Ojo con el acetaminofén

Alto ahí: sí, es muy usado y requerido para tratar dolores y se abusa pese a tener serios inconvenientes.

Sí, el acetaminofén. La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) pidió a los médicos no recetar medicinas combinadas que tengan más de 325 miligramos de acetaminofén por el riesgo de que se afecte el hígado.

No hay pruebas de que tomar más de esa cantidad provea un beneficio adicional que supere el riesgo de un daño hepático, dijo esa oficina en un comunicado.

Una droga combinada es aquella que contiene dos o más drogas.

No es extraño que el acetaminofén se utilice en combinación con opioides como oxicodona, hidrocodona y codeína.

La agencia no advirtió sobre productos de dispensador como Tylenol que contiene aquel compuesto pues expedirá otra norma al respecto.

“Muchos consumidores no están enterados a menudo de que muchos productos (de prescripción o en dispensador) contienen acetaminofén, haciendo que accidentalmente se tome mucho”, agregó la FDA.

La sobredosis de acetaminofén es una de las intoxicaciones más frecuentes en el mundo, según los Institutos de Salud de Estados Unidos.

Tomar mucho de este analgésico puede llevar a la falla hepática o a la muerte.

La dosis máxima para adultos fijada por la FDA son 4.000 miligramos por día. Una sola tableta, por lo general, contiene 500.

No solo pueden sufrir daño hepático quienes abusen, también aquellos que ingieren alcohol mientras consumen el acetaminofén.

Acetaminofén: una bonita manera de intoxicar el hígado

Hay personas que se matan de una, otros que se matan lentamente. Unos que se mueren sin darse cuenta, otros sufriendo gota a gota.

Pero ojo con el acetaminofén, tan buen amigo que lo vemos: es una buena y tal vez no tan bonita manera de morir por envenenamiento del hígado.

Un informe de la FDA indica que más de 600 medicamentos contienen acetaminofén, tanto prescritas como de venta libre, para aliviar el dolor como para rebajar la fiebre.

Si se toman de manera correcta, no hay problemas. Pero si se abusa, sobreviene un daño hepático severo.

Hoy se ingiere este ingrediente activo por todo: que la gripa, que duele la cabeza, que el cansancio, que esto y aquello.

Alivia, recuerda la FDA, el dolor moderado de cabeza, muscular, menstrual, de garganta, de diente, en la espalda y también aminora la fiebre. Es común que se use en combinación con más de un ingrediente para tratar más de un síntoma (para la gripa venden cápsulas de doble, triple y no se cuántas más acciones).

Muchos no saben esto o no le prestan atención. Fathia Gibril, supervisora médica de la FDA explica que “si usted ingiere más de una medicina al tiempo, puede estar en riesgo de dañar su hígado”.

Los síntomas por sobredosis de acetaminofén pueden tardar días en aparecer y a veces se confunden con los del resfriado. El máximo recomendado para adultos es 4.000 miligramos por día.

No es un juego. En enero de 2011 la FDA reportó que la mitad de las sobredosis por prescripción de medicinas que contenían acetaminofén respondían por casi la mitad de los casos de daño hepático por uso de ese principio activo en Estados Unidos.

La situación es peor cuando se ingiere alcohol mientras se toma acetaminofén: más de tres bebidas al día hacen la diferencia.