Resumen científico de la semana

1. Se me va pronto del nido

En las zonas templadas los pájaros tienen más hijos que en las tropicales. En estas, los padres pasan más tiempo con sus crías, cuyas alas crecen más rápido y más prono dejan el nido: es la estrategia para escapar a depredadores tanto en el nido como fuera de él, reveló un estudio publicado en Science. El estudio muestra cómo las historias de vida son distintas y no únicas para los pájaros, según su lugar y circunstancias. En la foto de T. Martin un zorzal ermitaño de zona templada que cría 4 hijos, en vez de los 2 usuales en región tropical.

2. Más viejos y más enfermos

El estudio de la salud del planeta revelado por The Lancet mostró que desde 1990 en promedio la población humana ha ganado 6,5 años de vida, siendo ahora la expectativa de 71,5 años. En contraste, la esperanza de vida sana solo creció 5,4 años lo que indica que se vive cada vez más, pero más enfermos a la vez. El estudio analizó 306 enfermedades y 188 países. Japón es donde se vive más sano más tiempo. Y las enfermedades predominantes son las isquémicas, del corazón, respiratorias y los derrames.

3. Si esto es así, lo otro es asá

Las cacatúas goffin tienen la capacidad de sacar conclusiones, de acuerdo con un experimento revelado en Plos One. Son aves muy inteligentes y poseen una característica, la neofilia, o tendencia a explorar nuevas cosas. En el experimento podían ver imágenes, algunas de las cuales les entregaban recompensas. Más de la mitad elegían esas, dejando por exclusión las que no.

4. Omega 3 no sirvió

Aunque algunos estudios han sugerido que los ácidos grasos Omega 3 protegen el cerebro, un gran estudio clínico no encontró soporte en la protección al declive mental en personas mayores luego de hacer seguimiento a 4.000 personas durante 5 años. Ni esos ácidos ni los suplementos que lo contienen ayudan, sugiere el estudio en el Journal of the American Medical Association.

5. La madre iguana

Científicos reportaron el hallazgo en Brasil de un ancestro de las iguanas modernas de América, un espécimen que vivió hace cerca de 80 millones cuando el supercontinente Pangea no se había dividido, y que sería el puente entre los lagartos del Viejo Mundo con los del Nuevo. El estudio apareció en Nature Communications.

6. El genoma de la cerveza

Bueno, no se usa solo para la cerveza, pero la cebada sí es un componente básico. Científicos reportaron que al fin pudieron avanzar en la secuenciación del genoma, identificando al menos 2/3 partes de los genes. Es difícil este genoma por la repetición de series que contiene. El estudio apareció en The Plant Journal. Conocer el genoma ayuda, entre otras, a mejorar la planta y hacerla más resistente a enfermedades.

7. Una linda pareja

En The Astrophysical Journal astrónomos informaron de la detección de 2 agujeros negros supermasivos en la galaxia Markarian 231 a 600 millones de años luz de la Tierra. Markarian tiene el cuásar más cercano a nosotros. Los dos agujeros están interactuando, siendo uno algo más pequeño que el otro, sugiriendo que los agujeros supermasivos crecen de la mezcla con otros. Una región de violenta radiación.

8. Marcador de vida

Las personas que han sido diagnosticadas con enfermedad del corazón tienen menos probabilidad de morir por esa causa o de sufrir un ataque o derrame si tienen altos niveles en la sangre de unas proteínas, la GDF11 y la miostatina. El informe apareció en el European Heart Journal y sugiere que un medicamento que aumente el nivel de las proteínas sería benéfico para esos pacientes.

9. La ranita descarriada

En el mundo animal, la hembra elige el macho más apuesto, más atractivo para ella por los beneficios que puede reportar a la descendencia. Pero eso no sucede con las ranas tungara: cuando llega un tercer macho de ‘inferior’ calidad, la rana escoge entonces al menos atractivo de la pareja inicial, algo que desafía los modelos actuales de la selección sexual de acuerdo con el estudio en Science.

10. Descifrando el cáncer

En un avance que podría tener repercusiones en el futuro, científicos descubrieron mecanismos eléctricos de la célula que inciden en la proliferación exagerada en ciertos cánceres como de páncreas, colon y pulmón, según informe en Science. El avance puede ser básico para el desarrollo de medicamentos para esos cánceres letales. El mecanismo está relacionado con la regulación del crecimiento celular.

Los colibríes son expertos espadachines

Foto Wikipedia

Son tiernos, pequeños y ágiles. Los colibríes. Estas coloridas aves usan su pico largo para libar el néctar de las flores y… para algo más. Toda una sorpresa.

Un estudio aparecido el mes pasado en Behavioral Ecology revela que además emplean su largo pico para… pelear por pareja. Sí, pequeños espadachines.

Lo utilizan como espadas para mantener alejados de sus parejas otros machos, posibles rivales, lo que los convierte en el primer caso conocido de ave que usa su pico como un arma.

Desde Darwin se ha sabido que el pico de las aves es un ejemplo claro de adaptación a través de la selección natural, pero Alejandro Rico-Guevara, autor principal del nuevo estudio y profesor de la Universidad de Connecticut en Storrs dijo que “presentamos la primera evidencia de que los picos también están moldeando la selección sexual mediante el combate macho-macho”.

La investigación se realizó durante 4 años en Costa Rica, estudiando el ermitaño colilargo norteño (Phaetornis longirostris), una especie de Centro y Suramérica.

Al analizar los picos de los jóvenes y adultos, hallaron que el de los machos adultos eran más largos y afilados. Lo usaban como parte del ritual de cortejo compitiendo con sus rivales.

“Los machos con picos más largos y puntudos eran más exitosos en el dominio territorial”, escribieron los autores.

Tiernos, admirables y… combatientes.

Buena ciencia: mis 10 noticias científicas de la semana (20-26)

1. La planta que hace magia

Animales, muchos. Animales que se camuflen imitando el medio donde viven son comunes, pero ¿plantas? Bueno, eso reportaron investigadores en Current Biology. Boquila trifoliolata, una plante existente en Argentina y Chile, hace que sus hojas adopten la coloración de distintos árboles, una forma de evadir el ataque de herbívoros, un claro ejemplo del raro mimetismo polimórfico que solo había sido observado en mariposas. Cuando la rama alcanza la rama de otro árbol las hojas no solo pueden cambiar de color sino su forma, tamaño y orientación. Asimismo, la rama cambia sus patrones para parecerse al follaje alrededor.

2. Qué vecina tan fría

A solo 7,2 años luz el programa Wise de la Nasa acaba de encontrar una tenue enana marrón, tan fría como el Polo Norte. Las enanas marrones son cuerpos mayores que Júpiter pero no tienen la masa suficiente para desencadenar reacciones atómicas. El nuevo cuerpo, denominado Wise J085510.83-071442.5 tiene una temperatura entre -48 y -13 grados centígrados. La marca la tenía una enana con temperatura igual a la de un cuarto. El hallazgo sugiere que pese a tantos años de mirar el cielo no se conocen todos los vecinos. El año pasado se encontró un par de enanas marrón más cercanas, a unos 6 años luz.

3. Mujeres, música y sexo

Un estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B sugiere que las mujeres pueden adquirir beneficios genéticos para su descendencia seleccionando como compañeros sexuales músicos capaces de componer canciones más complejas. En el estudio se sugiere que la selección sexual jugó un papel en la evolución de la música. De hecho, muchos músicos admiten haber cogido un instrumento para buscar chicas. Así, mientras más compleja una canción, más chances de conquistar una mujer.

4. Escriben la historia del cromosoma Y

Hombre u mujer, macho o hembra. Sí, la diferencia entre sexos depende de un solo elemento en el genoma: el cromosoma Y, que solo portan los machos. Una investigación presentada esta semana en Nature reveló que los primeros genes determinantes del sexo, el cromosoma Y, aparecieron en los mamíferos hace 180 millones de años. No siempre existió. Y tras su aparición ha estado acortándose. Hoy solo posee unos 20 genes.

5. El espacio-tiempo sería un fluido

¿Y si el espacio-tiempo es… un fluido? La Teoría de la Relatividad sería entonces análoga a la hidrodinámica de fluidos. ¿Loco? Eso acaban de sugerir físicos teóricos que tratan de conciliar la gravedad y la mecánica cuántica. Los modelos corridos indican que el espacio-tiempo a la escala de Planck (10^-33) no es continuo como sostiene la física clásica sino de naturaleza discreta, tal como los sólidos y líquidos con los que estamos en contacto todos los días que pueden ser vistos como hechos de átomos y moléculas cuando se observan con suficiente resolución. Una estructura de esta clase implica, a energías altas, violaciones de la Relatividad Especial de Einstein. En ese marco, sugieren, el espacio-tiempo debería ser tratado como un fluido.

6. El viaje comenzó antes

Los humanos modernos se habrían diseminado por Asia y Europa en varios movimientos migratorios. Así, los primeros ancestros de las personas no africanas probablemente siguieron una ruta al sur de la península Arábiga hace unos 130.000 años. El estudio fue publicado en Procedings of the National Academy of Sciences. La evidencia y los análisis genéticos sugieren una dispersión múltiple según la investigadora Katerina Harvati de la Universidad de Tübingen.

7. A dormir se dijo

La mosca tsé-tsé es una peste en África afectando a decenas de miles de personas: transmite la enfermedad del sueño, que puede ser fatal. Las armas son algunos insecticidas o evitar el contacto. Científicos anunciaron que tras un esfuerzo de 10 años secuenciaron el genoma de la especie Glossina morsitans y encontraron puntos interesantes que podrían derivar en nuevas armas para atacar el letal mosquito. El reporte fue publicado en Science, seguido de otros artículos en Plos Neglected Tropical Diseases.

8. Use el lápiz para recordar las notas

Tomar notas a mano y no en el portátil o el computador personal ayuda a una mejor recordación, sugiere un estudio publicado en Psychological Science. Y así el portátil sea bien usado (por ejemplo estudiantes en clase) puede afectar el rendimiento académico. En varios estudios con estudiantes comparando los distintos métodos, se encontró que al escribir las notas a mano se gana más en recordación.

9. Para oírte mejor

Aunque los implantes cocleares son asunto viejo, no se habían podido mejorar. Pero ahora en combinación con una terapia genética la situación es diferente. O será. Científicos en presentaron en Science Translational Medicine un avance significativo para que las personas escuchen mejor: junto al implante se entrega un gen que permite la regeneración del nervio auditivo, logrando que crezca y subsane la brecha existente hasta el implante. El desarrollo se hizo en conejillos de indias.

10. Los pájaros de Chernobyl

Un estudio publicado en Functional Ecology presentó las primeras evidencias de que aves en los alrededores de Chernobyl, donde se presentó el gran desastre nuclear en 1986, se han adaptado a la radiación ionizante, revelando que los pájaros que tienen más feomelanina, un pigmento en sus plumas, son los que menos se adaptan a la radiación. El estudio se basó en 152 aves de 16 especies en 8 sitios dentro y cerca d ella zona de exclusión de Chernobyl.

El tamaño sí les importa a ellas… pero no exagere

El tamaño sí importa, pero claro que hasta cierto punto. Un estudio revelaría que las preferencias de las mujeres moldearon la evolución del pene humano, que es más largo y grueso que en los demás primates.

Los genitales masculinos evolucionan rápido, Se diversifican antes que otros rasgos, con una amplia variación en tamaño y forma a través del mundo animal, lo que puede indicar presiones evolutivas. Por eso algunos biólogos siempre han estado intrigados sobre qué llevó a que el pene humano fuera tan largo.

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences halló que las mujeres consideran que el tamaño del pene y la altura sí cuentan cuando juzgan la atracción del hombre, pero son menos importantes que un cuerpo bien masculino cuando el tamaño es mayor al promedio.

Más leña para la hoguera del debate que ardió con todo cuando en 1966 los investigadores sexuales William Sanders y Virginia Johnson declararon que el tamaño del pene era poco importante para la mayoría de las mujeres. Estudios posteriores sobre las preferencias femeninas, como los basados en cuestionarios, reportaron resultados conflictivos.

En la nueva investigación los científicos desarrollaron imágenes generadas por computador de hombres que variaban en altura, relación hombros-cadera y longitud del pene. Una muestra de 105 mujeres australianas heterosexuales, cada una de las cuales vio proyecciones de 53 imágenes y calificó el atractivo sexual.

Las mujeres consideraron eran más atractivos los hombres con rasgos más masculinos, (sugeridos por una relación hombros-cadera mayor) y con un pene más largo, pero con ciertos límites: un tamaño extremo o rasgos más desproporcionados no resultaban más atractivos que aquellos solo iguales o un poco por encima del promedio.

Para Brian Mautz, cabeza del estudio, de la Universidad de Ottawa, parece haber un techo para cada característica, un punto de máximo pico de atracción más allá del cual las calificaciones de las mujeres bajan.

El modelo del equipo de trabajo indica que el pene más atractivo mide de 12,8 a 14,2 centímetros en estado flácido. Mautz advirtió que este tamaño ideal está cerca al promedio de la población de 9 centímetros, que los aspectos relacionados con los otros rasgos, lo que implica que las mujeres prefieren una relación más grande hombro-cadera y estatura pero menos tamaño extremo del pene.

Para algunos científicos, los resultados son interesantes pero no demuestran el papel de la selección sexual en la evolución del tamaño del pene, en lo que está de acuerdo Mautz.

Además, se dijo que se debería haber incluido mujeres de otros países y culturas.

Hay grillitas que persiguen machos por otra cosa

Científicos descubrieron que en el mundo animal también existen hembras que buscan machos sólo por interés.

Cuando una mujer obra así, es blanco de críticas como “buscona” o “aprovechada” y hasta “vividora”. En los humanos la costumbre en no pocas sociedades es que sea el macho el que busque la hembra.

Bueno, no siempre es así. Y eso sucede entre unos pequeños insectos, los grillos de los árboles, según un estudio aparecido en Proceedings of the Royal Society B. La hembra va tras el macho no solo para aparearse, sino interesada en un regalito que él puede ofrecerle además del esperma.

“En este caso es una sustancia que el macho eyecta cuando copula”, dijo Darrul Gwynne, profesor de la Universidad de Toronto en Mississauga.

Ese regalito está atado al paquete con el esperma, o sea que mientras es inseminada, puede volverse atrás y agarrar ese regalo y comérselo.

El estudio fue liderado por Jay McCartney y buscaba datos sobre la diversidad de intereses en la naturaleza cuando se trata de buscar apareamiento.

“Los machos son los que buscan hembra en su mayoría, dado que el proceso darwinista de la selección sexual es más fuerte en ellos. Son competitivos”, explicó Gwynne.

Como consecuencia de su desespero por tener las hembras, ellas se quedan tranquilas a la espera de que lleguen los machos.

En los insectos, con los que trabaja, algunos machos cantan para informar que tienen una cueva segura para ofrecerles a ellas, mientras que en otras especies les ofrecen a las hembras un bono nutricional.

En los grillos de los arbustos (Tettigoniidae) cuando una hembra busca macho ella espera obtener el mayor regalo nutricional de su pareja.

Desde el punto de vista del macho, un gran regalo no solo potencia el beneficio de sus descendientes, sino que distrae la hembra el tiempo suficiente para asegurar una buena inseminación. De otro modo, “como ella está hambrienta… si no le dan el regalo, ella expulsa el paquete de esperma y se lo come.

La búsqueda de machos por hembras existe en otras especies del mundo animal, por ejemplo en animales que cantan como las ranas, lo que servirá para futuros estudios.

Cómo les parece: interesada la grillita, ¿no?

La foto muestra un macho con el paquete de esperma y el regalo de apareamiento, cortesía Jay McCartney, Massey University (Nueva Zelanda).

¿Está el altruismo en los genes?

Algunos lo son, no todos, ¿por qué? Vaya pregunta interesante. El altruismo, como muchas otras conductas humanas, fue un proceso evolutivo.

Tim Phillips y colegas de la Universidad de Nottingham y el Institute of Psychiatry, King’s College de Londres encontraron evidencia genética de que la conducta altruista puede haber evolucionado porque era una de las cualidades que nuestros ancestros buscaban en un compañero.

El estudio fue publicado en el British Journal of Psychology.

El estudio investigó si esa conducta evolucionó como resultado de la selección sexual y para eso 70 mellizos idénticos y 87 no idénticos respondieron un cuestionario relacionado con los propios niveles de altruismo.

El análisis estadístico de sus respuestas reveló que los genes influenciaban la variación en la preferencia de esas personas hacia un compañero y su propio comportamiento altruista, una señal de que la selección sexual pudo actuar.

Los científicos hallaron, para su interés, una correlación genética entre esos dos aspectos. Esto sugiere que en nuestro pasado evolutivo, aquellos con una preferencia fuerte hacia el altruismo, se emparejaban con más frecuencia con personas altruistas, apoyando un vínculo con la selección sexual.

Para Tim, los resultados son consistentes con un vínculo entre el altruismo humano hacia los que no son parientes y la selección sexual y enciende una luz en el rompecabezas del comportamiento altruista, que parece a primera vista no cuadrar en la teoría evolutiva.