Resumen científico de la semana

1. No somos de aquí ni de allá

Dos estudios al tiempo aportan contradictorias pistas sobre el origen de los americanos. Mientras uno en Science sugiere que los primeros pobladores entraron por Siberia en una sola oleada hace cerca de 23.000 años, otro en Nature encontró huellas genéticas de Australasia en pueblos amazónicos dando pie a la múltiple ocupación del continente americano. Dos estudios que complican el panorama sobre la pregunta básica: ¿de dónde venimos? El dibujo es de S. Bech.

2. Nos bombardean

Electrones de alta energía que viajan casi a la velocidad de la luz están golpeando la atmósfera, donde afectan la capa de ozono y además pueden dañar también satélites de comunicaciones, climáticos, militares y de navegación también, reveló un estudio en Nature que muestra las investigaciones iniciales sobre el tema. El flujo llega tras las explosiones solares.

3. Viejos agrícolas

Se ha considerado hasta ahora por las pruebas existentes que la agricultura comenzó hace unos 12.000 años en la región del Levante. Un estudio publicado en Plos One reveló la existencia de pruebas que indicarían que nació hace unos 23.000 años. Las evidencias se encontraron en las playas del mar de Galilea. La pista la dieron unas malezas encontradas en el sitio. Esas malezas crecen en sitios cultivados y suelos trabajados.

4. Un lejano primo

La Nasa anunció la detección de 521 candidatos a exoplanetas y la confirmación de un planeta primo de la Tierra, con un diámetro 60% mayor, orbitando en la zona de habitabilidad de su estrella, muy parecida al Sol, aunque más viejo. Se supone que es rocoso, pero no se ha precisado. Allí el año dura 385 días de los nuestros. El planeta es el Kepler 452b, a 1.400 años luz. Con él suman 1.030 planetas hallados en otros soles y más de 4.600 candidatos.

5. Dura es la pobreza

Un estudio aparecido en Jama Pediatrics encontró que el cerebro de niños en la pobreza no se desarrolla bien, lo que traerá consecuencias como la falta de atención y la dificultad de lidiar con el estrés. Una dificultad que disminuye cuando tienen el adecuado cuidado de los padres y que marca el camino para intervenciones y evitar secuelas de por vida

6. El enano que se las trae

Nuevos datos de la misión New Horizons en Plutón revelados por la Nasa muestran un planeta enano más especial de lo que podría esperarse en ese pequeño mundo en la frontera del cinturón de Kuiper. La nave detectó en el sobrevuelo una bruma extendida y hielo que fluye. Además con las montañas de hielo ya reportadas y la extraña química superficial. La bruma se encuentra en dos capas, una a 50 kilómetros de altura y otra a 80.

7. La música, remedio infalible

Un estudio encontró una asociación entre el aprendizaje de música en estudiantes de la secundaria y un neurodesarrollo acelerado, confiriéndoles a los estudiantes mayor capacidad auditiva y habilidades en el lenguaje que conducen a un mayor éxito académico. El estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences sugiere la importancia de las clases de música como parte del currículo escolar, algo que no se da con frecuencia.

8. Estuvimos con suerte

¿Por qué vivimos en la Tierra y no en Venus ni en Marte? Un estudio en Nature Geosciences parece aportar la razón: el bombardeo de asteroides tras la formación de nuestro planeta hizo que el uranio y el potasio, que producen calor y eran abundantes, fueran expulsados, lo que determinó la evolución de las placas tectónicas, el campo magnético y el clima que diferencian la Tierra.

9. Un gen esquizofrénico

Científicos identificaron una función crítica que parece ser el gen piedra de Rosetta que podría ayudar a desentrañar todos los genes relacionados con la esquizofrenia. El hallazgo reveló un periodo vulnerable en las fases tempranas del desarrollo cerebral que podría ser contemplado para hacer reversible, algún día, esa enfermedad. El estudio fue revelado en Science.

10. Y la serpiente tenía patitas

Es un fósil de un animal que vivió hace 110 millones de años en el Cretáceo en lo que hoy es Brasil. Nada raro hasta ahí: pero tenía 4 patas y… era una serpiente. Un hallazgo revelado en Science que podría ayudar a comprender mejor cuándo y cómo fue que las serpientes perdieron sus extremidades. Se sabe que estos reptiles evolucionaron de los lagartos que vivían en hoyos en la tierra. Y sirve para recordar que no siempre han sido como hoy.

Mis 10 noticias científicas de la semana

1. Qué cantidad de energía

Para algunos se trata de cazar pispirispis, pero hay mucho más. El caso es que enterrado bajo cientos de metros de hielo en la Antártida se encuentra el IceCube, un telescopio de neutrinos, esas esquivas partículas que poco interactúan con la materia ordinaria.

Bien, se confirmó en Physical Review Letters que se detectaron 2 neutrinos, lo más energéticos jamás observados, provenientes de una lejana galaxia. Si hubieran llegado del Sol o de interacciones en nuestra atmósfera no tendrían tanta energía.

Se informó que ni el Gran Colisionador de Partículas donde se descubrió el bosón Higgs puede generar tanta energía.

2. ¿Aló, con el espacio?

A manera de experimentación la Nasa envió al espacio los tres primeros celulares inteligentes. Sí, smartphones. La intención es la de ver si funcionan para desarrollar algunas tareas de comunicación y recibo de datos. Los tres están funcionando bien y sus señales son recibidas en distintas antenas en el planeta. De este modo podría abaratarse el costo de algunos satélites indicó la agencia.

3. Me pica me pica, me rasco me rasco

Algunos sostenían que la picazón era una forma de dolor menor, otros que el funcionamiento defectuoso de alguna terminación nerviosa. Nada de eso. Según un estudio aparecido esta semana, fue aislado una clase de células nerviosas que nos hacen rascar y solo rascar.

neuronas picazón. En el estudio aparecido en Nature Neuroscience, se demostró que algunas neuronas sensoriales con terminaciones nerviosas en la piel tienen un único receptor de proteína denominado MrgprA3, que al final de cuenta es el que hace que nos rasquemos ante una picazón.

4. Granitos llegados de lejos

Dos granos de arena hallados en un par de meteoritos en la tierra, sugieren que se se formaron en una misma supernova hace miles de millones de años según un estudio aparecido en Astrophysical Journal Letters. La marca química de cada uno de ellos es muy rara y similar, lo que indica un mismo origen: contienen O18 que sólo se forma en esas poderosas explosiones. La supernova es una explosión de una gran estrella cuando consume su material. ¿Cómo llegaron hasta acá?

5. Hay rayos negros

Aunque del asunto comenzó a hablarse hace dos semanas, solo ahora salió la versión oficial. Sí, rayos negros que se pueden presentar invisibles entre las nubes pueden generar rayos gamma, la forma más potente de energía e irradiar los aviones, pero sin poner en peligro la vida de los pasajeros dijeron los científicos. Son rayos gamma terrestres tan brillantes que pueden enceguecer satélites situados lejos de la escena. Y se presentan a alturas a las cuales viajan los aviones comerciales. Se generan por una forma extrema de rayos y aunque pueden emitir gran cantidad de rayos gamma, emiten poca luz visible según un informe en LiveScience.

6. Einstein no se podía equivocar

Al medir las fuerzas gravitacionales en un pulsar, una estrella de neutrones que gira a gran velocidad y su compañera, una estrella enana blanca, se comprobó una vez más que la Teoría General de la Relatividad publicada por Albert Einstein en 1915 es muy sólida. El sistema medido se encuentra a 7.000 años luz de nosotros. El artículo apareció en Science.

7. A ponerse los anillos

Por estos días, con su máximo acercamiento hoy, Saturno se encuentra en oposición. Quiere decir que la Tierra está interpuesta entre él y el Sol, lo que hace de este fin de mes y de mayo los mejores momentos para observar el gran planeta, en el cual se encuentra desde hace años la sonda Cassini, que ha explorado ese complejo sistema de lunas y anillos. Con binoculares se puede apreciar muy bien el planeta con sus anillos.

8. Pasajeros con destino a su muerte, favor abordar

Se conocieron esta semana más detalles sobre la misión Mars One o Marte Uno, por medio de la cual una empresa privada quiere enviar una misión tripulada a Marte, misión que solo tendría tiquete de ida. En 2016 saldrían naves cargueras que llevarían al planeta rojo todo lo que requeriría la misión. En 2023 viajarían los pobladores del planeta. Para muchos se trata de un proyecto poco cuerdo por todas las dificultades que aún existen para que alguien llegue vivo a Marte y pueda vivir allí un tiempo siquiera.

9. De los bichos y el autismo

Una vacuna desarrollada por científicos de la Universidad de Guelph para bacteria intestinal común en personas con autismo, puede servir a la vez para eliminar ciertos síntomas de esa condición. El estudio liderado por la profesora Brittany Pequegnat apareció en el journal Vaccine. El desarrollo es una vacuna basada en carbohidratos para combatir el Clostridium bolteae. Más del 90% de los niños con autismo presentan desórdenes gastrointestinales y cerca del 75% sufren diarrea. La vacuna, parece, podría aliviar algunos síntomas asociados al autismo.

10. Mire y copie

Dos estudios publicados en Science presentan evidencia sólida de que los micos y las ballenas aprenden también como los humanos: mirando y copiando el comportamiento de los demás. En el primer estudio de Erica van de Waal, de la Universidad de San Andrés en el Reino Unido, se demostró que así obra el aprendizaje entre micos Chlorocebus aethiops. En el segundo, un grupo de esa universidad liderado por Jenny Allen encontró que en las ballenas jorobadas también lo hacen. Una transmisión cultural comprobada.

Hubo una fuerte explosión solar

Una gran llamarada solar salió del Sol el lunes a las 12:45 hora colombiana. Aunque fue clasificada como categoría media 1,7, visualmente ha sido la más espectacular de los últimos años de acuerdo con la Nasa.

El Observatorio de Dinámica Solar (SDO) la grabó en longitudes de onda del ultravioleta extremo.

El sitio especializado SpaceWeather.com reportó que la llamarada no expulsó plasma en dirección a la Tierra, pero sí hacia una de las dos sondas Stereo que logra imágenes completas del Sol. También afectará el telescopio espacial de infrarrojos Spitzer y al robot Curiosity que se dirige hacia Marte.

la llamarada se produjo hacia el lado izquierdo de nuestra estrella, una región activa que pudo ser la causante de intensa actividad observada el domingo 15.

La llamarada expulsó una enorme cantidad de plasma solar en una explosión conocida como eyección de masa coronal (del Sol).

Si hubiera estado dirigida hacia la Tierra hubiera provocado ya intensas auroras boreales y, de pronto, afectado algunos satélites.

En el video cortesía de la Nasa, cómo fue la explosión.

¿Cuánto se han desplazado los polos de la Tierra?

Una expedición inició ayer la medición en la Antártica

 

Nada es eterno en el mundo: dos científicos iniciaron ayer un viaje a la Antártica para continuar con una tradición que lleva 100 años; registrar el campo magnético de la Tierra, un registro que comenzó el explorador británico Robert Scott al comienzo de su mortal expedición al Polo Sur.

¿Para qué mantener la tradición? Este registro es necesario dado que los polos magnéticos se desplazan debido a la compleja circulación de los fluidos de la corteza exterior del planeta. Durante el siglo pasado, ambos polos magnéticos se han estado moviendo al noroeste: el Polo Norte de Canadá hacia Siberia a un ritmo de 60 kilómetros por año, y el Polo Sur hacia Australia a unos 10 a 15 kilómetros anuales.

“Es un ritmo sorprendente”, dijo en Nature Stewart Bernie, del GNS Science en Avalon, uno de los dos científicos que inició el viaje ayer.

Se cree que este movimiento sea un rasgo normal de la oscilación magnética de la Tierra y podría cambiar en cualquier momento.

Las mediciones precisas sobre el terreno de ese campo magnético se usan para ayudar a calibrar las medidas de satélites y los modelos globales de información, tal como el World Magnetic Model, que es utilizado por la Otan y los departamentos nacionales de defensa. Este modelo se actualiza cada 5 años. La actual versión va hasta 2014.

Unos 100 observatorios alrededor del globo toman las mediciones de manera regular, y las naciones las complementan con trabajo de campo: Nueva Zelanda, por ejemplo, ha tomado sus medidas en el campamento de Scott en la Antártica cada 5 años desde 1957, el sitio más inhóspito donde se hacen las mediciones.

Tony Hurst y Bennie tomarán los datos en dos sitios, el primero en Lake Vanda en los valles secos de la Antártica, donde casi nunca cae nieve. “Es un escenario increíble, donde no hay suelo solo rocas y piedras y focas momificadas”, dijo Hurst, quien ya estuvo allí.

Luego visitarán Cape Evans, donde el campamento de Scott aún existe.

Un teodolito magnético les permitirá medir el ángulo del campo magnético, tanto paralelo como perpendicular al piso, este último llamado dip (inclinación), es 90 grados hacia el polo mismo donde las líneas del campo magnético van derecho hacia el piso.

El campo magnético del planeta ha estado declinando desde los años 1800, quizás por coincidencia o quizás como precursor de un cambio de los polos de acá a unos miles de años.

La medición toma alrededor de una hora, pero lo harán todo el día debido a la leve oscilación por la rotación de la Tierra y el efecto del Sol.

Aunque los satélites pueden realizar la medición, solo unos pocos son capaces.

Las mediciones sobre el piso, recuerda Hurt, son sin embargo muy importantes por la necesidad de calibrar los satélites.

En la foto, el campamento de Scott en la Antártica. Cortesía NGS

Aviones hacen llover al despegar o aterrizar

Si usted vive cerca de un aeropuerto y ha notado que llueve más allí, esas gotas de más sobre su cabeza tienen un culpable. Bueno, en parte: los aviones.

Investigadores encontraron que las áreas cerca de aeropuertos comerciales experimentan un pequeño pero medible aumento en la lluvia (y en la nieve) cuando una aeronave despega o aterriza bajo ciertas condiciones atmosféricas.

El estudio, del National Center for Atmospheric Research de Estados Unidos, es parte de una investigación centrada en ciertos fenómenos creados cuando los aviones vuelan a través de ciertas nubes de nivel medio, forzando el aire cercano a expandirse y enfriarse rápidamente. Esto provoca que las gotitas de agua se congelen y se conviertan e nieve mientras caen al piso.

El estudio se hizo con imágenes de satélite y modelos computarizados de predicción del clima para examinar si este tipo de formación de nubes tan inadvertido ocurría dentro de los 100 kilómetros de distancia de seis aeropuertos comerciales (Londres, Frankfurt, París, Seattle, Chicago y Territorios del Norte de Canadá así como en la Antártida.

Se encontró que dependiendo del aeropuerto y el tipo de avión, las condiciones atmosféricas ideales existen 6 por ciento del tiempo, con mayor frecuencia en climas más fríos.

El fenómeno, según Andrew Heymsfield, autor líder, puede ocurrir probablemente en muchos otros aeropuertos, en especial en las latitudes medias y altas durante los meses más fríos. La variable clave es si hay capas de nubes en las cercanías, que contengan gotitas de agua debajo del punto de congelación, lo que es de común ocurrencia.

Un planeta enano con vestido de cristal

Cuidado lo rompe: Un planeta de cristal. De puro hielo cristalizado.

El quinto planeta enano del Sistema Solar, Haumea, y al menos una de sus dos lunas, están cubiertos por hielo de agua debido a las fuerzas entre ellos y el calor de elementos radiogénicos. Es la conclusión de un estudio de científicos con el Very Large Telescope en el Observatorio Europeo en el Sur en Chile.

Este pequeño planeta se encuentra más allá de la órbita de Neptuno. Tiene forma de un achatado balón de rugby y su longitud es de unos 2.000 kilómetros. Gira en menos de cuatro horas, una de las rotaciones más rápidas del Sistema Solar.

Es el agua cristalizada que hace que con sus dos satélites, Hi’iaka y Namaka, brille en la oscuridad del espacio.

El grupo de investigadores confirmó que el 75 por ciento del planeta enano y su luna Hi’iaka, de unos 400 kilómetros de diámetro, están cubiertos con hielo cristalizado, en una estructura ordenada y no con hielo desorganizado y amorfo debido a la radiación solar.

Como la radiación solar, pese a la lejanía del planeta y sus acompañantes, destruiría la estructura cristalina del hielo en la superficie, se requieren fuentes de energía para mantenerla organizada dijo Benoit Carry, coautor del estudio.

El estudio sugiere que el planeta está compuesto de una capa congelada exterior un una sección interna de entre 88 y 97% de roca.

Los elementos que producen la energía, se cree, son potasio-40, torio-232 y uranio-238.

Haumea está en el cinturón de Kuiper, donde habita una cantidad increíble de rocas y cometas, así como varios planetas enanos.

De órbita excéntrica, se acerca al Sol hasta una distancia unas 35 veces la distancia Sol-Tierra (150 millones de kilómetros) y se aleja hasta 51 veces esa distancia Tierra-Sol.

Foto cortesía José Antonio Peñas.

La historia de Cleopatra y sus dos hijos

No todos saben que Cleopatra tuvo dos hijos hace casi 100 millones de años y aún los conserva.

No están en Egipto ni en pirámide alguna. Tampoco exhibidos en un museo. Andan pandos y orondos girando alrededor de su madre, un asteroide de unos 217 kilómetros de longitud compuesto de pedazos de roca reunidos por la atracción gravitacional.

De la existencia de la madre se sabía, no así de estos mellizos. La confirmación de su existencia llegó en el journal Icarus y no por expertos egiptólogos, sino por un equipo de astrónomos franceses y americanos que hicieron el hallazgo y, a la vez, confirmaron que Cleopatra parece un hueso para perros, lo cual en este caso no es un insulto.

En el grupo estaban Franck Marchis, de la Universidad de California en Berkeley y Pascal Descamps, del Institut de Mecanique Celeste et de Calculs des Ephemerides del Observatorio de París.

Hasta ahora se creía que los asteroides de tal tamaño eran sólidos, no una sumatoria de pedazos rocosos y de metal, pero su composición se dedujo de la órbita de los dos satélites mellizos, dijo Marchis.

Los acompañantes de Cleopatra se llamarán, de acuerdo con aprobación de la Unión Astronómica Internacional, Alexhelios, el más cercano a ella, y Cleoselene, el exterior, tal como los hijos que la egipcia Cleopatra tuvo con Marco Antonio.

El asteroide fue descubierto en 1880 y en 2000 se reveló que poseía una estructura parecida a un hueso para perros. Quizás surgió de la reunión de pedazos tras una colisión con otro asteroide, lo cual sucedió en algún momento después de la formación del Sistema Solar hace 4.500 millones de años.

Cleopatra es uno de varios asteroides que se encontró recientemente se formaron de restos rocosos reunidos por atracción gravitacional. Otros son Silvia, de 280 kilómetros de diámetro; Antiope, de 86 kilómetros; Hermione, de 190; y Kalliope, de 166.

Témale al Sol que está rugiendo

Téngale miedo a un gigante que despierte. El Sol, nuestra estrella, está saliendo de un prolongado letargo, por lo que se espera un aumento de la actividad solar, indicó Richard Fisher, científico de la división de Heliofísica de la Nasa.
¿Y a mi qué? No es tan fácil de decirlo. O decirlo sí, pero soportando las consecuencias.
La sociedad tecnológica actual ha desarrollado una sensibilidad sin precedentes a las tormentas solares. Eso es lo que preocupa a los científicos, que se reunieron hace dos semanas en la cuarta sesión anual del The Space Weather Enterprise Forum.
Hace dos años, la Academia de Ciencias de Estados Unidos publicó un reporte titulado Eventos Severos del Clima Espacial-Impactos Económicos y Sociales, en el que se hacía caer en cuenta cómo las personas en el siglo XXI dependen de sistemas de alta tecnología para la vida diaria, tales como GPS, viajes aéreos, servicios financieros y comunicaciones de emergencia, todos los cuales pueden ser noqueados.
Una gran tormenta solar de esas que ocurren cada siglo, provocaría, sólo en Estados Unidos, un daño económico 20 veces mayor que el dejado por el huracán Katrina en ese país.
En 1859 se presentó, según Wikipedia, una enorme tormenta solar, con auroras que llegaban hasta el sur del Caribe. Hoy se especula que en 2011 o 2013 podría haber alguna de consecuencias impredecibles.
Mucha parte del daño podría ser mitigado, si los expertos logran saber que hay una tormenta en curso, para lo cual se requiere una gran observación del Sol.
Tres satélites de la Nasa, Stereo, SDO y ACE cumplen esa misión.
“Los pronósticos del clima espacial están aún en su infancia, pero estamos haciendo progresos rápidos”, opinó Thomas Bogdan, director del centro de predicción de ese clima en Boulder Colorado.
La situación será más seria en los próximos años. Para Fisher, estamos entrando en una nueva era en la que el clima espacial puede ser tan influyente en nuestra vida diaria como el clima terrestre.
Aunque no lo crea. La foto es cortesía de la Nasa

Simples bolitas espaciales

Satélites: imagínese en una nave y decenas de bolas que vienen y van por todos lados. Pues sí, no más grandes que una pelota de sóftbol y con tan solo dos libras de peso, así serán los nuevos satélites que se diseñan en la Universidad de Florida, un desarrollo tendiendo a reducir los costos de colocar un artefacto de estos en órbita.
La intención, explicó Norman Fitz-Coy, profesor de Ingeniería Mecánica y Aeroespacial en ese centro, es lanzar de 10 a 20 en un solo cohete.
Desde hace 50 años, cuando los soviéticos colocaron en órbita el Sputnik, los satélites son parte esencial de la vida humana, proveyendo todo tipo de servicios, desde los de navegación hasta los de comunicación, pasando por los meteorológicos y de posicionamiento vitales para las personas en la superficie terrestre.
En el dibujo cedido por la universidad, se aprecia uno de los satélites en diseño.