Animales del fondo marino tragan plástico

Primer plano de microfibra. Foto Claire Gwinnett

Primer plano de microfibra. Foto Claire Gwinnett

Indudable que estamos en una nueva era, el antropoceno, mercada por los cambios que el hombre ha introducido al planeta.

Una evidencia más: científicos hicieron estudios en el Atlántico medio y en el océano Índico encontraron microplásticos dentro de cangrejos, langostas y pepinos de mar a profundidades entre 300 y 1800 metros.

Es la primera vez, según los autores, que a esas profundidades se han hallado esos elementos ingeridos por animales y a miles de kilómetros de cualquier fuente en tierra.

Los microplásticos son partículas de ese material de menos de 5 milímetros, que surgen de la descomposición de productos de consumo humano y desperdicios industriales. Se incluyen la ropa y los cosméticos.

Gran parte del plástico que va a los océanos termina como microplástico.

Entre los tipos de plásticos hallados en los animales marinos figuran el poliéster, nylon y acrílico.

Este resultado me sorprendió y es una clara recordación de que la polución por plástico ha llegado a los sitios más lejanos de la Tierra”, dijo en un boletín Laura Robinson, profesora de Geoquímica en la Escuela de Ciencias de la Tierra de Bristol.

Michelle Taylor, del Departamento de Zoología de Oxford University, cabeza del estudio, explicó que “el principal propósito de la investigación era recoger microplásticos de los sedimentos en el fondo marino, y hallamos gran cantidad. Como los animales interactúan con este sedimento, viven en él o comen en él, decidimos ver si había evidencia de ingestión.

Lo que alarma más es que no fueron hallados en zonas costeras sino en las profundidades a miles de kilómetros de su origen”.

El microplástico tiene casi el mismo tamaño que la nieve marina, esa lluvia de materia orgánica que cae de las aguas superficiales a las profundidades y de la cual se alimentan muchas especies.

Claire Gwinnett, profesora de Ciencias Forénsicas y Criminales en Staffordshire, explicó que mediante técnicas forenses de laboratorio se encontraron los microplásticos en esos animales, que fueron obtenidos con un vehículo submarino a control remoto.

El estudio fue publicado en Scientific Reports.

Secar la ropa dentro de la casa puede enfermar

La vida moderna que facilita las cosas y las complica a la vez. Y la ciencia que todo lo escarba. Bueno, esta unión ha llevado a una sorprendente conclusión: secar la ropa dentro de la casa, puede enfermar.

Hoy cuando abundan los apartamentos sin muchas áreas abiertas, el tema parece inquietante.

El estudio, reportó un informe de la BBC, lo hizo la Escuela de Arquitectura Mackintosh en Escocia. Encontró que muchos hogares tenían niveles excesivos de humedad en su interior y encontró que hasta un tercio era causada por el secado de la ropa lavada.

La humedad ha estado asociada a las esporas de moho y a los ácaros del polvo, que afectan la salud.

El estudio en Glasgow incluyó 100 hogares. En él se estudiaron los hábitos de secado de la ropa, analizándose de manera detallada la calidad de aire y el consumo de energía relacionado con el secado.

Se encontró que en 87% de las viviendas se secaba la ropa en el interior durante los meses más fríos.

La gente no es consciente de cuánta humedad sueltan las prendas, explicó Rosalie Menon, una de las investigadoras. La ropa era secada en la sala o en las habitaciones.

El 75% de las viviendas estudiadas, que tenían distintos estilos de construcción, tenían niveles de humedad que pueden estimular la presencia de los ácaros. Y se halló una fuerte relación entre el secado y la presencia de esporas de moho.

Una espora que causa infecciones pulmonares en aquellos con un sistema inmunitario débil, estaba en el 25% de las viviendas estudiadas.

En todas las casas no existía un espacio adecuado para secar la ropa.

Las secadoras, una posible solución, no las pueden tener todos por el consumo de energía.

Lo ideal es tener espacios para el secado, con calefacción y ventilación independiente.

El exceso de humedad está relacionado con enfermedades respiratorias e infecciosas.

De niñas a… objetos sexuales: pliegues de la moda

Que las mujeres son objetos sexuales. Una afirmación que tiene tanto de ancho como de largo. En eso, se afirma, las ha convertido la sociedad. Claro, no a todas, pero sí a muchas, comenzando por las más jóvenes. Y las niñas.

El consumismo exagerado, basado en prototipos de mujeres casi inexistentes, ha sido uno de los factores claves en la cosificación de la mujer. Y aunque puede haber quienes se sientan bien así, la discusión se ha mantenido vigente.

Una pregunta válida se puede hacer, dentro de las tantas posibles, sobre la influencia de un sector específico.

¿Están ayudando los diseñadores y fabricantes de moda y prendas a convertir a las niñas y jóvenes en objetos sexuales?

Un nuevo estudio reveló que más del 30 por ciento de las prendas para niñas y jóvenes disponibles en internet en Estados Unidos son sexys o sexualizantes.

No se hace necesario ir tan lejos en vista de la globalización. En nuestro medio las niñas, adolescentes y mujeres en sus 20 visten de una manera que podría llamarse provocativa, sin que signifique que hablamos de insinuación y menos de incitación. Pero que hoy hay más piel descubierta que antes o realce de ciertas formas, no cabe la duda, sin entrar a calificar si esto es bueno o malo. Hablemos sólo de que es la tendencia.

Volvamos al estudio de Samantha Goodin y Sarah Murnen, del Kenyon College. En su opinión, esa sexualización tiene serias implicaciones sobre cómo las jóvenes se evalúan a sí mismas según el modelo sexualizado de atracción física femenina. Las hace confrontar muy pronto en sus vidas el tema de la identidad sexual.

Los hallazgos serán publicados en el journal Sex Roles.

La teoría de la “objetificación”, las mujeres de las culturas occidentales son caracterizadas y tratadas como objetos de la mirada masculina. Esto deriva en el desarrollo de una auto-objetificación (hay que llamarlo de modo no muy castizo, tal vez), en las que las niñas y las mujeres interiorizan esos mensajes y ven sus cuerpos como objetos a ser evaluados de acuerdo con estándares estrechos, a menudo sexualizados, de la atracción

Teniendo en mente los efectos negativos de esa autocalificación, tales como la insatisfacción con el cuerpo, la depresión, la poca confianza y la baja autoestima, Goodin y su equipo analizaron el rol de la ropa de niñas en una posible influencia social que puede contribuir a la auto objetificación en niñas preadolescentes.

Examinaron la frecuencia y la naturaleza de la ropa sexualizante disponible para niñas (no adolescentes) en los sitios web de 15 tiendas populares en Estados Unidos. La ropa sexualizante revela o enfatiza una parte sexualizada del cuerpo, tiene características asociadas con ser sexy y/o porta mensajes sexualmente sugestivos. También miraron si las prendas tenían características infantiles, como cintas y otros.

De los 5.666 artículos estudiados en las tiendas, 69% tenía características infantiles solamente. Un 4% tenía sólo características sexualizadas y un 25% tenía ambas. La sexualización se da con más frecuencia en artículos que enfatizan una parte del cuerpo sexualizada, tales como camisetas y vestidos cortados de tal manera que hicieran más notorios los senos o pantalones muy decorados que llamaban la atención de las nalgas.

El tipo de tienda fue ligado al grado de sexualización, con tiendas para adolescentes o preadolescentes más dadas a exhibir ropa sexualizada comparadas con las tiendas para niños.

Para los autores “nuestro estudio presenta la categoría ambigua de ropa sexualizante de niñas. La co-ocurrencia de características sexuales e infantiles hacen que la sexualización esté presente en esas prendas. Padres confundidos pueden ser persuadidos a comprar una minifalda tipo leopardo si es de un rosado brillante. Claramente, lo sexual es visible en la disposición de los colores teñidos. Proponemos que las niñas que se visten de esta manera podrían contribuir a socializarse dentro del estrecho rol de la mujer sexualmente convertida en objeto”.

Un tema para pensar, aunque la ola de la moda es irresistible hoy.