Relacionan tamaño del pene y crecimiento económico

Medirlo todo y tratar de explicarlo parece una obsesión de la ciencia que a veces parece ir bien lejos.

A pocos se les ocurriría relacionar el crecimiento económico de un país con el tamaño del… pene de sus habitantes.

Bueno, eso en parte fue lo que hizo Tatu Westling, investigador de la Universidad de Helsinki en un artículo para el Helsinki Center of Economic Research, quien incluso estableció un mapa mundial del tamaño de los penes de los distintos países.

No se crea entonces que los habitantes de una economía que crezca mucho, como la de China, significa que los chinos posean un órgano descomunal. No. Vamos por parte.

Male Organ and Economic Growth: Does Size Matter? es el título del referido artículo y, obvio, a alguien más interesado en las finanzas que en las relaciones interpersonales, el tamaño sí importa.

Westling trató de relacionar el tamaño del miembro masculino con algún modelo global, eligiendo una variación del modelo Solow de crecimiento económico y encontró, según su artículo, que el tamaño del pene puede explicar 15 por ciento de la variación global en los ingresos nacionales.

Parece que existe una relación de U invertida entre la longitud peneana y el crecimiento económico: los países de más lento crecimiento (los menos desarrollados hoy) tienen en promedio los más pequeños y los más grandes tamaños de pene de sus habitantes mientras que los de crecimiento más rápido están en el centro de la distribución del tamaño del miembro.

Los resultados están condicionados por el hecho de que dos de las regiones más pobres del planeta, Asia y África, dominan los extremos de la distribución del tamaño.

Para el autor, el tamaño de los penes tiene la misma escala de influencia en el crecimiento económico como el régimen económico de un país.

En este punto, valdría preguntarse ¿cómo está Colombia, que viene en crecimiento y el tamaño del miembro de sus habitantes está entre 13,4 cms y 17,7? Averígüelo Vargas.

¿Qué opinan? A veces no resulta imposible encuadrar determinados factores dentro de cierto modelo.

Pero bien valdría considerar otros aspectos: como dicen las mujeres, no es el tamaño, es la forma como se use.

Humanos pagan el alto costo de vivir más

Tener un cerebro grande, que no ser cabezón, parece ser el principio del fin de los humanos. Un precio quizás alto para la inteligencia.

Las noticias que llegaron la semana pasada hablaban de que el cerebro de los chimpancés no perdían volumen cuando los animales envejecían, lo que en humanos es una señal clara de declinación cognitiva general.

El hallazgo publicado en Proceedings ot the National Academy of Sciences sugiere que la degeneración neurológica extrema es el precio que pagamos los humanos por unos cerebros más grandes y mayor ciclo vital.

“Los seres humanos y los chimpancés siguen un ciclo vital simlar en años absolutos hasta que se envejece, entonces los humanos se las han arreglado para extender su vida”, dijo Todd Preuss, antropólogo y neurocientífico del Yerkes National Primate Research en Atlanta, citado por The Scientist pero no involucrado en el estudio. El estudio muestra que durante esos años extras experimentamos una mayor declinación en la función cerebral, agregó.

Vaias especies sufren una reducción cerebral pequeña al envejecer, pero en los humanos el proceso de degeneración neuronal es tan extremo que se pierde de un 10 a 15 por ciento del volumen cerebral durante la vida, según Chet Sherwood, líder del estudio citado, antropólogo en The George Washington University en Washington.

Para ver si ese encogimiento cerebral se presentaba en otros animales, Sherwood y colegas analizaron nuestros parientes más cercanos, los chimpancés. Con imágenes de resonancia midieron el volumen cerebral de 87 humanos, de 22 a 88 años y el de 90 chimpancés de 10 a 51 años de edad.

A diferencia de los órganos humanos, que comienzan a encogerse cuando las personas entran en sus 40 y que disminuyen de tamaño más dramáticamente tras los 70, el cerebro de los chimpancés no se encoge al envejecer. Esto sugiere que el fenómeno en los humanos se puede atribuir a los 40 años promedio de vida que adicionalmente viven los humanos luego de los 45.

Vivir más, sí, pero ¿a qué precio?

Tamaño de los dedos revelaría longitud del miembro viril

Por si les interesa a ellas:

Ni un centímetro se le escapa a ciertos investigadores. Sí. Mucho se ha conjeturado y hablado en son de broma que el pie del hombre habla del tamaño de su pene, como comentaban entre sí las abuelas.

Pues bien: parece que hay una mejor manera de establecer el tamaño del miembro viril, de acuerdo con un estudio publicado el lunes por el Asian Journal of Andrology.

Los dedos de la mano darían un indicio más claro: mientras más corto el segundo dedo en relación con el cuarto, más largo el pene.

La relación 2D:4D de la mano del hombre ha sido ligada a una variedad de características biológicas, incluyendo el grado de belleza y el riesgo de contraer ciertos cánceres, como el de próstata.

La relación de la longitud del segundo dígito con el cuarto es sexualmente dimórfica en los humanos: la relación media es menor en hombres que en mujeres.

Esas correlaciones se deben probablemente a diferencias en los niveles prenatales de testosterona y la sensibilidad del receptor andrógeno, factores claves en el desarrollo del pene. Los autores liderados por In Ho Choi y colegas de Gachon University en Corea, proponen que un nivel prenatal elevado de andrógeno causa tanto el menor tamaño del dedo y la mayor longitud del pene.

El estudio tiene la limitación, según los autores, de que se midió la relación con el pene extendido, no erecto. Además, la población escogida fueron pacientes hospitalizados por cirugías urológicas en un solo centro del nivel terciario. Fueron 144 hombres de 20 o más años.

Se sabe que las altas concentraciones de testosterona en el periodo fetal inducen una actividad testicular alta, derivando en una menor relación de los dedos.

Un hallazgo que, de confirmarse, suma en el creciente cuerpo de evidencias que sugieren que la relación del dedo puede servir como biomarcador valioso para condiciones clínicas relacionadas con los efectos de los andrógenos durante el desarrollo, según un análisis del estudio hecho por Denise Brooks, del Skidmore College en Nueva York.

Ya lo sabe: si le están mirando mucho los dedos…

Descubrimientos y hechos curiosos

La contaminación encoge. La exposición de una mujer en embarazo al dióxido de nitrógeno, un contaminante emitido por el tráfico y ciertas chimeneas industriales puede disminuir el tamaño del recién nacido, según un estudio español. Científicos monitorearon la exposición al aire contaminad de más de 2.000 mujeres preñadas e identificaron el NO2 como de riesgo. Por cada 10 microgramos por metro cúbico de incremento en la exposición, el tamaño del bebé al nacer era en promedio 1 milímetro más pequeño. Ese pequeño cambio aumentaba 1,7 por ciento el riesgo del bebé de ser inconvenientemente más pequeño para la edad gestacional. El informe aparece en Environmental Health Perspectives. Muy curioso.

Bacteria dental benéfica. Una bacteria amigable que vive en la lengua y mejillas, ayuda a combatir la placa dental. La bacteria, Streptococcus salivarius puede detener la bacteria asociada con la caries para no formar el manto que cubre el diente en una comunidad organizada conocida como biopelícula. La capacidad antiplaca de esa bacteria proviene de una enzima llamada FruA, reportaron investigadores japoneses en Applied and Environmental Microbiology. Curioso.

Mamás y cerebros. Los humanos deberían agradecer a sus madres por el tamaño de sus cerebros. Un análisis matemático de 128 especies de mamíferos placentarios encontró que mientras más dure la gestación y el cuidado del bebé, más crece el cerebro en relación con el cuerpo, reveló un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. En esto, los humanos tienen ventaja. Bien curioso.

Cáncer complejo. En una extensa investigación genómica, científicos secuenciaron el genoma de tumores de 50 pacientes con cáncer de seno y los compararon con el ADN de esas personas, con el fin de encontrar mutaciones que sólo se dan en las células cancerosas. Descubrieron la increíble complejidad de los genomas del cáncer y posibles rutas para la medicina personalizada. Los tumores analizados contenían más de 1.700 mutaciones, la mayoría de las cuales era única al individuo, dijo Matthew J. Ellis, una de las cabezas del estudio. Bien curioso.

Simples bolitas espaciales

Satélites: imagínese en una nave y decenas de bolas que vienen y van por todos lados. Pues sí, no más grandes que una pelota de sóftbol y con tan solo dos libras de peso, así serán los nuevos satélites que se diseñan en la Universidad de Florida, un desarrollo tendiendo a reducir los costos de colocar un artefacto de estos en órbita.
La intención, explicó Norman Fitz-Coy, profesor de Ingeniería Mecánica y Aeroespacial en ese centro, es lanzar de 10 a 20 en un solo cohete.
Desde hace 50 años, cuando los soviéticos colocaron en órbita el Sputnik, los satélites son parte esencial de la vida humana, proveyendo todo tipo de servicios, desde los de navegación hasta los de comunicación, pasando por los meteorológicos y de posicionamiento vitales para las personas en la superficie terrestre.
En el dibujo cedido por la universidad, se aprecia uno de los satélites en diseño.

Los pequeños son mucho más dañinos

Moscos chicos son más dañinos. Sí, eso parece ser según un hallazgo de Barry Alto, del Illinois Natural History Survey y colegas.
Infectaron en laboratorio mosquitos con el virus del dengue. Los que medían menos fueron más propensos a infectarse y a transmitir la enfermedad, al punto de que una pequeña diferencia en el tamaño modifica en forma notoria su capacidad de transmitir la enfermedad. ¿Interesante, no?
Pero la capacidad de transmisión de los mosquitos depende también de factores como la longevidad, frecuencia de alimentación y hospedero preferido, de acuerdo con el estudio publicado en el número de noviembre de American Journal of Tropical Medicine and Hygiene.

De cuernos y órganos

Se ha dicho siempre, en son de burla, que persona enana tiene un órgano sexual grande, y viceversa, lo cual no tiene asidero en la realidad.
El análisis de machos de 10 especies de escarabajos permitió comprobar que mientras más grandes los cuernos, menor el tamaño del órgano copulatorio, que no solo se encarga de transmitir el esperma durante el apareamiento, sino que parece determinar quién se aparea con quién.
Armin Moczek, biólogo de la Universidad de Indiana, estudió esas especies de escarabajos Onthophagus.
El tema es bien interesante. Los machos usan sus cuernos como armas contra sus rivales, para obtener acceso a las hembras. Encontró que en Australia occidental, los combates son tan intensos, que mejor no pelean y tratan de actuar subrepticiamente, en cuyo caso el tamaño de los cuernos no importa.
En Estados Unidos del este, los machos sí se trenzan en combates y para eso tienen cuernos largos y poderosos.
Estas adaptaciones han traído, de paso, cambios en el tamaño del órgano copulatorio, hallándose además la relación entre el tamaño de cuernos y órganos.
En la imagen cedida por A. Moczek, se observan dos especies de escarabajos. Arriba, O. gazella, de Sudáfrica; abajo, O. sagittarius, de Indonesia.