Es posible una vacuna para evitar ataques cardiacos

Aunque no todos lo tienen presente o lo desconocen, muchos de los problemas del corazón se deben a inflamaciones.

El colesterol es uno de los mayores cómplices de la enfermedad coronaria al provocar la peligrosa placa arterial que puede desencadenar un ataque. Pero el culpable en últimas son las células inflamatorias producidas por el sistema inmunitario.

No es de ahora. Distintos estudios han demostrado el rol de la inflamación en incentivar la formación de la placa, conocida como aterosclerosis, que es la causa subyacente de la gran mayoría de ataques al corazón y derrames, pero el conocimiento de cuáles células inmunitarias son claves en el proceso no ha se ha completado.

Hoy a hay un nuevo aporte. Científicos de La Jolla Institute for Allergy & Inmunology identificaron el tipo específico de células inmunitarias (CD4T) que orquestan el ataque inflamatorio sobre las paredes arteriales. Es más: descubrieron que esas células se comportan como si hubieran visto antes el antígeno que hace que lancen su ataque.

“Lo que más me entusiasma acerca del hallazgo es que estas células inmunitarias parecen recordar la molécula llevada por las células del antígeno”, dijo Klaus Ley, renombrado experto en inmunología vascular, quien condujo el estudio en ratones. “La memoria inmunitaria es la base de las vacunas exitosas. Esto significa que conceptualmente se hace posible considerar el desarrollo de una vacuna para la enfermedad coronaria”.

Ley cree que el antígeno involucrado es en realidad una proteína normal que el cuerpo confunde con un extraño y por ende lanza un ataque inmunitario que resulta en la inflamación de las arterias.

“Estamos diciendo, en esencia, que parece haber un fuerte componente autoinmunitario en la enfermedad coronaria”, explicando que las enfermedades autoinmunitarias surgen de un ataque errado del cuerpo a células normales.

“En consecuencia, podríamos explorar la creación de una vacuna ‘tolerogénica’ como las que se están explorando para la diabetes, la que podría inducir tolerancia del cuerpo a esta proteína para detener el ataque inflamatorio”.

El estudio fue publicado en el Journal of Clinical Investigation en un paper titulado “Dynamic T cell–APC interactions sustain chronic inflammation in atherosclerosis.”

Crear una vacuna es un proceso difícil y complejo que toma años, pero en este caso el potencial es impresionante: “Si es exitosa, la vacuna ‘tolerogénica’ podría detener el componente inflamatorio de la enfermedad coronaria.

Si se pudiera usar con las estatinas (que reducen el colesterol), sería un doble golpe para reducir esa enfermedad, la que más personas mata en nuestra sociedad.

Sí: una vacuna para evitar cierta clase de ataques cardiacos.

Una droga contra todos los cánceres

Qué tal: una sola droga puede reducir los cánceres de seno, ovario, colon, vejiga, hígado y próstata. Sí: tumores que han sido transplantados a ratones.

El tratamiento: un anticuerpo que bloquea una señal normalmente hallada en células tumorosas y induce al sistema inmunitario a destruir esas células.

El asunto es como sigue: hace una década, el biólogo Irving Weissman, de Stanford University en Palo Alto, California, descubrió que las células de la leucemia producen más altos niveles de una proteína llamada CD47 que las células sanas. Esa proteína también está en células sanguíneas saludables; es un marcador que bloquea el sistema inmunitario para no ser destruida. El cáncer se aprovecha de eso para burlar el sistema inmunitario ignorándolo.

En años recientes, el laboratorio de Weissman demostró que al bloquear CD47 con un anticuerpo curaba ciertos casos de linfomas y leucemias en ratones estimulando el sistema inmune a reconocer las células cancerosas como invasoras. En esta ocasión, con sus colegas demostró que el anticuerpo que bloquea la Cd47 puede tener un impacto mayor que solo atacar cánceres de la sangre.

En su trabajo con ratones, al tratarlos con el anti-CD47, los tumores transplantados a los ratones se encogieron y no hicieron metástasis.

El estudio fue presentado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Tyler Jacks, del Massachusetts Institute of Technology en Cambridge, citado por Science, dijo que aunque el estudio es prometedor, se requiere más investigación para ver si los resultados son iguales en humanos.

“El microambiente de un tumor real es un poco más complicado que el de uno transplantado”, indicó, “y es posible que un tumor real tanga efectos adicionales en la supresión inmunitaria.

Otro tema importante es cómo los anticuerpos CD47 se complementarían con los tratamientos existentes hoy: ¿trabajarán juntos o serán antagonistas?

Usar el anti CD47 adicional a la quimioterapia no sería recomendable si el estrés que esta produce hace que las células normales produzcan más CD47 de lo normal.

Ojalá funcione.

En la imagen, células con un tipo de leucemia

Gordura genética-gordura infecciosa

Nunca pasará de moda el tema de la obesidad y esta semana hubo dos noticias que llaman la atención.

El problema tendría bases genéticas, se reiteró por un lado, lo que no es extraño, pero esta vez de otra manera, más concreta y sorprendente.

Las personas con ciertas formas del gen CD36 son más dadas a ingerir alimentos más altos en grasas que quienes poseen otras variantes del gen. Esto ayudaría a explicar porqué algunas personas deben esforzarse más cuando son puestas en una dieta baja en grasas y sería útil para seleccionar las dietas que debe seguir la persona.

“La grasa es universalmente gustosa para los humanos”, dijo Kathleen Keller, profesora de nutrición en Penn State.

En los animales ese gen es necesario para detectar y desarrollar preferencias por la grasa. Ahora se demuestra en humanos.

El estudio se hizo con 317 personas afroamericanas en Estados Unidos, un grupo muy vulnerable a la obesidad.

El otro estudio que llama la atención es la sugerencia de que la obesidad puede ser infecciosa. Sí, tal como lo está leyendo.

Estudio en ratones mostró que al juntar ratones modificados para tener cierta deficiencia inmunitaria que desarrollaron hígado graso y engordaron con una dieta tipo occidental, con ratones sanos, estos comenzaron a presentar hígado graso y a engordar.

Podría ser que las bacterias de los ratones modificados se multiplicaron por 1.000 al tener sistema inmunitario deficiente, según Richard Flavell, de Yale University. Al ser transmitidas a los sanos, les modificaron también su fauna intestinal, volviéndolos más grasosos.

O sea: una infección de gordura. Pero si funciona así en humanos estaría por determinarse aunque no sería fácil: los ratones se comen los excrementos del otro, medio por el cual reciben las bacterias.

La posibilidad queda abierta, de todas maneras.

El estudio fue publicado en Nature.

Cómo el cigarrillo perpetra su crimen

Científicos siguieron el sendero trazado por el criminal humo del cigarrillo a través del cuerpo humano, hasta perpetrar su crimen en los pulmones: el enfisema.

De la punta encendida del cigarrillo a través del tracto respiratorio hasta las células pulmonares, la devastación provocada por el humo es en verdad criminal, activando genes y porciones del sistema inmunitario para crear una inflamación que deriva en el enfisema que acorta la vida, dijeron los científicos, liderados por aquellos en el Baylor College of Medicine y el Michael E. DeBakey Veterans Affairs Medical Center.

El reporte, presentado ayer en el journal Science Translational Medicine, describió la huella del humo a través de los tejidos y cómo logran su destructivo objetivo.

“Es como caminar en la escena del crimen”, dijo Farrah Kheremand, profesora de Medicina en el BCM. En la investigación, los científicos tomaron las células halladas en esa escena del crimen y pieza por pieza elucidaron lo que ocurrió, cuándo y cómo, una historia que tomó más de 4 años en ser resuelta por ella, David Corry y otros colegas.

“Se pensaba que el enfisema era una respuesta dañina no específica frente a la exposición a largo plazo al humo”, dijo. “Estos estudios muestran por primera vez que el enfisema es causado por una respuesta inmunitaria específica inducida por el humo”.

“Es una combinación de pocos genes afectados por un factor epigenético”. Los epigenéticos son factores que afectan la forma como los genes se expresan en el ADN. El humo del cigarrillo es un factor epigenético ambiental. “El ADN está escrito con lapicero”, explicó Kheramand usando una metáfora. “La epigenética está escrita con lápiz. Si se tienen suficientes genes juntos afectados por factores epigenéticos, puede darse el daño pulmonar y el enfisema. La inflamación que lo activa puede activar también el cáncer de pulmón, una hipótesis comprobable que hemos comenzado a responder”.

El estudio mostró que el cigarrillo reclutó células que responden a los antígenos (células que orquestan la respuesta del sistema inmunitario a los antígenos) como conspiradoras del crimen de la destrucción del pulmón, usando genes específicos que regulan las proteínas en su rol mortal.

Los científicos estudiaron el caso en ratones expuestos a condiciones que semejaban muy bien cómo fuman los humanos. Estos animales desarrollaron la enfermedad pulmonar en tres a cuatro meses y ciertas células inflamatorias y genes fueron vitales para ese proceso.

Foto de pulmones con enfisema

Viagra para que se le pare… ¡el cáncer!

Puede que no lo pare, pero podría prolongar la vida. La Viagra, sildenafil, mejora la inmunidad a los tumores en modelos animales según han reportado distintos estudios.

La historia es más o menos la siguiente: el sistema inmunitario del cuerpo se activa en casi todos los tipos de cáncer, pero no necesariamente beneficia al paciente. Hay dos tipos de respuesta, dice el profesor Viktor Umansky, del University Medical Center Mannheim: “en uno las células del sistema atacan células del tumor; en el otro, sin embargo, casi todos los tumores provocan en su microambiente una respuesta inmune inflamatoria que suprime la inmunidad específica antitumores”.

Con su equipo estudian maneras de reducir las inflamaciones crónicas y por ende apoyar al sistema inmunitario en la lucha contra el cáncer.

Así, estudian la inflamación crónica causada por el melanoma maligno, para lo cual usan ratones modificados genéticamente que desarrollan espontáneamente ese cáncer de piel.

Al darles sildenafil en el agua que bebían más del doble de los ratones aún vivían 7 semanas después que los ratones que no habían sido tratados

En los que recibieron la Viagra, el número de células T específicas de tumores y el nivel de moléculas activantes habían retornado a niveles normales, lo que sugiere que esa sustancia neutraliza la inflamación crónica en el ambiente del melanoma y combate la actividad inmunosupresora.

“Nuestra investigación es especial porque esta enfermedad tiene un curso similar en ratones al melanoma en humanos”, dijo Umansky.

Por eso podría ser posible que el sildenafil inhibiera los efectos inmunosupresores y aumentara la inmunidad antitumores en humanos.

-Déme la Viagra,,,, pero para el cáncer.

Curiosidades de la ciencia

Carrera de veleros. Los veleros espaciales eran una vieja idea. Son veleros movidos por el Sol, que se despliegan con distintos fines en el espacio. El año pasado los japoneses lanzaron uno. Luego la Nasa envió este año su primer velero solar, no mayor de una tajada de pan, el cual se puede observar, en el sitio y las condiciones correctas, desde la superficie terrestre en las noches. La privada Sociedad Planetaria espera lanzar su velero en 2012. Cuando se perfeccionen, esta clase de naves-satélites podrán realizar diferentes misiones, desde estudiar al Sol más de cerca, retirar basura espacial o monitorear el clima encima de los polos. También podrían emprender un viaje interestelar. Curioso.

Peligrosa alianza. Un nuevo estudio confirmó que el bisfenol A, ingrediente activo de algunos plásticos y empaques de alimentos, puede desencadenar cambios en genes relacionados con la respuesta hormonal. Los investigadores recogieron muestras de sangre y orina de 96 hombres. A medida que los marcadores de la exposición al BPA (bisfenol) subía, la probabilidad de que los genes que responden al estrógeno fueran activados en la sangre también se incrementaba, según el reporte en Environmental Healh Perspectives. La conclusión es que el BPA es activo en humanos y que las asociaciones con las señales hormonales y desórdenes relacionados son plausibles biológicamente. Da miedo. Pero curioso.

Influenza a raya. La diferencia entre quienes caen enfermos por la influenza y quienes no son afectados por el virus puede estar en sus genes: en la reacción del sistema inmunitario según estudio en Plos Genetics. Tal parece que una fuerte reacción libera químicos inflamatorios que conducen a la enfermedad, mientras que una reacción opuesta pero igualmente fuerte produce compuestos antiinflamatorios que combaten el virus. Curioso.

123