Las flores enfrían el clima

Una razón más para cuidar las plantas, aquellas que florecen: enfrían el planeta y lo refrescan.
Eso al menos se desprende de los resultados de simulaciones climáticas publicadas en Proceedings of the Royal Society B. El efecto es más notorio en la cuenca del Amazonas, donde remplazar las plantas que florecen por otras que no significaría perder 80 por ciento del área cubierta por selva húmeda.
Las simulaciones demostraron la importancia de la fisiología de estas plantas en la regulación del clima en regiones selváticas, dijo C. Kevin Óbice,
Autor principal del estudio, regiones en las que la estación seca es corta o no existe y donde se presenta la mayor biodiversidad.
“La alta densidad de venas en las hojas de las plantas que florecen es mucho mayor que en las demás”, según Óbice, profesor de la Universidad de Chicago.
Este hecho es de importancia fisiológica por el secuestro de dióxido de carbono de la atmósfera para la fotosíntesis y la pérdida de agua o transpiración. Las dos van juntas.
Esa alta densidad de venas en las hojas significa que estas plantas son muy eficientes para transpirar agua del suelo de regreso a la atmósfera, de donde puede regresar al suelo en forma de lluvia.
Este proceso depende de la transpiración, que es mucho más baja en la ausencia de plantas con flores.
Durante la mayor parte de la historia de la Tierra no hubo plantas con flores, conocidas como angiospermas. Evolucionaron hace unos 120 millones de años, durante el Cretáceo y tomó otros 20 millones de años para ser las dominadoras.
Las especies con flores son un producto tardío de las plantas vasculares, un grupo que incluye helechos, pero hoy dominan el mundo.

12