Chivo hallaron en momia de hace 5.300 años

Lo que comió por última vez una persona hace 5.300 años fue visto por los científicos, de acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Archaelogical Science.

La última comida de Ötzi, el hombre de hielo, fue chivo, revelaron investigadores.

Ötzi fue hallado en los Alpes italianos en 1991 cuando el hielo que lo cubrió por miles de años se diluyó. El cadáver tenía una flecha en la espalda, lo que hace suponer que murió por ella, aunque no de manera inmediata.

Mediante imágenes radiológicas detalladas de la momia se puedo revelar su estómago por vez primera y mostrar que no murió con hambre. En la hora previa a su muerte, Ötzi comió abundaemente carne de chivo, de Ibex, según el equipo científico coordinado por Albert Zink, director del Institute for Mummies and the Iceman en Bolzano (Italia).

“Debía sentirse seguro en ese momento, pues de lo contrario no habría ingerido tal cantidad de comida”, dijo Zink.

Se deduce que comía carne de manera regular: hallaron tres cálculos renales, seña de que su dieta pudo haber sido rica en productos animales. Las rodillas, desgastadas, revelaron además que Ötzi era habitual caminante de los montes.

En vida fue un hombre de ojos cafés y cabello largo, que estaba en sus 40 cuando encontró la muerte y su estatura tenía el promedio de los habitantes de la Edad de Cobre. A su muerte se convirtió en una de las momias mejor preservadas del mundo gracias a que el hielo lo cubrió pronto. Tras su hallazgo por montañistas, fue llevado a un lugar con las condiciones apropiadas para evitar su descomposición.

Hasta ahora, los científicos se habían acercado a la última comida de Ötzi localizando y tomando muestras de su colon. Contenía residuos de varios alimentos, incluyendo carne de ciervo rojo así como vegetales y granos como un trigo de la región.

En 2005 el grupo de Zink tomó más detalladas imágenes de rayos X y tomografía computarizada de la momia. Las imágenes revelaron un órgano que se pensaba era parte del colon, pero que se reconoció como parte del estómago. Luego de morir, varios de los órganos del hombre de hielo se encogieron y movieron de sus sitios y nadie había reconocido el estómago porque se había movido hacia el abdomen superior.

En noviembre pasado, extrajeron algunos contenidos del estómago mediante una incisión en la pared abdominal. Los análisis preliminares del tejido revelaron que pertenecían a un ibex.

Bájeles carga a las rodillas

Si tiene problemas de artritis en las rodillas, debería pensar bien qué tipo de calzado usar.
Y al parecer, las sandalias tres puntadas (ojotas), los zapatos bajos con suelas más flexibles o andar descalzo, son las mejores alternativas.
Lesiones previas, el uso excesivo, el sobrepeso y el envejecimiento favorecen la aparición de la osteoartritis, o rotura del cartílago articular. La osteoartritis de rodilla es frecuente y puede causar discapacidad.
Los zuecos y las zapatillas no son ideales. “No serían calzados estables ni absorbentes del impacto que deberían usar”, dijo Najia Shakoor, de Rush Medical College, en Chicago.
La carga del peso corporal en la articulación de la rodilla es un factor clave en el desarrollo de la artritis, explicó el equipo de Shakoor. La distribución anormal de esa carga puede agravar el desgaste y producir un desgarro con dolor. Reducir la carga alivia ese dolor.
Hoy el tratamiento estandarizado de la osteoartritis de rodilla incluye el uso de analgésicos, lo que en realidad puede agravar el problema porque, cuando una persona siente menos dolor, tiende a caminar cargando más las rodillas.
“El dolor puede ser protector”, dijo.
En un estudio previo, el mismo equipo había hallado que las personas que caminan descalzas recargaban menos las rodillas que las que usaban zapatos.
Para investigar mejor, el equipo analizó el andar de 31 personas con osteoartritis de rodilla mientras iban descalzas y mientras usaban cuatro tipos distintos de calzado.
Específicamente midió las fuerzas que actuaban en la zona interna, o media, de la articulación de la rodilla y que suele soportar tres veces más carga que la zona externa, o lateral, de la rodilla.
“Es por eso que más personas tienen osteoartritis media”, explicó Shakoor.
El equipo probó los zapatos tipo zueco que suelen usar los médicos, las enfermeras y otros profesionales que pasan muchas horas de pie; zapatos diseñados para maximizar la estabilidad; zapatos bajos con suelas flexibles y tres puntadas.
Los zuecos y los zapatos para mejorar la estabilidad impusieron la carga más alta sobre la rodilla, mientras que andar descalzo, con tres puntadas y zapatos con suela flexible impusieron la carga más liviana.