Mis 10 noticias de ciencia de la semana (30-6)

Radiotelescopio Parkes

1. Llegó una extraña señal de ‘más allá’

Una serie de estallidos con una energía de entre 100.000 millones y 10 billones de veces la energía que emite el Sol en un segundo fue captada por el radiotelescopio Parkes en Australia, siendo todo un msiterio para astrofísicos y astrónomos que solo atinan a rascarse la cabeza. ¿Qué fue eso? Fueron cuatro señales de ultracorta duración. Se pudo deducir que no provino de la galaxia, sino de un sitio a una distancia de 5.500 a 10.000 millones de años luz. Para Dan Thornton, de la Universidad de Manchester y descubridor de las señales, pudo deberse a gigantescos destellos de un magnetar (un residuo estelar altamente magnetizado). Pero es solo una conjetura. No se sabe qué fue eso. Lo que sí se descarta es que haya sido un bostezo de E.T. El estudio fue publicado en Science.

2. Manda flores a su tumba

Un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que hace 14.000 años en las laderas del monte Carmelo en Israel hubo un pueblo que tenía una extraña costumbre: enterrar sus muertos con flores, siendo el primero en hacerlo según lo que se conoce hasta ahora. Era una zona ocupada por los natufienses, ancestros de los primeros agricultores. Las evidencias halladas en varias tumbas parece concluyente.

3. Dos lunas emergen del infierno

La Unión Astronómica Internacional reveló el nombre de las dos últimas lunas halladas alrededor del planeta enano Plutón. Se trata de Cerbero, el can que cuidaba el infierno, y Estigia, el río que separaba el mundo de los vivos y los muertos. Las pequeñas lunas habían sido halladas en 2011 y 2012 utilizando imágenes del telescopio Hubble. Plutón tiene hasta ahora 5 satélites.

4. De tanto convivir hubo un cambio

Tanto ha convivido la bacteria del cólera con habitantes de Bangladesh que alteró su genoma, afectando genes que combaten ahora de manera más eficaz esa enfermedad que en algunos casos resulta fatal. El audaz estudio fue presentado en Science Translational Medicine. Una presión evolutiva fuerte que produjo cambios en corto tiempo. En África se había reportado una situación similar en relación con la malaria.

5. Casas hay por toda la galaxia

Vida en todos los rincones. Al considerar la influencia que podrían tener las nubes para la presencia de vida en planetas extrasolares, astrónomos dijeron que en la galaxia debería haber al menos 60.000 millones de planetas habitables alrededor de estrellas enanas rojas, el tipo más común de estrella. El estudio fue publicado en Astrophysical Journal Letters y es una muestra del creciente auge de estudios exoplanetarios relacionados con la posibilidad de vida.

6. Todos se despiden, menos las bacterias

En unos 2.000 millones de años no quedará nada vivo sobre la Tierra, pero en las profundidades la vida subsistirá: serán bacterias las últimas sobrevivientes del planeta cuando el Sol se convierta en una gigante roja y los océanos se evaporen. Bajo esas condiciones extremas solo microbios vivirán, pero será por un tiempo limitado antes de que la Tierra sea tierra de nadie. Cientos de millones de años antes de esos momentos, el planeta tendrá temperaturas exageradas y los macroorganismos perecerán según el estudio de Jack O’Malley de St. Andrews. En 2.800 millones de años el planeta será estéril.

7. Feliz cumpleaños Mr. Bosón Higgs

Hace aun año físicos de los experimentos Atlas y CMS del CERN anunciaron la detección de una nueva partícula, el buscado bosón Higgs, ese que explica la materia y porqué estamos acá. Aunque aún no se conoce qué tipo de bosón es se sabe que sí fue hallado en el rango de energía que se sospechaba, un rango que cada vez se estrechó más y más hasta encontrarlo. Desde entonces, los físicos se dedican a conocer sus características. Un increíble avance en el conocimiento.

8. Los extremos no son buenos

La Organización Meteorológica Mundial entregó el informe del clima de la década pasada: estuvo caracterizada por eventos climáticos extremos. La década tuvo los años más calientes de la historia y como consecuencia se derritieron a mayor ritmo los glaciares y regiones polares, doblándose el aumento del nivel del mar a 3 milímetros año y hoy el nivel del mar es 20 centímetros más alto que en 1880. Un decenio es el plazo mínimo para evaluar una tendencia climática. Y las noticias no son buenas.

9. Y les dio a todos por sembrar

Al poder investigar en Irán, científicos encontraron que en los montes Zagros hay evidencias de que el pueblo que habitó la zona hace 12.000 a 9.800 años cultivaba, lo que indica que la agricultura surgió al tiempo en distintos puntos del Creciente Fértil, tanto en el este en Irán como en el oeste en Turquía, Siria, Chipre e Irak como se había hallado previamente. Los cultivos eran multipropósito, no solo para procesamiento de plantas. Se cultivaban trigo, cebada, lentejas y almorta.

10. Por favor me da ¡un hígado!

Células de hígado a partir de células humanas inducidas pluripotentes, cultivadas en medio con células progenitoras se organizaron y funcionaron en un hígado tridimensional de acuerdo con un estudio presentado en Nature. Una primera puerta hacia la creación de este órgano, del cual hay como muchos otros escasez de donantes: cerca de 100.000 personas en el planeta esperan uno. Esos pequeñas estructuras exhibieron metabolismo semejante en varios aspectos al de un hígado normal. De ahí a la creación de un hígado real falta mucho, pero es una esperanza.

La confusa muerte de Diodorus

Traiciones han existido toda la vida. preferidos y consentidos, también. Y aunque Diodorus venció, no haber dado muerte a su oponente le costó la vida. ¡Claro, con un juez de cómplice!

Eso fue lo que ocurrió, exactamente, en un lugar de Turquía hace 1.800 años. Dos gladiadores frente a frente. Reto a muerte. No hay empate.

Michael Carter, profesor de Brock University en Canadá, estudia los concursos entre gladiadores y otros espectáculos en la zona oriental de Imperio Romano. Al analizar la lápida de una tumba romana, descubierta hace un siglo más o menos, para determinar qué decían el dibujo y la inscripción. El resultado fue publicado, de acuerdo con LiveScience, en el Journal for Papyrology and Ancient Epigraphics.

La lápida había sido donada a un museo den Bruselas (Bélgica) poco antes de la Primera Guerra Mundial. Muestra la imagen de un gladiador que agarra lo que parecen ser dos espadas, de pie sobre su oponente, que señala rendición. La inscripción dice que la piedra marca el punto donde un hombre llamado Diodorus está enterrado.

“Luego de derrotar a mi oponente Demetrio, no lo maté inmediatamente”, se lee en el epitafio. “El destino y un juez tramposo me mataron”. El juez (summa rudis) es un árbitro con experiencia como gladiador.

Diodorus, dice la inscripción, nació en Amisis, e la costa sur del Mar negro en Turquía.

Para Carter, el epitafio es completamente distinto al de cualquier otra de las cientos de lápidas de gladiador que ha analizado.

La historia que narra tuvo lugar hace unos 1.800 años, cuando el Imperio Romano estaba en la cima y sus fronteras extendiéndose desde Inglaterra al río Éufrates en Siria.

Los juegos de gladiadores eran espectáculos populares, dijo Carter, muchos de ellos peleas entre dos hombres. Aunque las muertes por heridas eran comunes, las batallas no eran peleas a muerte en un escenario con barreras como las pinta Hollywood.

“Había un número de reglas detalladas que regulaban el combate”.

Entre las reglas estaba una por la cual el gladiador vencido podía pedir rendición, que si era aprobada por quien pagaba el espectáculo, podía salir de la arena sin más daño.

En combates de inexpertos, las peleas siempre eran vistas por el summa rudis.

Otra regla era que si un gladiador caía por accidente (sin la ayuda del rival) podía recoger su equipo y reanudar el combate.

En el caso de Diodorus, la imagen lo muestra vencedor, toma las dos espadas, Demetrius señala rendición y Diodorus le da la espalda a la espera de ser proclamado vendedor. El juez, tal parece, interpretó caída accidental de Demetrius u otro motivo y dejó que se levantara. La suerte se le volteó a Diodorus, que al reanudar el combate perdió y murió por las heridas.

Hoy, 1.800 años después, se sabe qué sucedió en esos parajes de Turquía.

Foto cortesía.

Resumen científico de la semana (abril 5-9)

Lunes: teléfonos inteligentes bien estúpidos

Qué tan inteligentes pueden ser los teléfonos inteligentes. Hoy esta clase de celulares andan en las manos de millones de personas. Pero, ¿son seguros?
Suponga que usted es un criminal que quiere monitorear al escondido a alguien. ¿Qué hacer? Pues el celular es la respuesta.
Pocos dueños de celulares inteligentes entienden que las mismas características que los hacen tan útiles permiten que entre un hacker.
Dos investigadores de Rutgers University, Vinod Ganapathy y Liviu Iftode, con apoyo de la National Science Foundation, retó a unos estudiantes para que hackearan un teléfono inteligente.
Para eso utilizaron rootkits, una seria amenaza para los computadores porque atacan el sistema operativo mismo. Los computadores están protegidos por el virtual machine monitor, pero los celulares no por su tamaño y energía limitados no, siéndoles difícil detectar un ataque de los rootkits.
Una vez adentro, los investigadores secuestraron el celular con sólo enviar un mensaje, con lo que pudieron encender el micrófono, permitiéndoles escuchar lo que se hablaba
Otro ataque entrenó al teléfono para usar su GPS y reportar el sitio exacto de ubicación, sin conocimiento del propietario, e incluso pudieron agotar la batería rápido dejándolo sin servicio.
¿Inteligente quién? Dibujoi cortesía.

Martes: químicos ponen en riesgo las niñas

La exposición a tres clases de químicos comunes, fenoles, talatos y fitoestrógenos, puede interrumpir el tiempo de desarrollo de la pubertad en niñas y poner en riesgo su salud en el futuro, revelaron científicos de Mount Sinai School of Medicine en un estudio publicado en Environmental Health Perspectives.
“La investigación mostró que el desarrollo inicial de la pubertad en las niñas puede tener efectos sociales y médicos adversos, incluyendo cáncer y diabetes”, dijo Mary Wolff, profesora en esa escuela.
Esos tres químicos están entre los químicos conocidos como interruptores endocrinos, que interfieren con el sistema endocrino o de hormonas del cuerpo. Y se encuentran en un amplio rango de productos, como esmaltes para las uñas, en cosméticos, perfumes, lociones y champús, en los que portan la fragancia. Algunos son empleados para incrementar la flexibilidad y durabilidad de plásticos como el PVC o se incluyen como cobertura en suplementos nutricionales o medicinas.
El estudio se efectuó con 1.151 niñas de 6 a 8 años. Se les practicaron varios exámenes de orina y se encontraron esos elementos y que la exposición a ciertos químicos era asociada con el desarrollo temprano del cáncer de seno.
Los falatos, dos fitoestrógenos y un fenol fueron asociados con una pubertad tardía. Sin embargo, los falatos de productos personales como lociones y champú se relacionan con un desarrollo prematuro de senos y el vello púbico.

Miércoles: descubren ciudad clasista

Arqueólogos de la Universidad of Chicago’s Oriental Institute, junto a colegas sirios, descubren las pistas de una sociedad prehistórica que tuvo vida urbana en el Medio Oriente, antes de la invención de la rueda.
En la colina de Tell Zeidan en el valle del río Éufrates cerca de Raqqa, Siria, que no ha sido excavada en 6.00 años, se están encontrando vestigios de una sociedad rica en comercio, cobre, metalurgia y producción de artesanías, lo que indica que está entre las primeras sociedades del Medio Oriente en desarrollar clases sociales de acuerdo con el poder y la riqueza.
Tell Zeidan data de 6.000 a 4.000 años antes de Cristo. Es uno de los sitios más grandes de la cultura Ubaid al norte de Mesopotamia.
Los arqueólogos han encontrado evidencias de sellos de piedra para marcar la propiedad de los bienes y artículos culturalmente significantes.
Con una extensión de 31 acres, Tell Zeidan estaba situada donde se juntan los ríos Balikh y el Éufrates en la Siria actual. Fue cruce de grandes y antiguas rutas de comercio en Mesopotamia, que seguían el curso del valle del río Éufrates.
En la foto de Gil Stein se aprecia un jarrón del periodo Halaf, de hace cerca de 5.400 años antes de Cristo.

Jueves: ¡un eclipse de 2 años!

Una hora o algo así, dura un eclipse de Luna. Si es total de Sol, pocos minutos. Pero ¿un eclipse de dos años?
Extraño, pero verdad. Y lo mejor es que aunque desde 1821, cuando se conocía el fenómeno, parece que al fin se descubrió la razón.
Epsilon Aurigae es una brillante estrella, un sistema binario. Cada 77,1 años, entra en eclipse. ¿Qué monstruo es capaz de ocultar una estrella durante dos años?
Astrónomos de las Universidades de Denver, Michigan y Georgia, enfilaron baterías a mirar el sistema, que entró en eclipse desde agosto pasado y reportaron lo encontrado en Nature letters.
Mediante una técnica de interferometría, que incorpora control computarizado y conexiones láser entre varios telescopios para obtener la señal equivalente a uno bien grande, se pudo fotografiar el sistema (como tomar imagen en detalle de una moneda a una distancia de 15.000 kilómetros).
Se encontró que el eclipse no es producido por un monstruoso planeta ni ningún otro cuerpo descomunal. No. Se trata de un disco de material, eso sí, enorme, que se extiende por 1.500 millones de kilómetros (como la órbita de Júpiter), un disco similar al que debió existir en nuestro Sistema Solar cuando los planetas comenzaron a formarse alrededor de un Sol muy niño entonces. Imagen cortesía NSF.

Viernes: no conocíamos este pariente

Dos esqueletos parciales desenterrados en una cueva en Sudáfrica pertenecen a una especie de homínido no clasificada que arroja luces sobre la evolución de nuestra propia especie, Homo sapiens, según un grupo internacional de investigadores.
Se trata de Australopithecus sediba, que caminaba erecto que compartía varios rasgos físicos con la primera especie Homo conocida.
Los fósiles datan de hace entre 1,95 y 1,78 millones de años, y fueron presentados en Science.
Se ha podido determinar que era un homínido con una estructura ósea similar a la del Homo más antiguo, pero que la empleó más como un Australopithecus, como la famosa Lucy lo habría hecho, aunque este homínido apareció un millón de años después de Lucy y sus características indican que la transición hacia el género homo ocurrió en etapas lentas.
“No es posible establecer la posición filogenética precisa de Austalopithecus sediba en relación con varias especies asignadas al Homo primitivo”, según Lee Berger, uno de los autores principales de uno de los reportes. “Podemos concluir que…esta nueva especie comparte más características derivadas con el Homo primitivo que con cualquier otra especie austalopitheca conocida, y por tanto representa un ancestro candidato para el género, o un grupo hermano a un ancestro cercano que persistió durante cierto tiempo
tras la primera aparición de Homo”. Foto cortesía Science.