de una manera predecible. La nueva, llamada gota de cuanto (quantum) por sus características cuánticas, es un complejo microscópico de electrones y agujeros en una nueva disposición o arreglo. Su tiempo de vida es de 25 picosegundos (billonésimas de segundo).

10. Un buen examen prenatal

Hay una manera mejor de determinar si un feto viene con el síndrome de Down que las muestras sanguíneas y el ultrasonido. Un estudio en el New England Journal of Medicine encontró que la secuenciación del ADN del plasma materno libre de células (cfDNA) ofrece menos falsos positivos y una mayor tasa predictiva por las trisomías 21 y 18 (síndromes Down y Edwards). Hoy esa prueba se usa más en embarazos de alto riesgo y no en todos. Hoy las pruebas sanguíneas tienen una precisión de apenas el 4% mientras el cfDNA la eleva al 40.

Y la Luna hizo ¡pum!

Fue como una explosión de 15 toneladas de TNT, producida por una roca de casi 1,40 metros. Una explosión tan fuerte que pudo verse… en la Tierra.

Sí. En septiembre 11 de 2013 golpeó la Luna una roca. El impacto fue tan grande que produjo un cráter de unos 40 metros de diámetro. Y aunque han pasado varios meses, los análisis demoraron y el resultado fue divulgado este lunes en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Ha sido el meteorito más brillante observado en la superficie lunar. Fue tan brillante, visto desde la Tierra, como la estrella Polar, por lo que cualquiera que hubiese estado mirando la Luna en ese instante lo hubiera notado.

“En ese momento entendí que había presenciado un evento raro y extraordinario”, dijo José Madiedo, profesor de la Universidad de Huelva. Observó la colisión con dos telescopios lunares al sur de España, que son parte del Sistema de Detección y Análisis de Impactos en la Luna (Midas).

La roca golpeó a una velocidad de 61.000 kilómetros por hora en una zona antigua llena de lava conocida como Mare Nubium. Debió tratarse de una roca de unos 400 kilos y de 60 a 140 centímetros de diámetro.

Si hubiera golpeado la Tierra no hubiera amenazado gente en la superficie pero sí hubiera sido un bólido muy llamativo. Como la Luna carece de una atmósfera como la nuestra, el golpe fue duro.

La explosión que liberó una energía equivalente a unas 15 toneladas de TNT fue al menos 3 veces más poderosa que el evento similar observado previamente, una explosión el 17 de marzo de 2013, cuando una roca cavó un cráter de unos 20 metros cuando cayó a unos 90.000 kilómetros por hora.

Los destellos de esa colisiones duran una fracción de segundo, pero el visto por Madiedo duró 8 segundos según dijo.

Desde 2005 el programa de observación de impactos lunares ha observado más de 300 caídas de meteoritos en la superficie de nuestro satélite.

Curiosity encontró oro en Marte

Aunque no ha encontrado señales de compuestos orgánicos y tampoco rastros de actividad biológica alguna, la Nasa confirmó ayer tarde en rueda de prensa que el robot Curiosity encontró un gran yacimiento de oro en Marte.

El explorador, el más sofisticado robot construido por el hombre para la exploración planetaria, se encuentra en el cráter Gale en suelo marciano, en donde con su brazo robótico ha excavado en el suelo en busca de elementos de interés para la ciencia.

En el segundo análisis hecho por su pequeño laboratorio, el robot descubrió un mineral que no se esperaba existiese en el llamado planeta rojo.

A raíz del hallazgo, realizado a comienzos de mes, los científicos de la agencia espacial norteamericana procedieron a examinar una y otra vez los datos transmitidos por Curiosity, para evitar cualquier posible error.

Cuando hubo verificación total, la agencia decidió convocar a rueda de prensa, la que se cumplió anoche en las instalaciones del Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, California, centro que maneja la misión.

Medios periodísticas y científicos comenzaron a especular, creyendo que la inesperada citación se debía al hallazgo de alguna huella biológica.

Ayer al atardecer (9 p.m. hora colombiana), los directores científicos de la misión del Mars Science Laboratory Project informaron que el robot había encontrado una gran veta de oro, lo que se deduce luego de estimar el alto porcentaje del metal en una roca de 10 por 7 centímetros que pulverizó el brazo robótico con ayuda del rayo láser que porta.

La Nasa dijo que no cree que se llegue a explotar el mineral en ningún momento en el futuro, no solo por los costos, sino porque se trata de una inocentada.

¡Pásela por inocente!

Foto cortesía Nasa

Curiosity examinó una roca marciana

Tomar una roca por la mano, alzarla y analizar su contenido no llamar la atención de nadie. No, a menos que sea ¡en Marte!

El robot Curiosity que llegó al planeta rojo a comienzos de agosto, tomó en su brazo robótico una roca del tamaño de una pelota de fútbol americano, llamada ‘Jake Matijevic’ por los especialistas de la misión, y sus equipos determinaron sus componentes.

La roca fue tomada el sábado. Luego, el robot puso su espectrómetro de Rayos X-Partículas Alfa en contacto con la roca, un dispositivo que se encuentra en la punta del brazo de 2,1 metros. Luego, una de las cámaras tomó imágenes cercanas de la piedra. La operación se repitió al día siguiente, domingo.

Después, la ChemCam, cámara de química, que dispara pulsos de rayos láser también examinó qué elementos contenía la roca.

La prueba sirvió par calibrar los dos instrumentos.

El lunes, Curiosity terminó su trabajo sobre Jake Matijevic y caminó 42 metros más en el cráter Gale donde se halla.

El robot cumple una misión de dos años, en la que con sus 10 instrumentos examinará si en ese lugar alguna vez hubo condiciones favorables para la vida microbiana.

En la foto, primer plano de la primera roca examinada por el robot, cortesía Nasa.

Fósiles de cuando comenzó la vida

Si la Tierra tiene unos 4.500 millones de años, ¿cuándo surgió la vida?

Desde hace años hay debate y no es fácil resolverlo, pues fósiles de microorganismos no son fáciles de identificar.

Fue en 2002 cuando Martin Brasier, de Oxford, cuestionó los fósiles de las que se consideraban las formas más antiguas de vida, hallada por J. W. Schopf, de la Universidad de California.

Brasier, junto a David Wacey, de University of Western Australia, pusieron sobre el tapete lo que para ellos es el fósil más antiguo: unas células halladas en una antigua playa australiana, solo a unos 32 kilómetros de donde Schopf hizo su descubrimiento.

Brasier sostiene que estas células son restos de una bacteria anaeróbica primitiva que vivió hace unos 3.400 millones de años. Para él, los fósiles de Schopf son partes de una roca nada más.

El presunto hallazgo de Brasier sugiere que la vida en la Tierra se originó no cerca de alguna vena hidrotermal en el océano sino en un ambiente tibio, sin oxígeno, cerca de la superficie.

Ambos científicos usaron la misma técnica en busca de huellas químicas de esos microorganismos, pero Brasier se ayudó además con varias más para obtener imágenes en 3-D. Halló carbono, azufre, y nitrógeno, sugiriendo un origen biológico. Schopf detectó carbono también, pero Brasier sostiene que no se relaciona con la vida. Para Shopf, nadie ha encontrado en el registro geológico que no sea un remanente de vida.

La discusión está casada entre ambos científicos. ¿Cuándo surgió entonces la vida?

Hace 3.400 millones más o menos según el fósil de Brasier, o 3.465 millones de acuerdo con el de Shopf.

Imagen de las células y el sitio donde se hallaron en Australia, cortesía D. Wasey-Science

Un animal con los ojos de pura roca y no se queja

Nada fácil resulta ver a través de una roca. Y no se crea que es afirmación tonta. Nada de eso. Si no, pregúntesele a los chitones cómo lo hacen.

Sí, estos pequeños moluscos, de hasta 9 centímetros, tienen rocas por… ojos. No es una broma.

Con sus ojos de carbonato de calcio ese animal marino desarrolló una visión que al menos le permite detectar depredadores, según un estudio publicado en Current Biology.

Esos moluscos tienen cientos de estructuras como ojos con lentes de aragonita, un tipo de roca, siendo la primera vez que se encuentra un animal con ojos de ese material y no de su prima, la calcita.

Los ojos de los chitones se habían descubierto hace décadas, pero no se sabía si los usaban para ver objetos encima o para detectar cambios en la luz.

“Parece que pueden ver objetos, aunque no muy bien”, explicó uno de los autores del estudio, Daniel Speiser de la Universidad de California en Santa Bárbara.

Para Sönke Johnsen, profesor em Duke University, es asombroso cómo esas criaturas forman sus ojos con rocas. En la mayoría se forman a partir de células con proteínas y chitina.

Resulta más curioso ver que los chitones tienen conchas de aragonita también.

Los investigadores estudiaron los chitones Acanthopleura granulata, que tienen conchas planas hechas de ocho placas separadas. Cientos de lentes pequeñísimos en las placas cubren agrupaciones de células sensibles a la luz.

Sorprendente naturaleza.

La Luna tendría vida

Suspiros es lo que ha robado. La Luna parece un preciado objeto del deseo para el hombre. Tanto, que tuvo que ir a ver cómo era. No se encontró vida, pero podría tener agua.
¿Qué pensaría si le dijeran que está viva? Pues sí, aunque no está confirmado, podría estar muy activa geológicamente hablando.
Cuando los astronautas de la Apolo 17 estaban en la Luna, trataron de subir el vehículo explorador por el lado de una altura rocosa, Lincoln-Lee, casi no lo logran.
Ese accidente es la clase de rasgo que aparece cuando un pedazo de de roca se desliza sobre otro por la compresión.
En aquel entonces, los astronautas Cernan y Schmitt no podían saber de qué se trataba. Pero imágenes de alta resolución tomadas por el Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), mostraron que se trata de una fractura geológica.
Hoy en la revista Science, los científicos concluyeron que esos rasgos se encuentran en muchas partes de la Luna, lo que sugiere que este satélite se ha estado contrayendo y estirando, aunque el diámetro lunar no debe haber cambiado más de 200 metros.
Los sitios escarpados como aquella roca no deben tener más de 800.000 a 1 millón de años, anda en términos geológicos.
La Luna, incluso, podría estar activa hoy.
“Estamos viendo que es un planeta muy dinámico”, dijo Michael Wargo, científico lunar de la Nasa.
Esas mismas fallas están presentes en Marte y Mercurio, pero son mucho más evidentes, más largas.
Foto cortesía Nasa