Hallan el planeta más raro

Un mundo raro, pero bien extraño, fue encontrado gracias al telescopio espacial Hubble: una clase desconocida hasta ahora de planeta, lleno de agua oculta por una atmósfera gaseosa. Más pequeño que Urano, es mayor que la Tierra.

Se trata del planeta GJ 1214b, detectado por un grupo de astrónomos encabezado por Zachory Berta, del Harvard Smithsonian Center for Astrophysics.

“No es como ningún otro planeta que conozcamos. Una gran parte de su masa está compuesta de agua”, dijo.

El planeta fue detectado en 2009. Es una super Tierra con 2,7 veces el diámetro terrestre y 7 veces más peso. Orbita una estrella enana roja cada 38 horas a una distancia de 2 millones de kilómetros, con lo que su temperatura es de unos 230 grados centígrados.

En 2010, Jacob Bean y colegas, de aquel centro, reportaron la medición de la atmósfera de GJ 1214b, hallando que estaba compuesto más que todo de agua. Sus observaciones, sin embargo, podían explicarse por la presencia de un manto neblinoso.

Berta y colegas, incluido Derek Homeier, del ENS en Lión, Francia, usaron una de las cámaras del Hubble para estudiar el planeta cuando cruzara delante de su estrella madre. En ese tránsito, la luz de la estrella es filtrada a través de la atmósfera planetaria, entregando pistas sobre la mezcla de gases.

Fue así como detectaron que el manto que lo envuelve es de vapor.

Al conocer la masa y tamaño, se calcula su densidad, de solo 2 gramos por metro cúbico. El agua tiene una densidad de 1 gramo por metro cúbico, mientras la de la Tierra es de 5,5. Esto sugiere que ese mundo tiene más agua que nuestro planeta y es menos rocoso.

Se cree que el planeta debió formarse más lejos de su estrella y migró hacia el interior del sistema en algún momento de su historia.

GJ 1214b se encuentra en la constelación del Ofiuco a 40 años luz de nosotros, un gran candidato para ser estudiado en el futuro inmediato.

Dibujo cortesía Nasa-ESA-D. Aguilar (CfA)

Detectan planeta pequeño a 42 años luz

A tan solo 42 años luz se acaba de ver un planeta que cruzó delante de su estrella.

Era el telescopio espacial Spitzer que miraba hacia ese sol en la constelación de Cáncer, que hizo el hallazgo.

Podría ser uno de los más de 500 exoplanetas hallados hasta ahora, pero los análisis dicen otra cosa.

Se trata de una super Tierra, que mide 2,1 veces el tamaño de nuestro planeta, el más pequeño de esos cuerpos a tan cercana distancia del Sol.

Aunque cruzar 42 años luz es misión imposible hoy, si se considera que el universo tiene unos 13.700 millones de años luz, el planeta está al lado de nuestra casa.

Se trata de 55 Cancri e, que pese a su tamaño, posee 8 veces la masa terrestre. Es muy grande para ser sólo rocoso, por lo que podría contener una gran masa de hielo sobre un núcleo rocoso, de acuerdo con los primeros análisis y… especulaciones, pues a tal distancia se requerirán otras miradas para conocer más de cerca la composición.

“Podríamos llamarlo Neptuno desnudo, porque es muy similar a ese planeta excepto que no posee una envoltura de hidrógeno sobre su corteza helada”, dijo Brice-Olivier Demory, del Massachusets Institute of Technology.

Pero la analogía termina allí: 55 Cancri e está 1.900 veces más cerca de su sol que Neptuno del Sol. A esa distancia, debe estar literalmente horneado.

El brillo de la estrella permitirá determinar con mayor rapidez y precisión.

Destapando una super Tierra

Qué tendrá una super Tierra que no tenga la Tierra? Lógico: el tamaño. Pero, ¿qué más?

Un grupo de astrónomos, incluyendo dos del programa Sagan de la Nasa, lograron la primera caracterización de la atmósfera de una super Tierra utilizando un telescopio basado en la superficie terrestre.

Una super Tierra es un planeta de hasta tres veces el tamaño de la Tierra y con un peso hasta 10 veces mayor.

El hallazgo se publicó en la revista Nature hoy y es un hito en la búsqueda de una atmósfera tipo Tierra que puede albergar vida como la conocemos.

El planeta, GJ 1214b, está cubierto con una delgada capa de vapor de agua o rodeado por una gruesa capa de nubes. Si lo último, tendría una composición helada. Si lo primero, sería rocoso o similar a Neptuno, aunque mucho más pequeño.

“Es la primera super Tierra con atmósfera”, dijo Jacob Bean, astrónomo. “Pero aún con estas mediciones no podemos decir de qué está compuesta”.

“Ese mundo es tímido y no nos está dejando ver su verdadera naturaleza”, agregó.

GJ 1214b, descubierto en diciembre de 2009, es 2,7 veces el tamaño de la Tierra y 6,5 veces más masivo. Se ha demostrado que tiene baja densidad para su tamaño, lo que condujo a pensar que era una especie de cuerpo sólido con atmósfera.

El planeta orbita muy de cerca su estrella, a una distancia de 0,014 veces la distancia Tierra-Sol. Por eso no debe tener ninguna clase de vida.

Se encuentra a unos 40 años luz, hacia la constelación del Ofiuco.

Dibujo cortesía Nasa

La súper Tierra prometida

Vida. Super-Tierras. Gigantes planetas congelados podrían albergar vida. No es una afirmación sin sentido, aunque sí, no probada aún.
¿Cómo es el cuento? Científicos buscan en lejanos mundos planetas como la Tierra en los que pudiera haber vida. Según las estimaciones, estimaciones al fin y al cabo, un tercio de los sistemas planetarios podrían soportar, en potencia, la vida.
“Sabemos que hay súper Tierras allá afuera y que la próxima generación de telescopios ayudará a encontrarlos, indicó Scott Gaudi, profesor de Astronomía de la Universidad del estado de Ohio, en su presentación ante la conferencia anual de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.
Pese al nombre, las súper Tierras tienen poco en común con nuestro planeta, salvo la superficie rocosa. Estarían cubiertas con hielo, como se dice lo estuvo alguna vez el planeta que habitamos, y podrían tener una atmósfera más gruesa que la de la Tierra.
Gaudi y Eric Gaidos, de la Universidad de Hawai y Sara Seager, del Instituto de Tecnología de Massachussets, se unieron para modelar si tales planetas podrían albergar un océano líquido en el cual se desarrollada la vida y si el agua podría ser detectar desde nuestro hogar.
La respuesta es que sí. Además, el agua parece mucho más común de lo que se creía hace unos pocos años.
Gaidos y Seager hallaron que las súper Tierras de unas 10 veces la masa de la Tierra, podrían retener el calor de su formación para formar un océano líquido debajo del hielo, aún aunque esos planetas estuvieran situados cinco veces más lejos de su estrella de lo que la Tierra está del Sol.