Ir de compras alargaría la vida

Ir de compras con regularidad puede que le deje vacíos los bolsillos, pero le regale algo: una vida más prolongada.

Bueno, esto en el caso de los hombres adultos, de acuerdo con un estudio con población taiwanesa, se reportó en el Journal of Epidemiology and Community health.

¿Cómo es el asunto? Durante la encuesta de nutrición y salud de 1999-2000, 1850 de 65 o más años respondieron si iban de compras, en un rango de nunca a todos los días.

Tras validad factores como la capacidad física e intelectual, la edad, género, educación, estilo de vida y situación financiera entre otros, se analizó cómo vivieron los participantes de 1999 a 2008.

Cerca de la mitad, 48 por ciento, nunca o casi nunca compraban durante la semana y cerca de uno de cada cuatro dos o cuatro veces por semana. Un 17 por ciento lo hacía cada día y el resto una vez por semana.

Casi dos tercios de quienes respondieron tenían menos de 75 años y casi la mitad eran hombres (54 por ciento). La mayoría tenía un estilo de vida sano y tres de cuatro estaban bien en lo económico.

Aquellos que iban de compras más de una vez a la semana tendían a ser los más jóvenes del espectro y hombres. También tendían a ser fumadores y bebedores, tener mejor salud física y mental, ejercitarse regularmente y tenía compañía para la cena.

Los investigadores encontraron que quienes compraban a diario eran un 25 por ciento menos probable que murieran, un 28 por ciento si eran hombres.

Para los autores, ir de compras puede significar alimentarse mejor y tener una dieta más sana. Ahora, comprar con frecuencia en los adultos mayores no sólo se refiere a comprar físicamente sino a buscar compañía o ejercitarse, lo que es más fácil de hacer que el ejercicio formal que requiere motivación.

Por todo eso, parece que viven más.

Hechos y situaciones curiosas

Pistola de células madres. Científicos inventaron una manera de tratar quemaduras y abrasiones de la piel mediante una bala. Una bala especial. Se trata de una pistola, una especie de jeringa estéril que libera células madre del propio paciente, generadas de piel sana, para reparar la piel afectada, según un informe en The Scientist. Qué curioso.

Salud al parque. Geof Godbey y Andrew Mowen, investigadores de Penn State encontraron que la inversión en parques y servicios recreativos tiene un efecto dramático en el mejoramiento de la salud y el bienestar de la comunidad, reduciendo de paso la presión sobre el sistema de salud. “Hay una fuerte relación entre cuánto dinero se invierte para proveer tales servicios y la cantidad de actividad física en la que la gente toma parte”, dijo Godbey. Al contrario;: una disminución en esa inversión, incide en el deterioro físico de los ciudadanos. Lógico. Y curioso.

La nariz. Parece loco, pero uno usa más una cavidad nasal que la otra. Cuando las palomas rastrean el camino a casa, la cavidad derecha de la nariz es más utilizada, según un estudio en el Journal of Experimental Biology. El grupo de científicos, que taparon una de las dos cavidades en las palomas y emplearon GPS, indica que también los humanos favorecemos la cavidad derecha para detectar y evaluar la intensidad de los olores, revelando una marcada asimetría olfativa. Bien curioso.

Ciencia comprometida. Aunque la intención de la mayoría es sana, algunos quieren acomodar los resultados. Bien: cerca de 100 papers científicos podrían ser retirados de la literatura dado que no recibieron la aprobación institucional requerida, según Retraction Watch. Para citar un caso, Joachim Boldt, antiguo jefe de anestesia en el Klinikum Ludwigshafen en Alemania, fue despedido el año pasado al crecer las sospechas sobre un paper en Anesthesia & Analgesia que se basó en una investigación que nunca se hizo. Preocupante. Y curioso.

De la vida diaria: gasolineras y salud

La moda está. Por el motivo que sea. A veces hacen falta. En otras no. Las estaciones de servicio o gasolineras. En medio de sitios residenciales son un problema… para la salud.

Investigadores de la Universidad de Murcia en España estudiaron los efectos de la contaminación de esas estaciones que son potencialmente peligrosas para la salud, efectos que se pueden notar en edificaciones a menos de 100 metros de distancia de esos centros.

“Algunos compuestos orgánicos aéreos, como el benceno, que incrementa el riesgo de cáncer, han sido registrados en estaciones a niveles por encima de los de áreas urbanas donde el tráfico es la fuente primaria de tal emisión”, indicó Marta Doval, coautora del estudio.

Publicado en el Journal of Environmental Management, el estudio muestra que el aire en esas estaciones y en los alrededores es afectado por las emisiones del combustible que se evapora de los vehículos cuando se llena el tanque y por los regueros.

El equipo investigador midió los niveles de los contaminantes típicos del tráfico en diferentes partes del área urbana de Murcia, y calculó los cocientes para los niveles del compuesto aromático (benceno) y de un hidrocarburo (n-hexano) en tres estaciones de servicio (cerca de los puntos de bombeo y en áreas vecinas) para hallar la distancia a la cual las estaciones no tendrían impacto.

“En los tres casos estudiados obtuvimos distancias máximas de influencia cercanas a los 100 metros, aunque la distancia promedio sobre la cual esta contaminación tiene un efecto es alrededor de 50 metros”, dijo Enrique González, el director del grupo.

Las distancias, sin embargo, dependen del número de bombas, la cantidad de combustible que entregan, la intensidad del tráfico, la estructura del vecindario y las condiciones del clima.

“A mayor contaminación de los alrededores como resultado de otras causas (tráfico), menor impacto de los dos contaminantes en la estación”.

El estudio revela que se debe guardar una distancia mínima de 50 metros entre las estaciones y las casas y de 100 metros para sitios especialmente vulnerables como hospitales, centros de salud, escuela y casas para ancianos.

Velocidad de caminado predice años restantes de vida

Vaya: cuando una persona de edad comienza a caminar con lentitud, todos se dan cuenta y los parientes se preocupan.

Esa característica común en los mayores de más edad, comienza a ganar espacio como un marcador confiable sobre la salud y la longevidad de quienes tienen 65 o más años.

Un nuevo análisis de la velocidad de caminado muestra que –menos de un décimo de metro por segundo- el paso de un adulto mayor, su edad y el género pueden predecir la expectativa de vida con tanto éxito como otra batería de indicadores de salud.

Podría ser entonces que, en vez de que un doctor tome la presión, el índice de masa corporal, las condiciones crónicas, la hospitalización y la historia del cigarrillo y emplee el uso de ayudas de movilidad para estimar la supervivencia, un asistente podría tomar simplemente el tiempo que demora un paciente en caminar unos pocos metros y predecir con alta precisión la probabilidad de vivir 5 o 10 años más, así como la expectativa media de vida.

Esta herramienta sería de mucha utilidad para los médicos en sus decisiones de escaneos para detectar cánceres, cirugías cardiacas y otros tratamientos invasivos.

“La velocidad para caminar es una poderoso indicador de vitalidad”, dijo Stephanie Studenski, profesor de la Universidad de Pittsburgh y coautor del nuevo análisis.

Con más gente viviendo más, existe una disparidad creciente en la salud de los adultos más viejos, haciendo muy difícil distinguir entre los simplemente viejos (cronológicamente) y los pacientes geriátricos (envejecidos biológicamente), indicó Matteo Cesari, de la Universidad de Roma, en un editorial publicado junto al nuevo estudio. Por ejemplo: los pacientes que son ancianos, pero no geriátricos, podrían ser objeto de un tratamiento más agresivo contra un cáncer.

El estudio acaba de ser publicado en el Journal of the American Medical Association 8Jama).

Póngale atención a cómo caminan sus seres queridos mayores.

Ponga atención: Si se siente joven, mejorará su salud

Viejo yo, ¡no, la cédula! El cuento tan trillado puede ser verdad si uno se lo propone, de acuerdo con un nuevo estudio.

Cuán vieja se siente una persona influye en su salud y en cómo los demás la ven.

En un artículo publicado en Perspectivas on Psychological Science, se revisan estudios sobre el tema y sugiere que sentirse joven puede de verdad hacerlo a lucir así y, lo que es más, tener la salud de alguien más joven.

Ellen Langer, psicóloga de Harvard, ha estado estudiando por décadas cómo la mente influencia el cuerpo. En un estudio considerado clásico, hombres adultos se veían en un retrato que se retocó para que se vieran como de 20 años menos, pretendiendo que estaban viviendo en ese año. “Sus mentes estaban en el pasado. Su visión mejoró, su fortaleza se recobró y así otros aspectos”, dice.

Langer escribió el nuevo artículo con Jaewoo Cheng, del Massachussets Institute of Technology.

En un estudio con sus colegas, mujeres se cortaban el cabello y lo teñían en un salón de belleza y voluntarios miraban el antes y el después en fotos de las mujeres- Las mujeres que creían que teñirse el cabello las hacía lucir más jóvenes, realmente lucían así, de acuerdo con los observadores, a los que se les mostraron sólo fotos de los rostros. Las mujeres que no creían que lucían más jóvenes con el cabello teñido no obtenían ese beneficio.

Investigaciones anteriores han encontrado que el patrón de calvicie en los hombres incrementa el riesgo de cáncer de próstata. Langer y sus colegas lanzaron de la hipótesis de que se podría deber a que se consideraban viejos; cada día en el espejo, obtenían un recordatorio visual de que estaban envejeciendo. Algunos problemas del corazón también se han relacionado con la calvicie. Esto, pese a que no existe una razón biológica clara de porqué la pérdida del cabello y los problemas del corazón van juntos; los sentimientos de los hombres sobre su edad, podrían ser parte del asunto.

Las mujeres que tienen hijo por primera vez más adultas son a menudo más saludables cuando envejecen que aquellas que lo tienen más jóvenes, quizás, dice Langer, porque pasan su tiempo con mujeres más jóvenes en la guardería y parques. Y las personas que se casan con compañeros más viejos tienen una expectativa de vida menor, mientras quienes se casan con más jóvenes viven jóvenes más tiempo.

Si Langer y colegas tienen razón, y sentirse joven lo hace a usted más saludable, ¿qué podría hacer? Una posibilidad es vestirse como una quinceañera, teñirse el cabello y tener un novio joven, pero la científica tiene otra solución: no cambie su pensamiento de una, será menos vulnerable. “Creo que tenemos mucho más control sobre nuestra salud y bienestar de lo que la mayoría comprende”.

Religión y salud

Unos creen, otros no. Pero para quienes tienen firmes convicciones religiosas y practican, no es buena idea dejar los grupos a los que pertenecen.

No, de acuerdo con Christopher Scheitle, investigador de Penn University en el tema de Sociología.

El porcentaje de personas que dejó los grupos religiosos a los que pertenecían y que reportaron gozar de buena salud, fue cerca de la mitad de aquellos que permanecieron unidos al grupo.

Estudios previos habían mostrado cierta asociación entre una buena salud y la pertenencia a un grupo religioso. Ahora se muestra, en otro sentido, que así es: si deja el grupo, no le va tan bien.

Cerca del 40 por ciento de los miembros de grupos religiosos estrictos reportaorn que estaban bien de salud. Pero sólo 25 por ciento de aquellos que pasaron a otra religión. Y aquellos que abandonaron el grupo y las prácticas religiosas y gozaban de buena salud eran apenas el 20 por ciento.

El hallazgo fue reportado en el Journal of Health and Social Behavior.

Existen algunas posibles explicaciones a ese deterioro enla salud:

Los grupos estrictos requieren miembros que se abstengan de prácticas poco saludables, como beber licor o fumar. Además promueven estructuras formales e informales de apoyo para alentar la buena salud.

Además: las creencias religiosas pueden estimular la salud al proveer esperanza y propender por pensamientos positivos.

Creer o no creer es otro asunto. Pero para algunos, creer viene con ganancias adicionales.

Si no se mata, aún puede vivir bien

Ojalá que sí. Aunque muchos estudios van y vienen sobre los beneficios de la actividad física y la intensidad requerida, algunos contradictorios, uno más trata de aportar luces sobre el tema.
Podría ser que lo poco, haga mucho. Si no se mata haciendo ejercicio, también tiene posibilidad de estar bien. Investigadores de la London School of Higiene and Tropical Medicine de Cambridge University y el Karolinska Institute de Suecia, hallaron que aún una intensidad física moderada, como caminar o montar en bicicleta puede reducir sustancialmente el riesgo de muerte temprana.
El estudio, publicado en el Internacional Journal of Epidemiology, combinó los resultados de los más grandes estudios en el mundo sobre el impacto de la actividad física ligera o moderada en quienes no hacían nada de ejercicio.
Aunque una actividad física más intensa es mejor, los beneficios de incluso una pequeña cantidad de actividad son importantes en los menos activos.
Las buenas noticias del estudio es que usted no tiene que ser un fenómeno del ejercicio para beneficiarse de él. Con sólo lograr los niveles recomendados de actividad física, 30 minutos diarios de actividad moderada cinco días a la semana, reduce el riesgo de muerte un 19 por ciento, mientras que siete horas a la semana de actividad moderada comparada con ninguna actividad, reduce el riesgo en un 24 por ciento.
James Woodcock, líder del estudio, opinó que “esta investigación confirma que no sólo ejercitarse duro es bueno para su salud, sino también las actividades moderadas de cada día, como caminar o montar en bicicleta, tienen grandes beneficios. Caminar a las tienda o al llevar los hijos a la escuela, pueden alargar su vida y traer otros beneficios para el bienestar general”.

Últimas noticias: deseo, orgasmo, sexo y salud

El sexo es una de las fuerzas que mueven a los humanos y motivo de inquietud diaria, por todo lo que implica para el desarrollo de la persona y su bienestar físico y emociona. De las últimas ediciones del Journal of Sexual Medicine, presentamos los resultados de algunas investigaciones, que pueden ser de interés.

La motivación femenina por el sexo

Dados los problemas que existen con la definición del desorden del deseo sexual hipoactivo, puesto que el deseo de sexo y las fantasías sexuales no son una experiencia universal, Ana Carvalheira y colegas de Portugal exploraron las motivaciones femeninas para involucrarse en la actividad sexual, la frecuencia y los indicadores de las fantasías sexuales, el reconocimiento de la excitación sexual y la asociación entre la duración de la relación con esas variables.
¿Qué hallaron en el estudio con 3.687 mujeres?
Que entre las mujeres que con mayor facilidad se excitaban, 15,5 por ciento reportó que se involucraban en sexo sólo si sentían deseo mientras que 30,7 típicamente o siempre accedían una vez estaban excitadas. Las mujeres en relaciones estables tenían sexo sin tener deseo sexual con mayor frecuencia (42 por ciento) que las mujeres en relaciones pasajeras o cortas. Sólo 52,5 por ciento reportó tener fantasías. Una regresión logística permitió inferir que la religión, la dificultad en excitarse, el deseo consciente y la frecuencia del orgasmo estaban asociados significativamente con las fantasías.

Qué actividad sexual beneficia más

Stuart Brody, de la Universidad of the West of Scotland analizó los beneficios físicos y mentales de diferentes actividades sexuales, para lo cual se basó en una revisión de la literatura existente.
¿Qué reportó? Que un amplio rango de {índices de una mejor salud psicológica y fisiológica están asociados específicamente con la penetración vía vaginal. Otras actividades, como la masturbación o la penetración anal, tienen una relación débil o no la tienen con la salud. El condón, de paso, parece disminuir algunos beneficios de la penetración vaginal.

Afrodisíacos ¿para qué?

La búsqueda de un remedio que fortalezca la función sexual o trate la disfunción eréctil, ha sido búsqueda intensa del hombre. Rany Shamloul, de Queen’s University en Canadá, analizó populares afrodisíacos y su efecto en el deseo sexual o el mejor desempeño.
Los datos existentes no apoyan ninguna utilidad. Ahora, pese a que existe la tendencia a recomendar el ginseng, faltan estudios específicos para analizar su acción en materia de potencia sexual y en la disfunción eréctil. No existe, reveló, mucha literatura sobre los afrodisíacos en la mujer.

El esquivo punto G

Emmanuele Jannini, de la University of L’Aquila estudió la posible existencia del punto G, el punto del placer tan buscado en la pared vaginal y que se ha convertido en el ovni de la anatomía femenina.
Se encontró que ese punto no es una constante y es variable de mujer a mujer, existiendo algunas evidencias experimentales sobre los cambios que experimenta durante la estimulación digital o con el pene. Pese a 60 años de estudios sobre el tema, considera que se requiere investigar mucho más el asunto.

Marihuana y sexo

Aunque Cannabis es la sustancia ilícita más empleada en el mundo, falta mucho por saber sobre sus efectos en la salud. Por eso Marian Pitts, del Australian Research Centre in Sex, y colegas examinaron el uso de la marihuana y su influencia en la salud sexual.
Para eso entrevistaron 8.656 australianos de 16 a 64 años, de los cuales 754 reportaron su uso el año previo y 126 la usaban a diario, 126 cada semana y 502 varias veces a la semana.
Los que la fumaban todos los días (hombres y mujeres), en comparación con los no fumadores, tenían más probabilidad de reportar dos o más compañeros sexuales en el año previo. Y el uso diario estaba asociado con enfermedades de transmisión sexual en mujeres, no entre los hombres.
Entre las mujeres que la usaban a diario no se reportaron problemas sexuales, pero los hombres sí presentaban algún problema: no alcanzaban el orgasmo, lo alcanzaban muy rápido o demasiado despacio.

Exagerados y encartados

Exagerados. Poco a poco la influenza A H1N1 cae en el olvido, salvo para quienes la padecen o han sufrido. Obvio. Pero algo no funciona bien. ¿Se exageró la amenaza?
Un reporte en New York Times en días pasados muestra hechos reveladores:
Cuando comenzó a producirse la vacuna, se hizo una gran lista de compradores, con los países más ricos a la cabeza, queriendo salvarse por encima de todos. ¿Qué sucedió? Pues que andan muy encartados.
Francia, que compró 60 millones de dosis, como para vacunar toda su población, sólo ha empleado 5 millones. Hoy quiere cancelar el pedido de 50 y vender varios millones.
Holanda tiene disponibles 19 millones de dosis para quien las desee adquirir y Alemania adelanta conversaciones con las farmacéuticas productoras para reducir a la mitad el pedido de 50 millones de dosis y vender varios millones de los que adquiera.
Estrados Unidos, que ha distribuido 160 millones de los 251 millones de dosis adquiridas, no sabe qué hará con el resto.
La exagerada compra de las vacunas se debió a dos razones. La primera, muchos creyeron que se necesitaban dos dosis por persona. Y: se acusa ahora a la Organización Mundial de la Salud de haber exagerado la alerta por la pandemia.
Para Wolfgang Wodarg, quien estuvo al servicio del Parlamento alemán, la Organización usó una definición inadecuada de pandemia, considerando sólo la capacidad de transmisión del virus y no la severidad de la cepa.
Keiji Fukuda, de la OMS, explicó que esa definición siempre se ha basado sobre la transmisión, no la letalidad del virus.
Quizás se trate de un caso de exageración, pues los científicos, tras determinar la presencia del virus nuevo y trabajar en una vacuna, no pueden prever el curso que seguirá.
Podría recurrirse al viejo adagio de que es mejor prevenir que curar. Además, si los que hubiesen adquirido las vacunas hubiesen sido los países pobres, los más desarrollados ni se inmutarían por el tema.

Los buenos efectos del propoleo

Vendido en tiendas naturistas, hay un producto que parece beneficiar la salud: el propoleo.
Este derivado de las colmenas de abejas tiene ciertas propiedades que ayudarían a las personas, de acuerdo con estudios realizados por Neiker-Tecnalia en colaboración con la Fundación Kalitatea, Asociaciones de apicultores, plantas envasadoras de miel y administraciones vascas (España), que han analizado diferentes productos derivados de la colmena y el propóleo es uno de ellos.
Este producto es la sustancia resinosa que las abejas recolectan de las yemas de los árboles y de algunos vegetales. La abeja lo recoge y transforma para desinfectar la colmena, sellar grietas, construir panales, así como para su uso como agente microbicida, desinfectante y también para embalsamar intrusos difíciles de expulsar por su tamaño. Es, por tanto, el responsable directo de garantizar la asepsia de la colmena, siendo ésta un ambiente prolífero para el desarrollo de virus y bacterias, debido a sus condiciones de temperatura y humedad.
Aunque su composición está sujeta a la zona de producción (clima, vegetación circundante, etc.), en esencia contiene: resinas y bálsamos (50-60%), ceras (20-25%), aceites esenciales (5-10%), polen (5%), otros (minerales, enzimas… 5%).
La fracción de resinas y bálsamos es la que agrupa la mayoría de compuestos biológicamente activos, principalmente compuestos fenólicos derivados del reino vegetal y con capacidades farmacológicas.
Debido al número de principios activos que presenta, su tintura (extracto alcohólico) es conocida y empleada por sus propiedades terapéuticas, principalmente por su acción estimulante sobre el sistema de defensa del organismo. Entre sus propiedades destaca su acción antioxidante, antimicrobiana, estimulante, cicatrizante, analgésica, anestésica, antiinflamatoria.
Los ensayos de actividad antioxidante proporcionan una idea sobre la capacidad del producto de neutralizar radicales libres. Estos últimos representan moléculas dañinas, generadas tanto de forma endógena como exógena, capaces de producir daños celulares provocando la aparición de enfermedades degenerativas, como cáncer, Alzheimer.
Un ensayo de la actividad antimicrobiana contra cinco agentes contaminantes demostró su potencial benéfico (Streptococcus mutans (caries dental), Candida albicans (afecciones vaginales), Salmonella tiphy (salmonelosis), Helicobacter pylori (úlcera de estómago), Saccharomyces cerevisiae (papel oportunista en sepsis de enfermos SIDA, leucemia.)
El desarrollo y crecimiento de todos los microorganismos estudiados se ve inhibido en presencia de diferentes concentraciones de propoleo. Las concentraciones inhibitorias mínimas se producen a concentraciones de producto muy bajas, lo que corrobora el alto potencial antimicrobiano del producto. Estos resultados prueban que el propoleo esta constituido por compuestos con elevada acción antimicrobiológica, probablemente derivada del alto contenido en compuestos fenólicos, flavonoides provenientes del reino vegetal. Esta información fue elaborada con datos entregados por las emrpesas interesadas.