Dinero que se pierde dañando la tierra

La mayor parte de la tierra agrícola está degradada. Foto Julio César Herrera

Para los que todo lo miran desde el punto de vista económico: un nuevo informe reveló que cada año se pierden de US$ 6,3 a 10,6 billones por la degradación de la tierra en el planeta, del 10 al 15% del producto global.

La situación es mucho más preocupante al considerar que esa situación hará que en los próximos 10 años cerca de 50 millones de personas deban desplazarse en busca de nuevos hogares.

Si se revertiera la situación se evitaría esa crisis humanitaria y se ganarían US$ 75 billones de ingreso global anual según el informe The Value of Land, producido por The Economics of Land Degradation Initiative.

El informe fue elaborado con ayuda de la Universidad de Naciones Unidas y otras organizaciones.

Cerca del 52% de la tierra agrícola está moderada o severamente degradada, pero el problema va más allá de la agricultura.

El suelo es el segundo sumidero de carbono del planeta luego de los océanos y los cambios en usos del suelo son la segunda mayor fuerza de emisiones de gases de invernadero.

“El manejo adecuado de la agricultura y el bosque están entre las acciones más baratas para reducir el calentamiento global y la mayoría de esas acciones tienen costo neutro o tienen un beneficio neto para la sociedad y no requieren mucha inversión de capital”, según el reporte.

Los estudios nacionales confirman que el valor de los servicios de los ecosistemas y los beneficios exceden de lejos el costo de prevenir la degradación de la tierra o el costo de la recuperación en la mayoría de casos.

Algunos datos del reporte muestran esto:

-Los cambios de cobertura del suelo en 2000 responden por la mitad del 75% del valor de los servicios de ecosistemas perdidos.

-El valor de servicios ecosistémicos perdidos por degradación del suelo van de US$ 43.000 a US$72.000 por kilómetro cuadrado, unos US$870 a US$ 1.450 por persona globalmente cada año.

-Cada año se requiere una inversión de US$ 30.000 millones para alimentar la creciente población mundial.

-El porcentaje de tierra golpeada por sequía severa se duplicó de los años 70 a comienzos de los 2000.

-Un tercio del planeta es vulnerable a la degradación de tierra; y un tercio de África está amenazado por la desertización.