Un examen de sangre predecirá su muerte

Foto USCDCP

El examen de la muerte. Un sencillo examen de sangre podría revelar si una persona sana puede morir de neumonía o sepsis en los siguientes 14 años.

Esto dice un estudio aparecido en Cell Systems, que se basó en el análisis de 10.000 individuos. En él los investigadores identificaron un subproducto molecular de la inflamación, el GlycA, que parece predecir la muerte futura debido a infecciones.

Los niveles altos en la sangre de ese subproducto indican un estado de inflamación crónica que puede deberse de una infección crónica leve o de una respuesta inmunitaria sobreactivada. La inflamación daña el cuerpo, lo que probablemente hace que la persona sea más susceptible a infecciones severas.

“Como investigadores biomédicos queremos ayudar a la gente, y hay pocas cosas más importantes que identificar a alguien aparentemente sano que en realidad podrían estar en riesgo elevado de enfermedad y muerte”, indicó Michael Inouye, coautor, de la Universidad de Melbourne en Australia. “Queremos cortar ese riesgo y para eso necesitamos entender lo que este biomarcador de enfermedad no está queriendo decir”.

Los investigadores indicaron que se requieren estudios adicionales para descubrir los mecanismos involucrados en el vínculo del GlycA con la inflamación y la muerte prematura, y si examinar ese marcador clínicamente puede ser realidad algún día.

Qué invento: dispositivo que borra infecciones

Este es el bio-bazo. Wyss Institute

Parece un imán atrapabacterias. Agarra hasta las que no se conocen.

Investigadores desarrollaron un método para limpiar el cuerpo de infecciones, un dispositivo inspirado en el bazo y que rápidamente podría eliminar desde la Escherichia coli hasta el ébola.

Eso dice el artículo publicado en Nature Medicine.

Se sabe que las infecciones sanguíneas son muy difíciles de tratar y pueden derivar en la sepsis, una respuesta inmunitaria a menudo fatal.

Más del 50% de las veces los médicos no logran diagnosticar la causa de una infección que ha conducido a la sepsis según una nota en Nature, por lo que usan antibióticos que atacan un rango amplio de bacterias, un procedimiento no siempre efectivo y que puede derivar en resistencia bacteriana.

Un grupo dirigido por Donald Ingber, bioingeniero del Wyss Institute for Biologically Inspired Engineering en Boston, Massachusetts, desarrolló un bio-bazo artificial para filtrar la sangre.

Este utiliza una versión modificada de MBL, una proteína en las personas que se une a las moléculas de azúcar en la superficie de más de 90 bacterias distintas, virus y hongos, así como a las toxinas liberadas por las bacterias muertas que activan la sobrerreacción inmunitaria en la sepsis.

Los investigadores recubrieron esferas de tamaño nano con esa proteína. Cuando la sangre entra por el bio-bazo, le pasa las esferas que se unen a la mayoría de los patógenos. Un imán en el dispositivo las hala luego fuera de la sangre, que luego es enrutada de nuevo hacia el paciente.

El estudio se hizo con ratas y funcionó. Luego usaron sangre humana y se removieron los patógenos en 5 horas. Quedan remanentes que pueden ser combatidos con el cuerpo y los antibióticos.

Estamos a merced de las bacterias: OMS

Cualquier infección por pequeña que sea, puede matar a cualquier persona del planeta, expresó hoy la Organización Mundial de la Salud al entregar un preocupante informe sobre el estado de los antibióticos indicando que se perderán años de ganancia de la medicina moderna.

La resistencia antimicrobiana, incluyendo la resistencia a antibióticos, no es una predicción de futuro, está ocurriendo ya en todas las regiones del planeta.

“Sin una acción urgente, coordinada de los tomadores de decisiones, el mundo se encamina a una era postantibióticos, en la cual infecciones comunes y lesiones pequeñas, que han sido tratables por décadas, pueden matar de nuevo”, dijo Keiji Fukuda, asistente del director genetal de la OMS para Seguridad de la Salud.

“Los antibióticos efectivos han sido uno de los pilares que nos han permitido vivir mas, vivir más sanos y beneficiar de la medicina moderna. A menos que tomemos acciones significativas para mejorar esfuerzos para prevenir infecciones y cambiar también cómo producimos, prescribimos y usamos antibióticos, el mundo perderá más y más de esos logros de salud pública y las implicaciones serán devastadoras”.

El reporte entregado hoy dice que la resistencia se presenta con varios agentes infecciosos pero se centra en resistencia a los antibióticos en 7 bacterias responsables de enfermedades comunes y serias como la sepsis, diarrea, neumonía, tracto urinario y gonorrea. Los resultados son preocupantes.

Entre los hallazgos que presenta el informe figuran:

La resistencia al tratamiento de última generación para la infección causada por una bacteria intestinal, Klebsiella pneumoniae se ha regado por todo el mundo. Es causante de infecciones como neumonía, de la sangre, de recién nacidos y en salas de cuidados intensivos.

La resistencia a las medicinas más usadas contra E. coli causante de infecciones urinarias es tan alta que ya no funcionan en más del 50% de los pacientes.

Falla el tratamiento con cefalosporinas para la gonorrea y hoy más de 1 millón de personas están infectadas cada día.

La resistencia genera más riesgo de muerte, al punto que las personas con Estafilococo aureus resistente a la meticilina tienen un riesgo 64% mayor de orir que los no resistentes.