Curiosidades y desarrollos de la ciencia

Tengo hambre. En el UT Southwestern Medical Center identificaron una señal cerebral que es suficiente para inducir resistencia a la leptina, problema que disminuye la capacidad del cuerpo de oír, por decirlo así, que está lleno y debería parar de comer. La leptina es una hormona que liberan las células grasas y se sabe que le indica al cerebro llenura o saciedad. Quizás ahí esté la culpa de la gordura de algunas personas. Curioso.

Alcohol y memoria. Hace tiempo atrás, los expertos consideran que el abuso del alcohol es dañino para el funcionamiento de la memoria y puede provocar enfermedad neurodegenerativa. Pero según un estudio nuevo publicado en Age and Ageing, existe evidencia de que el consumo suave a moderado de alcohol puede reducir el riesgo de declinación cognitiva o demencia. La demencia relacionada con el alcohol es de 10 por ciento, pero se halló que aquellas personas de 65 o más años bebedores moderados tenían menos índices de demencia. Bien curioso.

Araña glotona. Las arañas viuda negra se convierten a veces en desperdiciadoras de alimentos. Cuando la comida abunda, en ocasiones atacan presas pese a no estar hambrientas, un fenómeno inusual en el mundo animal. “Son como los humanos cuando tienen mucha comida alrededor, que se vuelven perezosos y desperdiciadores”, dijo el biólogo J. Chadwick en el blog WiredScience. “Cazan alimento que no necesitan y no se lo comen”. Esta araña acostumbra comerse al macho tras la cópula. Muy curioso.

 Potente microscopio. Puede ser el más potente dispositivo desarrollado. Científicos produjeron uno, reportado en Nature Communications, que puede ser empleado para entender la causa de distintas enfermedades. Este rastrea el más pequeño objeto que el ojo puede ver con ayuda óptica, venciendo el límite de difracción, dijeron los científicos de la Universidad de Manchester. Con su uso se puede ver 20 veces más pequeño que con el más poderoso microscopio existente hasta este nuevo desarrollo: 50 nanómetros (5 x 10-8 m) bajo luz normal, más allá del límite teórico para un microscopio óptico. El récord estaba en alrededor de un micrómetro, 0.001 milímetros. Con él se puede ver dentro de las células humanas y examinar virus vivos en gran detalle. Útil y curioso.