Qué bonita rata

Si gritan las señoras con un pequeño ratoncito, qué hubiera sido de ellas años ha en Timor Oriental, donde vivió una rata de ¡seis kilos!
Ese espécimen vivió hasta hace unos 1.000 a 2.000 años, ayer en términos de la historia evolutiva.
Los restos fueron encontrados en excavaciones en las que se hallaron además 13 especies de roedores, 11 de ellas nuevas para la ciencia.
El tema es más interesante cuando se considera que los roedores son cerca del 40 por ciento de los mamíferos y son claves en los ecosistemas en el mantenimiento del suelo y dispersión de las semillas.
Timor ha estado poblada al menos durante 40.000 años y la gente se alimentaba de roedores también, pero la extinción de todas estas especies se presentó quizás por la deforestación y el uso de tierras en la agricultura.
Es curioso saber que cada una de las islas de Indonesia oriental tuvo su colección exclusiva de ratas. Ken Aplin, investigador que encontró las especies, había hallado antes seis exclusivas de la isla de Flores.
Hoy la rata más grande conocida pesa unos dos kilos y vive en Filipinas, aunque no se descarta otras que no hayan sido vistas en las tupidas selvas de esa región.
En la imagen, a la izquierda, el cráneo de la gran rata, comparado con otra más pequeña hallada en las excavaciones.

Todos se están encogiendo

Querida: se encogieron los ratones. No es tan gracioso, pese a todo. El tamaño de los roedores en general ha venido cambiando en los últimos cien años debido al aumento de la población humana y al cambio climático.
Así lo advirtió Oliver Pergams, ecólogo de la Universidad de Illinois en Chicago, en un estudio publicado en el journal Plos One.
Los cambios en la forma y el tamaño en mamíferos ocurridos alrededor del mundo en tan sólo un siglo, son sustanciales.
El científico había hecho estudios previos sobre los cambios anatómicos en dos roedores aislados, el ratón de Channel Island en California y el de patas blancas del noroccidente de Chicago y notó un rápido cambio en ambos.
“Creo que no son los únicos ejemplos”, dijo. “Me pregunto si están ocurriendo en todas partes, si son globales y qué los provoca”.
Pergams examinó ejemplares de roedores de museos alrededor del mundo, incluyendo las grandes colecciones del Field Museum en Chicago y el Smithsonian en Washington. Registró más de 17.000 medidas corporales y de cráneos de 1.300 individuos en 22 localidades de África, América y Asia, animales que fueron recolectados entre 1892 y 2001. Luego comparó aquellos de antes de 1950 con los posteriores a ese año.
Así, halló aumentos y disminuciones en 15 rasgos anatómicos, con cambios tan grandes como del 50 por ciento en 80 años. Diez de esos cambios estaban asociados con las modificaciones en la densidad de la población humana, o con tendencias en la temperatura y la precipitación.

12