Glaciares de todo el mundo se hacen agua

Sierra Nevada de Santa Marta también se derrite. Foto Donaldo Zuluaga

Se derrite el hielo, pero es el hielo de los glaciares. Pierden de medio metro a un metro de grosor cada año, dice un estudio en el Journal of Glaciology.

El World Glacier Monitoring Service, con sede en la Universidad de Zurich (Suiza) recopiló datos de cambios en los glaciares durante más de 120 años. Junto a sus corresponsales en más de 30 países, publicó un análisis comprensivo de las modificaciones . Las observaciones de la primera década de este siglo se compararon con todos los datos previos de observaciones in situ, aéreas y satelitales. También se hicieron reconstrucciones de fuentes escritas y fotográficas.

“Los glaciares observados pierden en la actualidad medio metro a un metro de su grosor cada año, es dos a tres veces más que el promedio del siglo 20”, explicó Michael Zemp, cabeza del estudio.

“Las medidas exactas de la pérdida de hielo se reportaron de unos pocos cientos glaciares solamente. Sin embargo los resultados se confirmaron cualitativamente mediante observaciones en campo y satélite para decenas de miles alrededor del mundo”.

La tasa actual de derretimiento no tiene precedentes según los autores, al menos para el tiempo analizado y quizás en todos los registros históricos.

El estudio mostró además que el fenómeno de retraimiento de los glaciares es global. Los períodos intermitentes de avance en los planos regional y decadal están restringidos a una submuestra de glaciares y no están cerca de las posiciones máximas de la Pequeña Edad de Hielo entre los siglos 16 y 19. Así, algunas lenguas de glaciares en Noruega se han retraído varios kilómetros con respecto a la extensión en el siglo 19. Las ganancias intermitentes en los 90 estuvieron restringidas a glaciares en el área costera y a unos pocos cientos de metros de área.

La intensa pérdida de hielo en las dos últimas décadas produjo un desbalance en muchas regiones. “perderán más hielo, aún si el clima permanece estable”, dijo Zemp.

Las 10 noticias científicas de la semana

1. Usted no es usted, yo no soy yo

En un estudio que genera ya controversia, publicado en Genome Biology, científicos presentaron el hallazgo de 145 genes de nuestro genoma que no nos pertenecen originalmente, sino que llegaron de bacterias y otros organismos en un caso de transferencia genética horizontal. En el análisis de 40 genomas de diferentes organismos reportaron haber hallado cientos de genes transferidos desde bacterias, hongos, arqueas, otros microorganismos, plantas y animales. Se ha pensado que esa clase de transferencia se da solo entre microorganismos.

2. Recordando lo que no se vivió

Científicos lograron, mediante experimentos de conducta y manipulación de neuronas, crear falsos recuerdos en ratones que dormían, haciendo que cuando despertaran fueran a un sitio al que le tenían miedo. Los resultados fueron publicados en Nature Neuroscience. El estudio muestra que el valor emocional de algún sitio puede ser modificado y lo que es más, puede suceder en un estado inconsciente, en estado de sueño.

3. Nadando en la abundancia

Datos del telescopio espacial Hubble se convirtieron en la mejor evidencia de que la luna más grande de Júpiter, Ganímedes, contiene un océano subterráneo con más agua que toda la que existe en la superficie terrestre, una ventana más a la posibilidad de hallar vida en un mundo cercano. La luna es además la más grande del Sistema Solar y tiene su propio campo magnético. El océano sería de unos 100 kilómetros, 10 veces más profundo que los de la Tierra.

4. Tatequieto al herpes

Las infecciones por el virus simple del herpes son un problema mundial de salud. Inmunólogos han buscado desarrollar vacunas centrada en una proteína en la superficie exterior del virus. Científicos del Howard Hughes Medical Institute reportaron en eLife la creación de un mutante que carece de la proteína, una poderosa vacuna contra el virus. Parece efectiva contra las formas del herpes genital y el labial.

5. Se creció el gigante

Un artículo publicado en The Astrophysical Journal sugiere que nuestra galaxia la Vía Láctea sería mucho mayor de lo que se ha establecido, al menos un 50% más grande. Según los investigadores el disco de la galaxia no sería plano sino corrugado. Así, la longitud no sería de 100.000 años luz sino de 150.000. El estudio se basa en oscilaciones encontradas en ciertas regiones de la galaxia.

6. Efectos de las tetraciclinas

Muy común es la tetraciclina, un antibiótico utilizado en distintos casos. Un estudio publicado en Cell Reports revela que puede alterar el funcionamiento mitocondrial en plantas, moscas de las frutas, gusanos, ratones y células humanas en cultivos. Fue hecho por investigadores de la École Polytechnique Fédérale en Lausana, Suiza, y colegas. El hallazgo tendría varias implicaciones entre ellas el uso de esos antibióticos en el ganado. Un tema preocupante.

7. Para volver a recordar

Un desarrollo que se encuentra en sus etapas iniciales pero que podría ser prometedor más adelante es el uso de ultrasonido para reducir la placa que se forma en el cerebro y que conduce al alzheimer. En estudios con ratones investigadores mostraron cómo recuperaban la memoria. El estudio apareció en Science Translational Medicine.

8. Esperanzas de vida

Encelado, otra luna de Saturno en la que de hace tiempo se conoce la presencia de géiseres que envían agua salada al ambiente espacial, cobró más importancia esta semana al revelarse que existe actividad hidrotermal en las profundidades, lo que abre la posibilidad a la existencia de vida. En la Tierra es común ese tipo de eventos en las profundidades marinas. El estudio fue publicado en Nature.

9. No coma tarde

Si quiere vivir más y más sano, un nuevo estudio trae una conclusión interesante: tener horas fijas de alimentación mantiene el corazón mejor. La investigación publicada en Science se hizo con moscas de las frutas, a las que se les limitó la alimentación a determinadas horas. El estudio halló que comer tarde en la noche trae más problemas, por lo que no se debe consumir nada de merienda.

10. Cabello y… caries

Si tiene problemas en los dientes… cuidado con su cabello. Y aunque suene extraño, un estudio presentado en la Exhibición Internacional de la Asociación para la Investigación Dental reveló que mutaciones en los componentes del cabello aumentan el riesgo de defectos dentales y… caries.

Cómo reversar efectos de la cocaína

Gracias al poder de la optogenética, investigadores en Suiza no solo establecieron el primer vínculo causal entre los cambios inducidos por la cocaína en células cerebrales y el comportamiento físico, sino que han revertido tales modificaciones, reveló un artículo en Nature.

Es un resultado muy excitante, dijo Mark Thomas, de la Universidad de Minnesota, quien no estuvo envuelto en el estudio. “Es una prueba de que reversando la plasticidad sináptica inducida por la droga se puede modificar el comportamiento. Desde esa perspectiva, es un gran paso adelante”.

Como en humanos, los ratones que ingieren cocaína se hacen más activos físicamente y ansiosos y con dosis repetidas estas situaciones incrementan, un fenómeno denominado sensibilización locomotriz, que demuestra que las primeras dosis de la droga provocan cambios en el cerebro.

La cocaína aumenta la activación neuronal del núcleo accumbens, una región cerebral relacionada con el placer y la recompensa, según Christian Lüscher, de la Universidad de Ginebra, quien dirigió el estudio. Es decir “la eficacia con la cual la transmisión que ocurre entre las neuronas aumenta”. Pero no existía prueba de que esto estaba relacionado con cambios de comportamiento.

Con el uso de optogenética se logró, una técnica en la cual canales de iones de algas sensibles a la luz se expresan en neuronas específicas haciendo que actúen en respuesta a la luz.

En una pequeña variación de esa técnica, Lüscher y colegas utilizaron estimulación por luz para reducir la actividad de las neuronas en aquel núcleo, reversando la actividad aumentada, llamada potenciación, que provoca la cocaína.

Cuando los ratones a los que se les había suministrado inyecciones de cocaína y fueron tratados con la optogenética modificada, la sensibilización locomotriz no aparecía y en cambio parecía que hubieran recibido la primera dosis de cocaína.

“Es destacable que en verdad funciona”, dijo Lüscher. “Ese era nuestro objetivo, pero que haya funcionado de tal manera tan confiable es muy interesante”.

La capacidad de reversar cambios celulares y conductuales provocados por drogas adictivas abre un camino de potenciales terapias, aunque estas están todavía un poco más lejanas.

Cómo borrar las huellas dactilares

Se lo desearía cualquier criminal., pero lo que la cirugía no da la naturaleza sí y a manera de desviación genética.

Científicos descifraron el enigma de una ciudadana suiza sin… huellas digitales.

Aunque parezca tema de una película de suspenso, el cuento tiene su historia diferente.

En 2007 esa mujer, que andaba terminando su tercera década de vida, intentó cruzar la frontera de Estados Unidos. Agentes de inmigración no pudieron confirmar su identidad. Aunque la foto del pasaporte era igual a su cara, cuando escaneaban sus manos descubrieron algo que los inquietó: sus dedos no tenían huellas dactilares.

La mujer tenía una extraña condición, conocida como adermatoglifia, llamada por el dermatólogo Peter Itin de la University Hospital Basel en Suiza como “la enfermedad del retraso en inmigración”, por razones obvias. Además de yemas de los dedos lisas, las personas sudan menos de lo normal.

Como otros 9 miembros de la familia de la mujer también carecían de huellas, Itin y colegas, incluyendo a Eli Sprecher, del Tel Aviv Sourasky Medical Center sospechaban que la causa podría ser genética.

Recogieron ADN de la familia y compararon con otros miembros que no la tenían. Se hallaron diferencias en 17 regiones cercanas a genes. Luego secuenciaron esos genes pretendiendo hallar al culpable.

No encontraron nada. Sprecher pensaba que habían hecho mal el examen o una mutación estaba oculta en la región basura del genoma. Janna Nousbeck analizó bases de datos de transcripciones raras del ADN de las regiones sospechosas y encontró una secuencia corta que se sobreponía en parte a un gen llamado Smarcad1.

Un análisis reveló que ese gen era el culpable. Estaba mutado en los miembros de la familia con la extraña condición, pero no en los otros, publicaron en The American Journal of Human Genetics.

El trabajo de Sprecher será, en adelante, determinar exactamente cuál es la función del gen y cómo contribuye a la formación de patrones de huellas.

Curiosidades de la ciencia

Asuntos extramaritales. Dentro de los pastores africanos conocidos como los Himba, los encuentros adúlteros reportados por mujeres casadas responden por un 17% de sus hijos, dice la ecóloga del comportamiento Brooke Scelza, de la Universidad de California en Los Ángeles. Las mujeres Himba que cometen adulterio tienen más niños que sobreviven a la adultez que los de aquellas que son fieles, reporta la investigadora en Biology letters. Las mujeres en matrimonios arreglados buscan affairs para escapar a la autoridad del padre y controlar sus decisiones reproductivas, cree la investigadora. Los hombres Himba se ausentan de la casa por largos periodos y toleran el adulterio de las mujeres porque hijos adicionales son valiosos para el trabajo. Qué curioso.

Latas de gaseosas tienen su truco. Fue descubierto otro uso para las latas vacías: enfocar el sonido tal como las lupas enfocan la luz. Sople a través de la boca de una y escuchará un sonido cuando la lata resuena. Disponga un grupo de latas en red y todas resonarán juntas. En un experimento, investigadores franceses demostraron que tales lentes pueden comprimir la onda del sonido a un punto menor que su longitud de onda, algo que se creía imposible antes. Estos meta-lentes resonantes podrían fabricarse de una variedad de materiales, abriendo una nueva manera de utilizar sonidos en pequeñas escalas, reportaron en Physical Review Letters. Curioso.

Mecerse tiene sus ventajas. Una buena razón por la que las personas mecen los bebés: funciona. Un estudio en Current Biology muestra que mecerse también ayuda a los adultos a caer dormidos más pronto e incrementa el número y la frecuencia de algunas ondas cerebrales asociadas con el adormecimiento. Científicos de la Universidad de Ginebra pusieron voluntarios adultos en una hamaca experimental para una siesta. Cayeron dormidos más pronto cuando la hamaca se mecía que cuando permaneció quieta. Los que se mecían también tenían ondas del sueño, un tipo que recientes estudios dicen ayuda al cerebro a dormir. El estudio no analizó el caso del insomnio. Curioso.

Calentando el cáncer. Calentando las células de tumores, los científicos pueden hacer que las drogas anticancerígenas sean más efectivas y menos tóxicas. Para reducir los efectos laterales que se presentan cuando las drogas envenenan células sanas, investigadores en Suiza ligaron varias moléculas sensibles al calor a la droga de quimioterapia cloranbucil. Cuando examinaron células en cánceres humanos, una de las nuevas versiones sensibles de la medicina no era tóxica a temperatura corporal, sino que colocaron su contenido anticanceroso en las células que estaban unos grados más calientes. El hallazgo sugiere que algunas drogas pueden ser activadas localmente calentando sólo el área que requiere la terapia sin afectar otras células, reportaron en Angewandte Chemie International Edition. Bien curioso.

Pájaros amenazados tienen alas más grandes

Imagínese: vive usted en un territorio repleto de maleantes fortachones que amenazan a todo el que se le atraviese. En unos años, los descendientes suyos serán más grandes, para poder arreglárselas con los malandrines. ¿Un sueño estúpido?

Eso no dicen la golondrina ni el carbonero, aunque el cuento no es el mismo. De todas maneras muestra cómo es de increíblemente complejo y sorprendente el mundo que nos rodea.

Las hembras que están expuestas a los depredadores mientras ovulan, producen descendientes más pequeños, según hallaron investigadores. Los polluelos pueden ser más pequeños, pero sorprendentemente sus alas crecen más rápido y largas que aquellos de madres no expuestas a la amenaza, una adaptación que puede ayudarles a evitar mejor los depredadores.

Tal parece que la sola presencia de un depredador puede cambiar el comportamiento de las posibles presas. Diversos estudios han mostrado que las aves a las que se les muestran depredadores con frecuencia aumentan sus defensas en el nido e impulsan a sus hijos a salir más rápido de él quizás para evitar ser víctimas fáciles del atacante.

Un nuevo estudio sugiere que además del comportamiento, puede modificarse la fisiología.

En un estudio previo en 2005, se encontró que cuando a las hembras de la golondrina (Hirundo rustica) se les presentaban modelos de depredadores, sus huevos contenían más corticosterona, la hormona del estrés, que hacía que eclosionaran más pronto y los polluelos fueran más pequeños. No se sabía si se debía a los efectos negativos del estrés o a una respuesta adaptada para ayudar a los descendientes a enfrentar mejor la intensa presencia de depredadores.

Ahora, Michael Coslovsky y Heinz Richner, ecólogos evolutivos de la Universidad de Berna en Suiza estudiaron una población natural de carboneros comunes (Parus major) que anidaban en los bosques de Bremgartenwald cerca de Berna. Los científicos expusieron los pájaros a modelos y a sonidos de audio del depredador, el halcón Accipiter nisus, o bien a canciones del zorzal común Turdus philomelos, que no los ataca. Dos días después, esas hembras pusieron sus huevos, los jóvenes fueron recogidos y colocados al cuidado de padres en bosques no manipulados. Todos los descendientes fueron monitoreados y marcados para su estudio.

Coslovsky y Richner reportaron en el journal Functional Ecology que los descendientes de las madres expuestas a depredadores eran universalmente más pequeños que los de las que no fueron expuestas, justo antes de que tuvieran plumas. El tamaño del plumaje tiene conexión con la supervivencia futura.

El dúo halló también que el crecimiento de las alas difería en los dos grupos: las de madres expuestas a la amenaza crecieron más rápido y una vez maduraron, esas alas eran unos 1,8 milímetros más largas que las de los otros pájaros, una pequeña pero significativa diferencia para el desempeño en el vuelo.

En la foto, un carbonero común.