Cometa ISON se hace más visible

Tres cosas son ciertas: el cometa del siglo ISON podría no serlo, pese a predicciones aún no se ha extinguido y hoy es visible con instrumentos pero con un brillo menor al que se esperaba.

A solo tres semanas de su máximo acercamiento al Sol, el esperado cometa es objeto de toda clase de seguimiento por parte de astrónomos aficionados y profesionales.

Hoy se encuentra dentro de la órbita de Venus de acuerdo con la experta Debora Byrd.

Durante el mes será visible antes del amanecer, esperándose que al acercarse al Sol aumente su brillo.

El jueves 28 estará a solo 1.200.000 kilómetros de la estrella. El calor y las fuerzas a las que estará sometido podría hacer que se esfume o que se parta en pedazos. También, y es lo que se desea, podría salir victorioso y reaparecer hacia el 3 de diciembre con un brillo que permitiría su observación a simple vista.

De ser así, sería visible todo diciembre, aunque cada vez se iría alejando más.

Este cometa proviene de la lejana nube de Oort a más de medio año luz y es la primera visita que realiza al Sistema Solar Interior, posiblemente debido a alguna perturbación en la órbita que mantenía en su sitio de residencia.

Para hallar el cometa por estos días, que se encuentra en Virgo, se puede guiar por la estrella Spica, la más brillante de esa constelación: el cometa está cerca de esta vista desde acá.