Los cuervos no sacan los ojos, sino las larvas

Como las tenemos ahí a la mano, no pensamos en ello. Desarrollar la capacidad de elaborar herramientas es todo un suceso para la especie que lo logra. Eso ayudó, indudablemente, a la transformación de los humanos. Hoy no podemos vivir sin ellas. Tenemos tantas que si cayéramos en una isla desierta sin ninguna, seríamos unos inútiles.

Los cuervos de Nueva Caledonia utilizan palos para sacar la larva de escarabajos de los troncos de árboles podridos.

Les toma mucho tiempo y práctica, pero la recompensa es el alto contenido nutricional de las larvas, reportaron científicos en un artículo en Science.

El uso de herramientas no es común en el mundo animal y sus orígenes evolutivos han sido difíciles de estudiar. Por eso, investigadores se han interesado en los cuervos salvajes de Nueva Caledonia en el Pacífico Sur. Estudios previos habían mostrado que este tipo de uso de herramientas es la manera principal con la que tienen acceso a las larvas, lo cual requiere una habilidad considerable que las aves jóvenes deben adquirir, y que lleva tiempo, incluso para las adultas, adeptas a ellas.

Christian Rutz y colegas investigaron los beneficios de utilizar herramientas al analizar cómo contribuyeron es larvas a las dietas individuales de los cuervos. Con datos isotópicos de las plumas y la sangre de los cuervos salvajes, estimaron cuánto dependían de la búsqueda asistida por herramientas. Y con un modelo estimaron qué tanta energía les proporcionaron estas.

Los resultados muestran que tan solo unas cuantas larvas pueden satisfacer los requerimientos de energía diarios, subrayando las recompensas disponibles para hábiles usuarios de herramientas y sus crías.

La foto cortesía Science.

Saber cuándo y de qué morir

Prisioneros del momento de la muerte. Vive el hombre de joven creyendo que nunca morirá, pero cuando envejece…

Un examen de sangre a los 60 años puede predecir con precisión si un hombre morirá de cáncer de próstata en los siguientes 25 años, según investigadores del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en Nueva Cork y Luna University en Suecia.

El estudio, publicado en el British Medical Journal podría tener implicaciones para determinar quiénes deberían ser examinados luego de los 60 y a quiénes no beneficiaría el examen.

En el estudio se analizaron muestras de sangre de 1.167 hombres nacidos en 1921 y tomadas en 1981 y 1982. Todos fueron seguidos hasta que llegaron a los 85 o murieron.

Tras estudiar varios biomarcadores, se encontró que el anfígeno específico de próstata predecía con alta seguridad el riesgo a largo plazo.

126 hombres fueron diagnosticados con cáncer de próstata y de esos, el 90 por ciento de las muertes ocurrieron en aquellos en el top 25 de los niveles del anfígeno cuando tenían 60 años.

Así, aquellos con un nivel sobre 2ng/ml a los 60 años deberían ser considerados como de alto riesgo.

¿Se sometería usted?

El masaje sueco sí alivia

Esa sensación de bienestar tras un buen masaje, no es mera ilusión.
Investigadores del Departamento de Psiquiatría y Neuroriencias del Comportamiento en el Cedars-Sinaí, reportaron que las personas sometidas a ese masaje experimentaron cambios medibles en su respuesta corporal inmune y endocrina.
Aunque la gente ve el masaje como algo que le proporciona bienestar, no se han allegado muchas pruebas fisiológicas de la respuesta inmune del cuerpo.
El estudio publicado en el Journal of Alternative and Complementary Medicine, 29 personas recibieron 45 minutos de masaje sueco y 24 el mismo tiempo en un masaje suave. Antes de la actividad, se fijaron catéteres intravenosos para tomar muestras de sangre durante la sesión.
El estudio demostró que no sólo hace sentir bien, sino que es benéfico, dijo Mark Rapaport, investigador principal.
Entre los resultados se encontró:
Las personas que recibieron el masaje sueco experimentaron cambios significativos en los linfocitos, que desempeñan un papel en la defensa del organismo.
Este masaje produjo una reducción en la Arginina Vasopresina, que se cree actúa en la conducta agresiva y ha sido asociada al aumento en la hormona del estrés, cortisola.
El masaje sueco disminuye esa hormona del estrés.
Y provocó una reducción en las citoquinas producidas por las células blancas de la sangre estimuladas.

Por su salud, aligere el peso de ciertos metales

Que no lo dobleguen ni el hierro ni el cobre. Un tema que por lo general se ignora: Altos niveles de estos metales están ligados a la enfermedad de Alzheimer, problemas del corazón y otros desórdenes relacionados con la edad, recordó un informe en el Chemical Research in Toxicology.
Por eso, se debería evitar la acumulación, que se ha convertido en un asunto de salud pública de acuerdo con el investigador George Brewer.
El cobre y el hierro son nutrientes esenciales para la vida y los niveles altos son benéficos para la salud reproductiva de los jóvenes, pero al llegar a los 50, el asunto cambia y las concentraciones altas de esos metales pueden dañar las células y provocar la aparición de diferentes enfermedades.
Algunas de las medidas sugeridas, incluyen:
Evitar el consumo de pastillas de minerales y vitaminas que contengan hierro y cobre; reducir el consumo de carne, no consumir agua de llaves de cobre, donar sangre regularmente para reducir el hierro y consumir suplementos de zinc para reducir el cobre.