Galaxias viejas aún procrean estrellas

Galaxias viejas que aún forman estrellas. Astrónomos del Texas A&M encontraron que algunas de las más antiguas galaxias surgidas en los primeros tiempos del universo, aún tienen zonas donde nacen estrellas.
Con el telescopio espacial Spitzer de la Nasa, el grupo de astrónomos encabezado por Kim-Vy Tran descubrió al observar galaxias antiguas que una fracción significativa de ellas aún produce estrellas.
Miraron en esencia un cúmulo galáctico de 10.000 millones de años luz, conocido como CLG J02282-05101, que luce muy moderno pese a haberse formado cuando el universo apenas tenía 4.000 millones de años.
Sorpresa resultó que ser que la tasa de nacimiento estelar es más alta en el centro del cúmulo que en el borde, a diferencia de lo que sucede en la porción local del universo, donde los núcleos de esos cúmulos son cementerios de galaxias elípticas masivas compuestas de estrellas viejas.

Una familia que posa para la foto

W5: colorido retrato familiar

Una fotografía del telescopio espacial Spitzer, que observa el Universo en la radiación infrarroja del espectro muestra lo que ha sido la historia de vida y muerte en un núcleo familiar. Se trata de una colorida nube, denominada W5, integrada por múltiples generaciones de brillantes estrellas.
Allí se aprecia en todo su esplendor cómo las estrellas masivas, a través de sus brutales vientos y radiaciones, responden por el nacimiento de estrellas, un fenómeno que no ha sido fácil identificar pero que para el astrónomo Xavier Koenig se aprecia en W5.
Las estrellas más masivas del Universo forman gruesas nubes de gas y polvo. Son tan masivas, de 15 a 60 veces la masa del Sol, que parte de este material sale despedido en los vientos. Además irradian con enorme intensidad. Con el tiempo, el viento y la radiación expulsadas forman unas cavidades, en las que se cree se comprime el gas en nuevas generaciones de estrellas.
Hay indicios de este proceso no solo en W5 sino también en la nebulosa de Orión y en Carina.
Todo un retrato familiar: jóvenes y viejos juntos.
Foto cortesía Spitzer-Nasa

12