Mi selección: 10 noticias científicas de la semana

1. La mente de un criminal

Imágenes del cerebro de un criminal predicen si reincidirá al salir de la cárcel reveló un estudio de Mind Research Network en Albuquerque publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El estudio analizó la la conducta antisocial e impulsiva centrada en la corteza anterior cingulada, una porción del cerebro relacionada con la regulación del comportamiento y la impulsividad. El estudio demostró que los internos con una actividad baja en la región tenían el doble de probabilidad de reincidir que aquellos con actividad alta.

2. Termitas marcianas

Mucho se ha especulado sobre la aparición de unas extrañas formaciones en el desierto Namib en África, prestándose para suposiciones de una actividad marciana. Pues bien, un estudio aparecido en Science reveló los culpables de tal actividad: las termitas, que al aparecer dibujan esos círculos en la tierra son el único objetivo de preservar la humedad. Las termitas se comen la hierba que atrapa el agua, ubicada en el centro del círculo, con lo que se protegen de las condiciones áridas del lugar.

3. La capa invisible

Un estudio aparecido en el New Journal of Physics mostró una ‘metapantalla’ ultradelgada que esconde objetos de tres dimensiones de las microondas, en su ambiente natural. La nueva capa de la invisibilidad está hecha de una tapa de cobre de 66 micrómetros de ancho unida a una película de policarbonato de 100 micrómetros. Al ojo humano, tiene el mismo grosor que un cabello.

4. Otra clase de supernova

Un grupo de astrónomos reportó el hallazgo de una nueva clase de supernova, la Iax, según reporte en The Astrophysical Journal. Las supernovas se clasificaban en las de núcleo colapsante, en estrellas 10 a 100 veces más masivas que el Sol, y las tipo Ia producidas por la destrucción de una enana blanca. El nuevo tipo es más débil y menos destructivo que el Ia. También se produce en una enana blanca pero no la destruye del todo.

5. Microbios que hacen dieta

En Science Translational medicine se reportó que científicos que estudiaban las operaciones de bypass gástrico identificaron el rol del microbioma intestinal en la pérdida de peso. Al trasplantar los microbios de ratones sometidos a la operación a otros sanos, estos tuvieron menor grasa corporal y una pérdida de peso más acelerada.

6. El cáncer está en todas partes

El más grande estudio de asociación genética del cáncer publicado en Nature Genetics reveló docenas de regiones no conocidas antes que inciden en el riesgo de desarrollar cánceres de seno, próstata y ovario. Los hallazgos proveen datos frescos sobre la biología de esos cánceres y ayudarán para evaluar con mayor exactitud el riesgo de las personas.

7. Ancianos, pero no solos

El aislamiento social y la soledad están asociados a una muerte más temprana, pero el solo aislamiento predice la muerte así la soledad sola no, dijo un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. Cómo el aislamiento social lleva a la muerte es algo poco claro aún.

8. El cometa que llegó del frío

Estimativos de astrónomos de la Universidad de Maryland sugieren que el cometa C/2012 S1 (ISON) que podría ser el cometa más espectacular del último medio siglo, sugieren que emite unos 51.000 kilos de polvo cada minuto mientras que solo produce 60 kilos de agua.

Los científicos sugieren que es el primer viaje que realiza hacia el Sistema Solar interior desde su residencia en la lejana y fría nube de Oort que se extiende desde más allá del sistema planetario hasta algo más de 1 año luz. El cometa estará a finales de año cerca a la Tierra y si sobrevive su paso cerca al Sol podría ser un objeto muy espectacular en el cielo.

9. De quién fue el sudario

En plena semana santa un estudio de científico de la Universidad de Padua ubicó al santo sudario de Turín, que algunos creen fue el que cubrió a Jesús tras su crucifixión, en una época entre los años 280 antes de Cristo a 220 después. Otras dataciones lo han fijado en épocas más recientes. El misterio, de todas maneras, continúa.

10. El primer híbrido de los humanos

Un esqueleto hallado en el norte de Italia y que perteneció a alguien que vivió hace 30.000 a 40.000 años podría ser el primer exponente de lo que algunos no creen posible: un hijo de humano con Neandertal, reveló un estudio en Plos One. El artículo agrega leña al fuego que siempre ha suscitado la posible mezcla de humanos y Neandertales, que mientras algunos científicos apoyan otros creen imposible. Los Neandertales se extinguieron hace al menos 25.000 años.

La Tierra habría recibido poderosa radiación

Si el estallido fuera cerca  mal que le iría a la Tierra, pues se trata de las más poderosas explosiones conocidas: los estallidos de rayos gamma.

Astrónomos dicen que uno que se produjera a menos de 3.000 años luz de la Tierra, las consecuencias serían nefastas.

Pero un estallido así golpeó el planeta en el siglo VIII se acuerdo con investigadores. Aunque no se han encontrado restos espaciales, sí señales en la Tierra. Por fortuna, habría sido un poco más lejano que ese límite crítico.

Los indicios parecerían ser claros se desprende del reporte de dos astrónomos, Valeri Hambaryan y Ralph Neuhauser, del Astrophysics Institute of the University of Jena en Alemania, quienes publicaron sus resultados en el journal Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

En 2012, Fusa Miyake anunció la detección de altos niveles del isótopo carbono 14 y berilio 10 en tres anillos formados en el año 775, sugiriendo que un estallido de radiación golpeó el planeta entre 774 y 775.

Esos dos isótopos se forman cuando la radiación del espacio colisiona con átomos de nitrógeno, que se descomponen para formar aquellas formas pesadas del carbono y el berilio. Un análisis excluyó la posibilidad de una explosión de una cercana estrella masiva, una supernova, pues no hay registros de haber sido observada ni se han encontrado remanentes.

Miyake consideró si una explosión solar pudo ser la causa, pero no son tan poderosas como para explicar el exceso de carbono 14. Y tampoco hay registros de esos años de poderosas auroras que provocan esas explosiones solares.

Tras el anuncio, científicos señalaron un texto de la Crónica Anglosajona que describe un crucifijo rojo visto tras la puesta del Sol y sugirieron que podría ser una supernova. Pero los datos son de 776, muy tarde para explicar los datos del carbono 14. Tampoco hay restos de la supernova.

Hambaryan y Neuhauser tienen otra explicación: dos remanentes estelares muy compactos, llámense agujeros negros o estrellas de neutrones, colisionaron y se fusionaron. Cuando esto sucede, se libera parte de la energía en forma de rayos gamma, la parte más energética del espectro electromagnético que incluye la luz visible.

En esas fusiones, el estallido de rayos gamma es intenso pero corto, típicamente dura menos de dos segundos. Estos eventos se han visto en otras galaxias varias veces al año pero en contraste a los estallidos prolongados, sin luz visible correspondiente.

Basados en las mediciones de carbono 14, los astrónomos consideran que los rayos gamma que habrían golpeado en los años 774 o 775 se habrían originado en un sistema a entre 3.000 y 12.000 años luz del Sol.

Si están en lo cierto, eso explicaría la falta de restos de una supernova o el registro de la poderosa aurora. Otro trabajo sugiere que durante la explosión de rayos gamma de corta duración se emite luz visible que podría ser vista en un evento relativamente cercano. Solo sería observable unos días, pero es una pista para que los historiadores analicen.

También podrían buscar los astrónomos la fusión de un objeto, un agujero negro o estrella de neutrones de 1.200 años a entre 3.000 y 12.000 años luz del Sol pero sin las características señales de polvo y gas que suelen dejar los remanentes de supernovas.

En la imagen de Nasa/Dana Berry dibujo de una fusión de estrellas de neutrones.

Postal de Navidad

¡Feliz Navidad!

Hace 5.000 a 10.000 años, a 1.500 años luz de nosotros, hacia la constelación de el Cisne ocurrió la muerte de una gran estrella en una explosión de supernova.

El remanente, lo que dejó la explosión, se observa en esta fotografía de NOAO (National Optical Astronomy Observatory).

Fue observada por primera vez por William Herschel en 1784. Es tan grande que algunas partes han sido catalogadas como objetos separados.

La fotografía cubre un área de cielo unas 45 veces el tamaño del que cubre la Luna llena. Una fotografía de 600 millones de pixeles.

Con esta imagen deseamos a nuestros lectores y amigos unas felices fiestas y una Nochebuena bien especial.

Cortesía T.A. Rector-Richard Cool-NOAO

¡Felicidades!

¡Feliz Navidad para todos!

 

 

El Ángel de Nieve de la Navidad es lo que parece verse en esta foto del telescopio espacial Hubble. Es un pedazo de región donde se presenta una activa formación estelar, o sea el nacimiento de estrellas, apropiado para este día, hacia la constelación del Cisne, a 2.000 años luz de la Tierra.

Toda la acción que se aprecia se debe a la formación de una estrella, S106 IR en el centro de la imagen.

La fotografía da la sensación de quietud e inmensa paz, pero en ese sitio del universo se están sucediendo violentísimas reacciones: la superestrella, más grande que nuestro Sol, envía al espacio dos poderosos chorros de material. Es una estrella que tendrá una vida corta y terminará como una supernova.

Foto cortesía Nasa-ESA

Supernova en el vecindario

La supernova más cercana a la Tierra fue detectada por astrónomos en la Tierra: a tan solo 21 millones de años luz, su luz fue captada solo 11 horas después de haber explotado.

Aunque la detección no se sale de lo normal, esta supernova ayudó a confirmar un modelo sobre la ocurrencia de esta clase de fenómenos.

Lo que provoca una explosión de supernova Ia como esta es una estrella inactiva que contiene ya en su fase final la masa del Sol en el tamaño de la Tierra y que comienza a halar material de una estrella acompañante. La masa adicional hace que se desencadene una explosión termonuclear que hace que la pequeña estrella adquiera un resplandor increíble.

La supernova SN2011 se presentó en la galaxia Pinwheel.

“Hasta ahora las enanas blancas estaban implicadas en esas explosiones solo teóricamente”, dijo Andy Howell, astrónomo en Las Cumbres, California, citado por Nature.

La estrella que explotó era una enana blanca compuesta más que todo de carbono y oxígeno.

Esta clase de supernovas son usadas para probar la expansión del universo. Este año el Nobel de Física fue para dos científicos que usaron estas explosiones para descubrir que la expansión cósmica se está acelerando y no reduciendo como se conjeturaba antes.

En la imagen de BJ Fulton (LCOGT), PTF & the Space Telescope Science Institute se aprecia el sitio donde se presentó la supernova, comparando con una imagen previa.

La explosión más lejana jamás hallada

Si explota así, que explote bien lejos. Astrónomos de Estados Unidos y el Reino Unido detectaron la explosión más lejana vista hasta ahora de un objeto que podría ser, además, el más lejano observado.

Esta poderosa explosión de rayos gamma, que por poco tiempo es más brillante que varios miles de galaxias, más de un millón de millones de veces el brillo de nuestro Sol, ocurrió a una distancia de 13.140 millones de años, cuando el universo apenas llevaba un 4 por ciento de formado.

La explosión fue detectada por el satélite Swift de la Nasa en 2009, pero el equipo de astrónomos tardó dos años en el análisis cuidadoso de lo ocurrido para ver si el suceso rompía los registros conocidos.

Por su extrema brillantez, esta clase de explosión puede ser detectada por el Swift y otros satélites observatorios cuando ocurren a distancias de miles de millones de años luz. Aunque el estallido en sí dura unos minutos, la estela que dejan permanece por días o semanas.

Andrew Levan, de University of Warnick, uno de los primeros en observar la explosión comentó que “la carrera por hallar lejanos objetos se apoya en el deseo de encontrar y estudiar las primeras estrellas y galaxias que se formaron en el universo, en los primeros cientos de millones de años.

Se cree que las explosiones de rayos gamma son un rayo de radiación producido durante una supernova, la muerte de una gran estrella.

En la foto de la Nasa, el objeto que explotó.

Un paisaje para nada calmado

Un vecindario tumultuoso. Esta foto del telescopio Hubble parecen los fuegos artificiales de una fiesta decembrina. Pero no. Se observa al centro un cúmulo de estrellas rodeado por nubes de gas y polvo interestelar, material en bruto para la formación de otras estrellas.
Esta nebulosa está situada a 20.000 años luz hacia la constelación Carina. El cúmulo se conoce como NGC 3603.
No se trata de una pose para la foto de tranquilos habitantes de esa región. La radiación ultravioleta y los violentos vientos estelares han abierto un boquete en la nube de gas y polvo, lo que permite ver sin problemas la agrupación de jóvenes y calientes estrellas.
La mayoría de estrellas nació alrededor del mismo tiempo, pero difieren en tamaño, masa, temperatura y color. El curso de la vida de una estrella es determinado por su masa, por lo que un cúmulo de determinada edad contiene estrellas en varias etapas de sus vidas, dando una oportunidad para análisis detallados de los ciclos de vida estelares. NGC 3603 contiene además varias de las estrellas más masivas conocidas. Estrellas que viven rápido y mueren pronto, quemando su combustible de hidrógeno aceleradamente y terminando sus vidas en explosiones de supernova.
Los cúmulos como este proveen pistas para entender el origen de la formación de estrellas masivas en el primigenio y distante universo. Los astrónomos los utilizan además para estudiar distantes estallidos que ocurren cuando chocan las galaxias, desencadenando una frenética formación de estrellas.
La imagen fue captada en agosto y diciembre de 2009.

Una galaxia muy estiradaaaaa

Una galaxia de brazos asimétricos, como distorsionada. Eso es lo que es Messier 66 o NGC3628 (las dos clasificaciones de objetos estelares), una galaxia espiral, la más grande de la tripleta de Leo, con una anatomía que le debe a las otras dos integrantes del grupo.
A cerca de 35 millones de años luz en Leo, junto a Messier 65 y NGC3628, M66 conforma un trío de galaxias espirales que interactúan. Es mucho mayor que sus compañeras: 100.000 años luz de longitud.
Esta galaxia posee brazos asimétricos que parecen por encima del disco principal y un núcleo aparentemente desplazado. Una asimetría anormal.
El telescopio Hubble tomó nuevas imágenes de las líneas de polvo y nubes de brillantes estrellas a lo largo de los brazos.
Messier 66, además, tiene el récord de explosiones de supernova: 3 desde 1989, la última el año pasado.
Otra maravilla universal.
Foto cortesía Hubble

Resumen científico de la semana (15-21 marzo)

Lunes: una enana blanca diferente

Un grupo internacional liderado por la Universidad de Yale midió la masa de una clase de supernova que se piensa pertenece a una subclase única y confirmó que sobrepasa lo que se pensaba era un límite superior. Sus hallazgos aparecerán en el Astrophysical Journal.
Los cosmólogos usan las supernovas tipo Ia -esas violentas explosiones de núcleos muertos de estrellas llamadas enanas blancas- como una medida para establecer la distancia a sus galaxias y, de paso, para entender el pasado y futuro de la expansión del Universo y la naturaleza de la energía oscura.
Se ha creído que ese tipo de enanas no podían exceder lo que se conoce como límite de Chandrasekhar, la masa crítica de 1,4 veces la del Sol, antes de explotar como supernovas. Ese límite es una herramienta clave para medir las distancias a las supernovas.
Los científicos como Richard Scalzo midieron la masa de una enana blanca que resultó en una de esas raras supernovas, llamada SN 2007if, y confirmó que excedía el límite. Encontró que esa supernova inusualmente brillante no solo tenía una masa central sino una concha de material expulsado durante la explosion, así como una envoltura pre existente de material.
¿Están errados los calculos de la expansion del Universo? Interesante.
La foto es cortesía de ESO

Martes: porqué ellas son más pequeñas

En el mundo animal, individuos de un sexo más grandes que el otro, son un misterio para los evolucionistas. ¿A qué se deben esas diferencias siendo que son los mismos códigos genéticos los que dictan su desarrollo y crecimiento?
Científicos de la Universidad de Arizona han descubierto que la clave para descifrar el misterio radica en las primeras etapas del desarrollo durante las cuales los sexos comienzan a crecer aparte y las hembras pueden responder a la selección dos veces más rápido que los machos.
Los hallazgos aparecieron en Procedings of the Royal Society B.
Craig Stillwell y Goggy Davidowitz se centrarton en el studio de animales en su estado larval, lo que no se había hecho antes. Eligieron la gigante mariposa nocturna Manduca sexta, como organismo modelo. Siguieron más de 1.200 gusanos desde que eclosionaron hasta que se convirtieron en pupas. Los midieron y pesaron varias veces. No había diferencias entre hembras y machos.
Sucede en la etapa final de larva, dijo Still. Hay un punto en la vida del gusano cuando el reloj interno y las señales medioambientales le dicen al animal que es tiempo de convertirse en adulto. Cambios hormonales hacen que dejen de alimentarse y busquen un sitio para convertirse en pupa, de la que saldrá la mariposa semanas más tarde.
Los científicos hallaron que los gusanos hembras inician ese cambio fundamental un poco más tarde que los machos. Cuando las hembras se convierten en pupas, son más grandes, haciendo que sean mariposas más grandes al emerger, creyéndose que ese mayor tamaño les confiere la posibilidad de producir más descendientes, toda una ventaja evolutiva.
Las hembras son capaces de responder a las presiones selectivas cambiando a un cuerpo más grande, con mayor rapidez que los machos.
Foto cortesía.

Miércoles: ahí está la nave rusa

Usando fotos tomadas por el Lunar Reconnaissance Orbiter, Phil Stooke, profesor de la Universidad Western Ontario, resolvió un viejo misterio.
Esa nave de la Nasa produce un mapa de la Luna viajando a 50 kilómetros de altura sobre su superficie.
Al analizar fotos, Stooke encontró el sito exacto donde alunizó una sonda rusa con el explorador Lunokhod 2 hace 37 años, y halló las huellas que dejó el vehículo a lo largo de 35 kilómetros que recorrió, el más largo desplazamiento de un explorador robótico sobre un cuerpo celeste.
Sabiendo la historia de la misión, es posible trazar las actividades del robot con finos detalles, dijo Stooke.
Foto cortesía Nasa.

Jueves: el optimismo dispara el sistema inmune

Sentirse bien sobre el futuro le podría servir para sentirse bien de verdad. En un estudio, los científicos Suzanne Segerstrom, de la Universidad de Kentucky y Sandra Sephton, de la de Louisville estudiaron cómo las expectativas de estudiantes sobre su futuro afectaban la respuesta immune. Conclusión: el optimismo puede ser benéfico para su salud, algo que concuerda con otras investigaciones que han demostrado que las personas optimistas sobre su salud se desempeñan mejor: aquellos que piensan mejor sobre una intervención quirúrgica, se recuperan con mayor facilidad.
El estudio fue publicado en Psychological Science y en él participaron 124 estudiantes seguidos cinco veces durante seis meses. En cada ocasión respondían preguntas sobre cómo se sentían de optimistas en la escuela de leyes donde estudiaban y les inyectaban una sustancia que debía provocar una reacción inmune, que era medida a los dos días.
Una ampolla más grande en la piel indicaba una mayor respuesta immune. Cuando estaban más optimistas, fue mayor.
Sonríale a la vida.

Viernes: el regreso de los hobbits

En 2003 fue reportado el hallazgo de restos de unos seres enanos que vivieron en la isla de Flores en Indonesia, suscitando la admiración del mundo científico así como una controversia que aún se mantiene sobre si son una nueva especie de homo o sólo un caso de enanismo.
Se cree que vivieron desde hace unos 800.000 hasta hace apenas 17.000 años.
Nuevos hallazgos de piedras elaboradas usadas como herramientas en la isla sugieren que los ancestros de los hobbits vivieron al menos 120.000 años antes de lo creído.
“Cualquiera que hubiera estado en la isla hace un millón de años, era probablemente un ancestro del Homo floresiensis, dijo William Jungers, antropólog de Stone Brook University en Nueva York.
Se dice que su cuerpo pequeño, 1 metro, quizás fue una respuesta a la escasez de recursos en la isla. Las herramientas sencllas demuestran las habilidades de estos ancestros, que pudieron haber llegado a Flores superando los profundos canales marítimos en el complejo de islas de Indonesia.
Los huevos hallazgos fueron presentados en Nature y en informes de la Universidad neoyorquina.
Podría caber la posibilidad de que estos primeros ancestros del hobbit fueran responsables de la desaparición del elefante pigmeo Stegodon sondaari y de las tortugas gigantes Geochelone spp, que se extinguieron por aquella época.

Esos increíbles rayos cósmicos

Enorme. Todo en el universo es gigante. El tamaño de las grandes estrellas, las distancias entre estrellas y entre galaxias, las explosiones, la velocidad de los objetos, los… rayos cósmicos.
La Nasa reveló que nuevas imágenes del telescopio espacial de rayos gamma, el Fermi, mostraron remanentes de supernovas que emiten radiación mil millones de veces más energéticas que la luz visible, lo que lleva a los astrónomos un paso hacia delante en el entendimiento de una de las fuentes universales de las partículas más energéticas, los rayos cósmicos.
Estos rayos consisten principalmente de protones que se mueven a través del espacio a casi la velocidad de la luz. En su viaje a través de la galaxia, las partículas son curvadas por los campos magnéticos, lo que confunde sus trayectorias y enmascara su origen.
Entender las fuentes de esos rayos es parte del trabajo de Fermi, según Stefan Funk, astrofísico del Kavil Institute for Particle Astrophysics and Cosmology.
Cuando los rayos cósmicos colisionan con el gas interestelar producen rayos gamma.
“El Fermi nos permite ahora comparar la emisión de remanentes de diferentes edades y distintos ambientes”, agregó Funk.
El telescopio de gran área de Fermi, mapeó rayos gamma de mil millones de electron voltios de remanentes de supernovas de edad media, conocidos como W51C, W44 y IC443, que nunca fueron vistos en esa energía. (La energía de la luz visible es de 2 a 3 electron voltios. Cada remanente son los restos en expansión de una estrella masiva que explotó hace 4.000 a 30.000 años.
Fermi también espió los rayos gamma en electron voltios de Cassiopeia A, un remanente de supernova de sólo 330 años.
Foto Nasa