6 genes que influyen en tomar café (y sus efectos)

Es la bebida más popular. Dos pocillos diarios toman en unos países, cuatro en otros y mucho más en distintas regiones.

Ha sido ligada a un menor riesgo de enfermedad de Párkinson, de problemas hepáticos y de diabetes tipo 2, aunque resultados sobre su contribución al cáncer y problemas cardiovasculares son aún controversiales.

Sí, es e café. Ayer un grupo de científicos encabezados por Marlyn Cornelis revelaron en Molecular Psychiatry seis nuevas regiones del ADN (locus) asociadas con la conducta de tomar café, hallazgo que respaldaría el rol de la cafeína en influir en la ingestión del café. Sugiere además la existencia de mecanismos moleculares que podrían explicar porqué cierta cantidad de cafeína tiene efectos distintos en diferentes personas.

Los investigadores condujeron un estudio de asociación amplia del genoma sobre el consumo de café en 120.000 personas de origen europeo y africano-americano, e implicaron dos nuevos genes involucrados en el metabolismo de la cafeína, POR y ABCG2. Identificaron además dos nuevos locus cerca de los genes BDNF y SLC6A4 que potencialmente influyen en los efectos de la cafeína en el cerebro.

Identificaron otros dos locus cerca de los genes GCKR y MLXIPL relacionados con el metabolismo lípido y de la glucosa pero que no se habían vinculado hasta ahora bien al metabolismo o a los efectos neurológicos del café.

Para no pocas personas, el café es la mayor fuente de cafeína, un estimulante presente en otras bebidas y alimentos, habiéndose hablado mucho de la dependencia a esa sustancia.

El reciente Manual de Diagnóstico y Estadística de Enfermedades Mentales no incluye la dependencia de la cafeína ni su abuso, pero sí la intoxicación por cafeína y el síndrome de abstinencia como desórdenes.

Hallar los genes relacionados con la ingestión del café y los efectos de la cafeína u otros compuestos de la bebida podría ayudar en el futuro a las personas afectadas por las diferencias condiciones relacionadas con el café.

Nacen niños con síndrome de abstinencia por medicinas

En vez del llanto sano de los recién nacidos, por los pasillos de los hospitales corre el sonido agudo de un chillido desesperado justo después de haber nacido. No es usual. ¿Qué esta sucediendo?

Es solo una señal externa de una epidemia en auge: niños nacidos con adicción a las drogas de prescripción (bajo receta médica).

Un estudio en el Journal of the American Medical Association indica que en Estados Unidos el número de neonatos sufriendo del síndrome de abstinencia neonatal creció 330% de 2000 a 2009.

En algunos estados es peor la situación, habiendo crecido hasta 2.400 en Kenctucky.

La epidemia podría ser peor pues muchos niños van a casa sin que su madre hayan reportado el uso continuo de alguna droga.

“Es una epidemia silenciosa”, dijo Audrey Tayse Haynes. secretaria de Salud y Servicios de Familia de Kentucky, citada por Sheila Eldred en Discovery news.

Las estadísticas incluyen abstinencia de todas clases de medicinas, pero los médicos lo atribuyen a las de prescripción.

Los síntomas de los niños nacidos con el síndrome de abstinencia neonatal incluyen desde desmayos a sudoración y problemas del sueño, según la enciclopedia médica ADAM. Los médicos pueden prescribir drogas similares a las que la madre usó en el embarazo y poco a poco retirarlas. Aún incluso después de retirarlas, muchos enfrentan problemas de salud y desarrollo de nacimiento prematuro.

Mientras que los niños del crac nacen con mayor frecuencia en hogares de bajos ingresos, esta ola parece cruzar las barreras raciales y socioeconómicas. Madres de hijos nacidos con problemas de drogas pueden enfrentar la pérdida de la custodia o sor sometidas a tratamiento.

“Estos niños no lloran como bebés normales, ellos chillan”, dijo al Sun Sentinel el fiscal general de Florida, Pam Bondi. “Una vez ves un niño de estos, cambia tu vida”.