Efectos de los videojuegos en los niños

Que juegue, pero no tanto. Un nuevo estudio en la Universidad de Oxford sugiere que jugar videojuegos menos de 1 hora al día hace niños y adolescentes más asentados, lo que no sucede con aquellos que no juegan o que lo hacen más de 3 horas al día.

No se encontraron efectos negativos ni positivos entre quienes jugaban moderadamente de 1 a 3 horas.

La investigación aparece en Pediatrics y revela además que la influencia de los videojuegos en los niños, apra bien o para mal, es muy pequeña en comparación si vive en una familia funcional, sus relaciones escolares y si tiene privaciones materiales.

El estudio se hizo con 5.000 niños y jóvenes en el Reino Unido. Tres de cuatro juegan videojuegos a diario y quienes pasaban más de la mitad de su tiempo libre jugando con ellos eran menos centrados. Podría deberse, especularon los investigadores, a que no están involucrados en actividades enriquecedoras y quizás se exponían a material para adultos.

Comparados con quienes no jugaban o aquellos que lo hacían con mucha frecuencia, quienes lo hacían por menos de 1 hora (menos de un tercio del tiempo libre) tenían más niveles de sociabilidad y estaban más satisfechos con su vida. Parecía también que tenían menos problemas con los amigos o emocionales y menos hiperactividad que los otros grupos.

Andrew Przybylski, cabeza del estudio, comentó que “los resultados respaldan recientes experimentos de laboratorio sobre los problemas de los juegos electrónicos. Sin embargo, los altos niveles de jugar videojuegos parecen relacionarse débilmente con los problemas de comportamiento de los niños en el mundo real. De otro lado, los pequeños pero positivos efectos que observamos para los bajos niveles de videojuegos no respaldan la idea de que los videojuegos por sí solos pueden ayudar al desarrollo de los niños en un mundo cada vez más digital”.