El camino del seno al cerebro

null

Genes comprometidos. Tres genes juegan un papel fundamental en la migración de células cancerosas del seno hacia una zona altamente protegida del cerebro, en donde crecen hasta convertirse en un tumor letal, reveló un estudio de investigadores del Howard Hughes Medical Center.
Los estudios, desarrollados en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center indican que esas células emplean algunas de las mismas estrategias que utilizan las células cancerosas del seno para migrar hacia los pulmones, pero requieren herramientas moleculares más especializadas para infiltrarse en el cerebro.
La metástasis ocurre por lo general cuando células de un tumor primario se desprenden e invaden otro órgano. Es la transformación más mortal del cáncer, responsable del 90 por ciento de todas las muertes por cáncer.
La metástasis al cerebro, usualmente desde los cánceres de pulmón o seno, puede ser devastadora. Incluso con tratamiento, los pacientes sólo sobreviven de 6 a 10 meses luego del diagnóstico.
La metástasis es lo que usualmente se combate tras un postoperatorio por un tumor con terapias como la quimioterapia y la radioterapia, pero poco se sabe de sus mecanismos, explicó Joan Massagué, uno de las investigadores implicados en el nuevo estudio que prende una luz de esperanza para conocer los mecanismos mediante los cuales un cáncer hace metástasis.
Las células cancerosas del seno no se tornan metásticas del todo hasta que acumulan las alteraciones genéticas que les permitirán infiltrar nuevos tejidos y sobrevivir en ese ambiente.
Dos de los genes están relacionados también con la metástasis en el pulmón, mientras el tercero, ST6GALNAC5, aparece relacionado sólo con la diseminación al cerebro: produce una proteína que modifica la superficie de las células cerebrales.
En la foto, células de cáncer.

¿Se infiltró el enemigo?

El enemigo era un amigo. Sí, eso parece. Un tipo de célula del sistema inmunológico que se creía era parte de la primera línea de defensa contra el cáncer de seno… también puede ayudarlo a diseminar.
Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego y el Centro Moores del Cáncer hallaron evidencias de que cuando esas células, conocidas como linfocitos, producen una proteína inflamatoria llamada RANKL, es más probable que el cáncer se extienda a los pulmones.
Demostraron asimismo que al bloquear la cascada de señales celulares que siguen a la unión de esa proteína a su receptor en las células del tumor, detiene la progresión del cáncer o metástasis, lo que puede ser una posible fuente de desarrollo de una terapia con drogas.
El estudio fue conducido por Wei Tan y Michael Karin.

De esos inventos útiles

Foto cortesía que muestra un punto maligno en el seno

Para nadie es un secreto que el cáncer de seno avanza vertiginosamente ni que su detección temprana es esencial para evitar la progresión y la muerte.
La mamografía con rayos X es hoy el método más usado para diagnosticar ese cáncer, pero no detecta del 10 al 20 por ciento de los cánceres palpables de seno. Esto se debe a que algunos senos, en especial en mujeres jóvenes, son muy densos y en las mamografías los tejidos glandulares peuden enmascarar las lesiones cancerosas.
Se han obtenido mejores resultados con el uso de la tomografía computarizada de rayos X, que produce imágenes en 3D de todo el seno, lo que ayuda a la detección temprana en los senos densos. Pero… su uso en imágenes de seno es limitado por las dosis de radiación que recibe un órgano tan sensible.
Parece haber una solución novedosa:
Un grupo de investigadores de Finlandia Alemania, se publicó en la revista Radiology, desarrolló una técnica basada en la tomografía computarizada, con un contraste sin precedentes y dosis aceptables de radiación.
Se trata de una técnica de raxos X con visualización en 3D de la mama con alta resolución espacial, muy sensible a las alteraciones en el tejido. Detecta el cáncer con mayor precisión que los métodos actuales.
Su uso podría ser realidad en pocos años.

Entendiendo el cáncer

Tan poco que conocemos del asunto, o, más optimistas, todo lo que falta por saber. Una nueva investigación ayudaría a explicar porqué el cáncer de seno es más agresivo en mujeres con un tejido más denso en la mama, de acuerdo con un reporte en Current Biology.
El hallazgo sugiere un mecanismo celular para la correlación entre la densidad del tejido en el seno y la agresividad del cáncer. Las mujerwes que en las mamografías muestran una mayor densidad, tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y desarrollarlo con características altamente invasoras.
Esa conexión ha derivado en una pre3gunta: qué viene primero, la densidad del tejido es mayor por la agresividad del cáncer o es este más agresivo debido a la densidad.
Para los científicos, el estudio muestra que si usted tiene una matriz de tejido más densa, las células serán más agresivas e invasoras, dijo Alissa Weaver, profesora de Biología del Cáncer y autora líder del estudio.
Los científicos están interesados en la llamada invadopodia, unas protuberancias como un dedo que las células cancerígenas utilizan para hacer hoyos en la matriz extracelular, estructuras que se creen importantes en el desarrollo del cáncer.
Si hay mucha invadopodia, los agujeros serán mayores y habrás más posibilidades de desarrollar metástasis.

Sufridas y bien enfermas

Cuidado, mujeres: la felicidad y el optimismo pueden jugar un papel contra el cáncer de seno mientras que las situaciones adversas de la vida pueden incrementar el riesgo de desarrollar la enfermedad.
Así lo expuso el profesor Ronit Peled, de la Universidad Ben Gurión en Israel, en la revista BMC Cancer.
El estudio se basó en entrevistas con 622 mujeres, , 255 de ellas con cáncer de seno. Las más optimistas eran un 25 por ciento menos propensas a desarrollar ese cáncer, mientras que aquellas que habían sufrido dos o más situaciones traumáticas tenían un riesgo 62 por ciento mayor.
¿Casualidad? Aunque falta confirmar con otros estudios…

123